La Marcha Libertadora (II)

Jesús Petit Da Costa's picture

Para ilustrar lo que sería nuestra “Marcha Libertadora”, si se la convocara y organizara, cito (subtitulándolo yo) el comentario que en su fecha (El País, España, 16-07-2000) hizo Mario Vargas Llosa sobre la “Marcha de los 4 suyos”, que fue decisiva para el derrocamiento del dictador Fujimori en Perú (año 2000):

1.- CÓMO LA SOCIEDAD CIVIL SE CONVIERTE EN EJÉRCITO CIVIL PARA DERROCAR AL TIRANO: “Desde los cuatro puntos cardinales del país, cientos de miles de personas de toda condición, pero sobre todo peruanos humildes, vienen a Lima, donde tomarán pacíficamente las calles y pernoctarán alrededor de los tambos o centros de acopio y distribución y en las casas de sus familiares, en esta capital que está poblada en un 70% por provincianos. Como en la Marcha de la Sal de Gandhi o en las jornadas oníricas de Martin Luther King, como en los días que pusieron en la calle a Suharto o, antes, los que acabaron con Marcos y Pinochet, la movilización de los peruanos es una fuerza que, por su número y su carga moral y el contagio, ninguna dosis de violencia y barbarie podrá derrotar al final. Esa movilización espontánea, de abajo hacia arriba, nace y crece en las organizaciones populares, las universidades, los sindicatos, los gremios y asociaciones profesionales, en las comunidades indígenas, en los muchos foros democráticos donde se aglutina la sociedad civil que va forjándose y hasta en los barrios acomodados, en los clubes de madres y en las bases partidistas de las fuerzas democráticas. Como no hay organización que por sí sola pueda dirigir una gesta de estas magnitudes, el grueso de la tarea tiene mucho de espontáneo, y todo se va volviendo un juego de vasos comunicantes cuya articulación es eso que llamamos sociedad civil.”

2.- LAS CIRCUNSTANCIAS IMPONEN EL LÍDER: “La Marcha de los Cuatro Suyos nació al calor de una manifestación pública, en boca de Alejandro Toledo, la persona a la que las circunstancias -o los apus si queremos llevar la simbología ancestral a nuevos límites- han colocado a la cabeza de esta gesta cívica. Lo suyo ya no es una candidatura ni los peruanos que se sienten llamados a ponerse de marcha son sus militantes o correligionarios. Su liderazgo es hoy, antes que político, cívico y moral, y nada sustenta mejor esta afirmación que el hecho de que ahora hay aún más peruanos combatiendo por la libertad” (que por candidaturas y elecciones).

Véase el paralelismo: el liderazgo de Guaidó nace de las circunstancias. Une a las multitudes porque su liderazgo es sobre todo cívico y moral, representativo de la sociedad civil. Esto debería tenerlo presente para no equivocarse en la interpretación del momento y del sentimiento popular.

Jesús Petit Da Costa

Fuente: http://jesuspetitdacosta.blogspot.com