Mientras un pensionado del IVSS gana un salario mínimo, un pensionado militar 37,83 salarios mínimos – Y vean la prueba

Javier Antonio Vivas Santana's picture

Es curioso que salgan los maduristas a tratar de desmentirnos mostrando documentos de tabla salariales de la Fuerza Armada que en todo caso lo que hacen es demostrar aún más que nuestras afirmaciones son ciertas¹, no sólo cuando reconocen en el propio escrito todas las prerrogativas que tienen los miembros de los componentes del Ejército, Armada, Aviación y Guardia Nacional, sino que se demuestra que incluso antes del ajuste salarial que acaba de hacerles Nicolás Maduro, ya tenían salarios por encima del promedio, porque en definitiva, es a partir de dicha estructura que partió el astronómico aumento que los llevó sobre los 70 salarios mínimos para el efectivo de menor rango.

Y cómo algunos quieren "pruebas", pues lo más degradante resulta saber que mientras un pensionado del Instituto Venezolano de los Seguros Sociales (IVSS) apenas gana un salario mínimo, es decir, sólo 3 millones de bolívares, que no alcanzan ni para un cartón de huevos, los pensionados de la Fuerza Armada, cobran en promedio sobre los 113 millones de bolívares, o sea, más de 37,83 salarios mínimos², lo cual significa que el apartheid laboral es de tal magnitud que mientras nuestra población de tercera edad, sufre muchas calamidades hasta para cobrar en una entidad bancaria, una mísera pensión, cualquier jubilado castrense tiene esas prerrogativas, más allá de reconocer que sean justas y necesarias, pero lamentablemente eso no ocurre con el resto de la población laboral del país, tanto la activa como la pensionada.

Lo más grave es que todo esto ocurre cuando aproximadamente unos 11 mil pensionados quienes por diversas razones residen en el exterior, no se les depositan sus pensiones de aproximadamente entre 400 y 500 dólares mensuales desde el año 2015, lo cual ha colocado a nuestra población pensionada que está en otros países en una situación prácticamente de indigencia. Verbigracia, la destrucción del madurismo contra nuestra población laboral y pensionada es de máximo nivel, tanto en lo interno como en lo externo.

Es inútil que los maduristas intenten seguir negando lo que ya no pueden ocultar. El país está destrozado. La población del Zulia está sin electricidad. El Táchira está sin gasolina. Toda Venezuela sumida en un caos hiperinflacionario que ha destrozado por completo el bolívar como signo monetario. La educación atraviesa una elevada deserción tanto de estudiantes como profesores. La salud en una quiebra asistencial, cuyas enfermeras y médicos reclaman salarios dignos. El Metro de Caracas convertido en una basura tecnológica y un antro de delincuentes. El transporte público convertido en "perreras". Las hidrológicas sin poder llevar agua a los pueblos y ciudades. Y todo esto ocurre con una población que ha sido humillada y subyugada en su condición ciudadana.

¡Abajo las máscaras! El país requiere ir hacia una huelga general indefinida que termine por desmontar los privilegios militares en desmedro de la población civil. Si los militares activos ganan más de 70 salarios mínimos y los pensionados castrenses más de 37,83 salarios mínimos, lo aplaudimos. Lo que no puede seguir negando el madurismo es que la población no se va seguir calando semejantes preferencias. Exigimos homologación tanto para los trabajadores activos como para los pensionados del IVSS.

Querían una "prueba" de la preferencia salarial que tiene el madurismo sobre la población civil. Pues allí la tienen. Ya dirán que es un documento "virtual". A propósito de ser ciego. Quien tenga ojos que vea...

Javier Antonio Vivas Santana

Ref: ¹ https://www.aporrea.org/actualidad/a266326.html
² https://twitter.com/jvivassantana/status/1018221013232910336
Fuente: https://www.aporrea.org/trabajadores/a266349.html