Abran la temporada de caza de corruptos

Jesús Petit Da Costa's picture

La “cúpula podrida” del gobierno títere de Cuba en Venezuela, representativa del castro-comunismo chavista, está siendo reclamada por la justicia de los Estados Unidos para ser enjuiciados sus miembros por narco-terrorismo, delito encubierto políticamente por ellos con el pretexto de arma de guerra asimétrica contra aquel país.

Con este reclamo judicial tenemos resuelto previamente un problema que se nos hubiésemos presentado durante la transición: ¿qué hacer con esta “cúpula podrida”? Ya sabemos qué hacer: montarlos a todos sus miembros en un avión con rumbo a Estados Unidos y entregarlos a sus tribunales. Resuelto el problema.

Quedaría pendiente algo que nos compete e interesa: recuperar lo robado por ellos, por sus socios y por sus colaboradores a Venezuela. Es una tarea que debemos iniciar de inmediato. ¿Cómo? Declarando abierta, para venezolanos y extranjeros, la temporada de caza de corruptos castro-comunistas chavistas. Darle prioridad a la caza de las piezas mayores, que son los miembros de la “cúpula podrida” ya identificados, sin que ello obste la caza simultánea de todos los enriquecidos ilícitamente durante la narco-tiranía desde 1999.

Ya en 1996 con motivo de los delitos financieros que provocaron la crisis de los 90, propuse con el título de AGENDA DE LA JUSTICIA POPULAR CONTRA LA CORRUPCIÓN las medidas a tomar entonces y aplicables ahora. Las resumo:

1.- Ofrecer una recompensa a los venezolanos y extranjeros que suministren información que permita localizar y recuperar bienes pertenecientes a los corruptos y sus testaferros, tanto en Venezuela como en el extranjero. La recompensa sería no menor del 25%. En el caso de la “cúpula podrida” podría elevarse a 33% (un tercio de su riqueza malhabida).

2.- Ofrecer además el sobreseimiento de la causa a los de menor jerarquía que colaboren efectivamente con la justicia en la obtención de las pruebas que sirvan para incriminar a los capos o superiores jerárquicos suyos y para recuperar lo robado por ellos.

Estas dos medidas sencillas explican el éxito de la justicia de Estados Unidos en el combate contra los delitos financieros, terrorismo y narcotráfico; de Colombia en el combate contra el narcotráfico; y de Italia en el combate contra la corrupción política (Operación Manos Limpias).

He aprendido que los corruptos no temen a la cárcel porque tienen con qué comprar jueces y fiscales. Le temen a la confiscación de sus bienes. Hay que atacarlos por el bolsillo.

Propongo entonces

:

1.- Que, abierta como ha sido por Estados Unidos la temporada de caza de la “cúpula podrida” del gobierno títere de Cuba en Venezuela, Guaidó declare abierta también la temporada de caza de todos los corrupto.

2.- Que a los candidatos a participar en la caza de todos los corruptos los exhorte a ir acumulando y completando la información sobre la pieza escogida para presentarla apenas se instale el gobierno de transición, en la forma y ante la autoridad que se le indique, a los fines de garantizarle la recompensa.

Jesús Antonio Petit Da Costa jesuspetitdacosta.blogspot.com