Venezuela y su resistencia a la democracia

Guillermo A. Zurga's picture

Revisando muestra historia post guerra de independencia, he encontrado, muchas luchas internas e intestinas, entre militares y civiles por el poder. Hemos tenido varias constituciones, como para afirmar que nuestra democracia es solida, perfecta, aceptada y defendida por todos. En mi opinión, nos falta aprender algo más sobre democracia, y en particular, como preservarla y defenderla.
He listado a muchos presidentes militares con mucho tiempo en el poder, para afirmar que Venezuela es una república democrática, civilista e institucionalista. Mientras que, los EE.UU., ha tenido 45 presidentes civiles electos democráticamente, que suman 220 años de civiles en el poder como presidentes legítimos. En Venezuela, los civiles han gobernado al país precariamente en solo durante 40 años, en 207 años como un país libre convertido en república. Es decir, de cada año vivido, después de la independencia de Venezuela, hemos tenido la proporción de 3 años con gobiernos militares versus 1 año con gobiernos civiles, lo cual nos da una idea, del sometimiento al que ha estado expuesto el pueblo venezolano, por los militares.
Los intentos de golpes de Estado en Venezuela, han sido demasiado frecuentes, y diversos, como para asegurar, que nuestra democracia es fuerte y vigorosa. No ha habido muchas explicaciones al pueblo, del porque no podemos vivir en democracia plena en Venezuela, solo lo aceptamos e intentamos vivir con eso.
Nuestra relación con los EE.UU., ha sido de amor y odio en el tiempo. Pareciera ser, que para los venezolanos y los latinos en general, nos es engorroso vivir en democracia y en armonía con éstos. Pareciera que rechazamos la disciplina, nos resistimos a los sacrificios, las reglas de juego y a los condicionamientos.
Subestimamos las reglas, disciplina y principios que requieren la democracia, y hasta creemos, que con solo votar somos demócratas. Nos resistiremos a creer que la democracia es algo más que votar y elegir a nuestros gobernantes.
Por tales motivos, entre otros, es quizás la razón por la cual nos cuesta defenderla. Hay veces en las que pienso, que al venezolano no le importa el modelo de sistema político y económico, que se le imponga, con tal de comer, dormir, jugar bingo y hacer el amor.
En Venezuela suceden cosas insólitas, como las de cambiar a un gobierno democrático regular por otro socialista mucho peor, y destructivo, sin medir las consecuencias tal como nos ha sucedido con la experiencia actual del chavismo/madurísmo, intentando imponer al marxismo-leninismo.

A muchos de nuestros militares, pareciera que tampoco les interesa la democracia. Solo les interesa el tener poder y lograr un ascenso fácil, sin mucho trabajo y sacrificio. En una época atrás, mientras el mundo entero condenaba al gobierno de Alemania por fascista e invasor, nuestros militares se eximían de opinar y se declaraban neutrales, tácitamente, apoyando a Alemania, en su lucha contra los países europeos y los EE.UU., durante la II guerra mundial. Hoy día, nuestros militares, defienden y apoyan a un gobierno socialista o comunista, sin ningún tipo de remordimiento. Algo así, como cambiarse una camisa por otra.
No sabemos con exactitud, que es lo que no le gusta al militar venezolano de la democracia. Antes pensábamos que estaban molestos porque no les permitían votar. Una vez que en 1999, se reformó la constitución, y les permitieron votar, ahora tienen la excusa de su desagrado con los EE.UU., y su odio al capitalismo, abrazando la causa del marxismo leninismo al estilo cubano, doctrina esta que antes odiaron y combatieron.
Si los militares están disgustados con la democracia en Venezuela, sería interesante saber el grado de satisfacción que tienen con el sistema actual y los resultados de su gestión socialista, la cual, según todos los indicadores que se han podido medir, indican que ha sido una gestión catastrófica, por no calificarla de otra manera peor. Adicional a esto, ni han podido acabar con el capitalismo, por el contrario, hoy día, más que nunca, el capitalismo es añorado y deseado en nuestro país. Tampoco han logrado destruir a los EE.UU., ni sus políticas hacia Venezuela. Al contrario, los EE.UU., está más solidario con Venezuela, que nunca, y está dispuesto a ayudarnos luego que el socialismo salga de nuestras vidas. Los militares sacaron a la DEA de Venezuela para luchar mejor contra el narco tráfico, y terminaron hundidos en el fango del narco tráfico y el contrabando.
Recientemente, una persona cercana y querida, me pidió que le recomendara, que valores aprender y compartir con sus amistades y relacionados, para contribuir a que los venezolanos vivamos felices en democracia, una vez que la recuperemos. Estuve revisando los 12 Valores Universales que promueve la ONU a nivel mundial, y pareciera que todos éstos, sin excepción, tienen su fundamento en el sistema de gobierno democrático, los cuales anexo a este escrito, como un regalo, para que los interesados los disfruten y certifiquen lo que afirmo.
No obstante, además de los Valores Humanos, debemos reforzar nuestra educación en civismo, valores patrios y educación integral, tal como lo visualizo nuestro libertador Simón Bolívar, con ese valioso y ejemplar proverbio: “Moral y luces son nuestras primeras necesidades”.
Guillermo A. Zurga