Abstención masiva para iniciar el contragolpe constitucional

Jesús Petit Da Costa's picture

La salida de Maduro, que pondrá fin a la narcotiranía comunista de la delincuencia organizada, servil a Cuba, único caso en el mundo de semejante aberración político-moral, que ha destruido a Venezuela hundiéndola en la miseria y la hambruna, se ha demorado hasta ahora por un bloqueo externo y un bloqueo interno que ha impedido su caída.

El BLOQUEO EXTERNO lo venían haciendo los países del CARICOM negándose a votar por la aplicación de la Carta Democrática, a pesar de los informes contundentes del egregio secretario general, Luis Almagro, en los cuales denuncia con pruebas la ruptura del orden constitucional y la violación criminal de los derechos humanos por Maduro. Pero sucedió, para fortuna nuestra, que habiendo perdido la Internacional Comunista de América (Foro de Sao Paulo) el gobierno en Argentina, Brasil y Perú, y a punto el de Ecuador, se formó una alianza de gobiernos democráticos denominada Grupo de Lima que, para obviar los votos del CARICOM, actúa como una especie de OEA paralela con gobiernos representativos de la inmensa mayoría de los pueblos americanos, que además cuenta con el respaldo de Estados Unidos que, ahora bajo la presidencia de Trump, ha tomado conciencia del peligro que representa para el continente, y sobre todo para su país, una narcotiranía comunista de la delincuencia organizada manipulada por Cuba como su títere.

Esta OEA verdaderamente representativa (Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Honduras, México, Panamá, Paraguay, Perú, además de Guyana y Santa Lucía, disidentes del CARICOM) ha hecho un pronunciamiento equivalente a la aplicación de la Carta Democrática en estos términos: “frente a la decisión adoptada por el Consejo Nacional Electoral de Venezuela de convocar unilateralmente a elecciones presidenciales para el 22 de abril, sin haber alcanzado un acuerdo con la oposición, tal como se había comprometido el Gobierno, y, en concordancia con su Declaración del 23 de enero último, expresan lo siguiente: 1) Su más firme rechazo a dicha decisión, que imposibilita la realización de elecciones presidenciales democráticas, transparentes y creíbles, con la participación de todos los actores políticos venezolanos, con observación y estándares internacionales, y reiteran que unas elecciones que no cumplan con esas condiciones carecerán de toda legitimidad y credibilidad… 3) No puede haber elecciones libres y justas con presos políticos, sin la plena participación de los partidos políticos y líderes detenidos o inhabilitados arbitrariamente, con una autoridad electoral bajo el control del Gobierno, sin la participación de millones de venezolanos en el extranjero imposibilitados de votar, convocada originalmente por la asamblea constituyente, órgano carente de legitimidad y legalidad, cuya existencia y decisiones no reconocemos…” Estos países no reconocerán el resultado de la elección presidencial fraudulenta.

Basándose en la Declaración de Quebec, adoptada en la III Cumbre de las Américas, en 2001, que a la letra dice "cualquier alteración o ruptura inconstitucional del orden democrático en un Estado del Hemisferio constituye un obstáculo insuperable para la participación del Gobierno de dicho Estado en el proceso de Cumbres de las Américas", el anfitrión Gobierno del Perú ha decidido retirarle a Maduro la invitación, declarándolo persona no-grata para los demócratas de América. Quedar excluido de la Cumbre de las Américas equivale a estar excluido de la OEA.

Roto, pues, el bloqueo externo a la liberación de Venezuela, procedamos de inmediato contra el BLOQUEO INTERNO: obviemos a la MUD colaboracionista. Procedamos así: Convoquemos por todos los medios a la abstención militante en la elección presidencial haciendo campaña para convertirla en el acto masivo de desobediencia civil que inicie el CONTRAGOLPE CONSTITUCIONAL, ordenado por los Arts. 333 y 350 de la Constitución, el cual culminará en otro 23E58. Y con este fin constituyamos una alianza de políticos y sociedad civil que organice al pueblo a semejanza de la resistencia clandestina contra la anterior tiranía, a la cual derrocó. @petitdacosta
Jesús Petit Da Costa

Fuente: http://jesuspetitdacosta.blogspot.com/