UNASUR, una organización que murió al nacer

Guillermo A. Zurga's picture

Cuando nacieron esas organizaciones socialistas: UNASUR, Petro Caribe y CELAC, promocionadas por el socialismo del siglo XXI de Hugo Chávez Frías, en complicidad con Evo Morales, Néstor Kirchner, Inatio Lula Da Silva y Fidel Castro, y financiadas por los dineros de todos los venezolanos, deduje y escribí un artículo titulado: Nacieron para morir.
La salida provisional de: Brasil, Chile, Argentina, Paraguay, Colombia y Perú, como miembros fundadores de UNASUR, y visto finalmente el objetivo, por el cual se fundó ésta organización, se podría afirmar, que tal salida será permanente, que UNASUR murió, puesto que tal suspensión es provisional, pero es altamente posible que sea definitiva. UNASUR, fue precisamente la misma organización a la que se le planteó el fraude cometido por el chavismo durante la elección de Nicolás Maduro de 2012, y ésta, lo desestimó, protegiendo al régimen chavista, de tal fraude.
Como dice el teorema o regla de oro convertida en LEY de Pablo Murphy: “Si algo puede salir mal, saldrá mal. Me basé en tal principio, para afirmar, que UNASUR, murió al nacer, puesto que estaba convencido, de que, esas organizaciones chavistas, se creaban para promover y posicionar ilegalmente al socialismo en la región latinoamericana, no para mejorar, ni para engrandecer, a las naciones miembros, ni mucho menos para fundar la madre patria, como afirman algunos de sus fanáticos.
Petro Caribe, se creó, para unir a los países del mar Caribe en una especie de cofradía, subsidiada por Venezuela, para mantener predominio político en su favor, a cambio de petróleo barato y algunas veces gratis, a distribuir entres sus miembros, en detrimento del presupuesto venezolano. Esto, para comprar aliados y solidaridad política u de otro tipo de solidaridad.
Celac: (Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños). En mi opinión, fue creada para tener un espacio separado de los EE.UU., para debatir asuntos de interés latinoamericanos, sin tal influencia supuestamente considerada negativa, por los países anti norteamericanos, como Cuba, Nicaragua, Bolivia y Venezuela. Aún cuando, tal conjetura no ha sido confirmada ni planteada a nivel latinoamericano, la idea central y final pudiera asociarse a reemplazar a la OEA como organización que defiende la democracia, y cambiarla por otra que defienda al probable y futuro del socialismo en la región latinoamericana, impulsado originalmente por Cuba, Rusia y China.
En estos preparativos iníciales, al socialismo, no se le escapó al gobierno venezolano la parte de la publicidad necesaria para tal promoción continental del socialismo. Para ello, se creó la estación de Televisión Tele sur, igualmente, con financiamiento de los dineros pertenecientes a todos los venezolanos. Como puede ver y percibir el amigo lector, al socialismo representado en Latinoamérica por Cuba y Venezuela, no se le olvidó absolutamente nada, en sus preparativos preliminares para tomar a Latinoamérica por asalto.
El socialismo del siglo XXI anunciado como proyecto político para Venezuela, se inició con una Venezuela muy dadivosa, con sus aliados socialistas, al punto de financiar campañas presidenciales en Argentina, Brasil, Bolivia, Ecuador, Nicaragua y otros países centroamericanos. Maletines llenos de dinero, salían de Venezuela con mucha frecuencia, y terminaban en la Argentina de Néstor Kirchner y su esposa Cristina Fernández y su esposa, la Bolivia de Evo Morales, el Ecuador de Rafael Correa, el Brasil de Lula Da Silva, la Nicaragua de Daniel Ortega, la Cuba de Fidel Castro, etc., etc.
No obstante, todas las ventajas y receptividad de muchos países latinoamericanos para iniciar la epopeya de instalar y sostener al socialismo en América latina, les faltó la visión de prevenir las amenazas que se les vendrían encima, como consecuencia de su exceso de optimismo, e ignorar la realidad de que la ley de Murphy, la cual les afectaría en su proyecto político.
1. Ignoraron por ejemplo, que el dinero se gasta y se debe reponer con mucho trabajo y creatividad, con mayor productividad y emprendimiento permanente.
2. Se basaron en desarrollar todos sus planes de expansión, en base a un costo del petróleo variable, que pudiera bajar por diversas razones.
3. Se excedieron en las donaciones, y el populismo, al punto de regalarles a sus aliados; activos como: petróleo, gasolina, refinerías, gasoductos, aviones presidenciales, financiamiento de campañas políticas, gasoductos, ayudas económicas directas, etc.
4. Se olvidaron, o no quisieron aceptar la conveniencia de crear otras formas de ingresos al presupuesto nacional, mediante la solicitada y necesaria siembra del petróleo, o creación de empresas adicionales y alternas al negocio del petróleo.
5. Descuidaron la producción de petróleo, al punto de que recibieron un potencial de producción de 3 millones de BPD, y lo dejaron caer a la mitad, por desidia, o incapacidad. Actualmente la producción de petróleo en Venezuela, va en picada, sin opciones a recuperarla en el corto ni mediano plazo.
6. Atacaron implacablemente al sector privado y a sus empresas, para éstas que bajaran los precios de sus productos, quebrando a muchas de las mismas, mientras el gobierno hacia lo posible por aumentar la inflación y debilitar el poder adquisitivo del venezolano, ocasionando una terrible indisponibilidad de dinero para las compras cotidianas, con una devaluación salvaje de la moneda, que hoy no se encuentra la forma de ser revaluada.
7. Los precios del petróleo se desplomaron a la mitad, y tal catástrofe se sumo al desastre que se venía ocasionando como consecuencia de las malas políticas económicas y públicas que se venían aplicando, las cuales jamás se decidieron a mejorar, lo cual se convirtió en un colapso para nuestra economía.
8. Duplicaron el personal del aparato burocrático del gobierno, y crearon infinidad de ayudas de todo tipo al venezolano, con evidentes intensiones electorales y populistas.
9. Permitieron que la inmensa mayoría de empresas estatales se cubrieran de rojo rojito en su economía. Hoy día, son empresas fantasma quebradas, y/o inoperantes, en su mayor parte.
Si existe algún país donde la ley de Murphy ha actuado con toda impunidad y sin previo aviso, ese país se llama Venezuela. Desde el punto de vista de las metas y propósitos del socialismo, podría decirse que cumplieron su misión a cabalidad, como lo era la destrucción del “status quo” del que disfrutábamos, así como la destrucción de las clases sociales, las cuales convirtieron en una sola, la que pudiera bautizarse como la clase social de los desamparados, puesto que ricos y pobres hemos padecido y aún padecemos, esa amarga e insólita experiencia. La empresa líder, orgullo de Venezuela PDVSA, ha sido destruida desde sus cimientos, en su casi totalidad. Actualmente está en terapia intensiva, a la espera de otro gobierno más sensato y nacionalista, que la reconstruya.
COROLARIO: Si existe alguna duda de la inviabilidad económica, social y política de la instalación exitosa del socialismo en América, Venezuela pudiera ser el mejor ejemplo a demostrarlo, por la experiencia vivida intentándolo y fracasando.
Guillermo A. Zurga