El Generalísimo Maduro disfrazado con uniforme de encargo

Jesús Petit Da Costa's picture

Para asegurar la ocupación de Venezuela, Cuba ha creado una estructura militar paralela a la Constitución:

1.- Suprimió la Fuerza Armada Nacional (FAN), que es la establecida por la Constitución, y la sustituyó por la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB), denominación oficial del ejército inconstitucional de ocupación de Venezuela al servicio (títere) de Cuba.

3.- Agregó inconstitucionalmente un componente quinto a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) incorporando inconstitucionalmente a las Milicias, que es la denominación oficial del ala paramilitar cuya integración verdadera se desconoce, pero se presume formada por guerrilleros, bandoleros y toda clase de criminales, que así lavan su prontuario, poniendo por delante a viejos para encubrir.

4.- Ahora Cuba ha convertido en Generalísimo de los Ejércitos de Tierra, Mar y Aire al títere Maduro que usurpa la presidencia de la República, disfrazándolo con uniforme, gorra, insignias y galones, según la más inconstitucional de todas las leyes: “Artículo 23. El Presidente o Presidenta de la República Bolivariana de Venezuela tiene el GRADO MILITAR de Comandante en Jefe y es la máxima autoridad jerárquica de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana”. El colmo de la ridiculez para la suma de todas las inconstitucionalidades:

4.1 La Presidencia de la República es un cargo civil, vedado a los militares en actividad (Art. 330). Por consiguiente, son inelegibles para el cargo los militares activos y queda inhabilitado automáticamente para el cargo civil de Presidente de la República el que, estando en ejercicio del mismo, se haga militar activo al asumir un grado militar.

4.2 Ser Comandante en Jefe, no es cargo ni grado militar, sino función privativa del Presidente de la República, que la Constitución le confiere, en razón del cargo civil que desempeña, precisamente para indicar la preeminencia del poder civil sobre el militar. El que, estando en ejercicio del cargo, acepta grado militar subvierte el espíritu, propósito y razón del precepto constitucional, porque de hecho acepta la preeminencia del poder militar sobre el civil, ya que admite con su conducta que un civil no puede mandar a los militares y que para mandar a los militares hay que vestirse de militar.

Pero lo más grave: en un civil como Maduro el uniforme militar es un disfraz que lo expone al mayor ridículo. Tanto que todos tenemos fundados motivos para pensar que está tocado del cerebro. El peligro que corre el país es que, con el uniforme puesto, se lo crea y delirando se le ocurra una loquera.

La salida de Maduro se hace ahora más urgente porque ésto de ponerse el uniforme militar hasta con medallas y creerse Generalísmo son síntomas de extravío mental.

Jesús Petit Da Costa jesuspetitdacosta.blogspot.com

petitdacosta@gmail.com