Lecciones aprendidas de Bolivia

Jesús Petit Da Costa's picture

De lo sucedido en Bolivia extraigo estas lecciones:

1.- Ninguna tiranía es invencible. Ni siquiera cuando se ha convertido en narcotiranía. Su debilidad intrínseca es la perpetuación en el poder, tanto del tirano como de la camarilla enriquecida groseramente a su sombra.

Esta fue la causa determinante de la rebelión en Bolivia, porque allá no hay una crisis económico-social. En el caso de Venezuela se une a este factor político el colapso económico-social que ha provocado una crisis humanitaria.

La única explicación a que en Venezuela no haya sido derrocada la narco-tiranía, a pesar de que la repudia el 80% de la población, está en el punto siguiente.

2.- A una tiranía no se la derrota en elecciones, porque las tiranías latinoamericanas de ahora (comunistas) han pervertido el sistema electoral convirtiéndolo en fraudulento. El fraude electoral es de la esencia de las nuevas tiranías, que lo perfeccionan en cada elección viciada.

La tiranía paga la campaña electoral de los partidos colaboracionistas para que le sirvan de comparsa a fin de simular democracia.

3.- En Bolivia quedó confirmado que LA SALIDA ESTÁ EN LA CALLE y LA CALLE ES LA SALIDA. Fue el pueblo en la calle el que provocó la renuncia de Evo.

4.- Pero algo importantísimo: la dirección de la movilización popular la tuvo la sociedad civil (el Comité Cívico), no los políticos y sus partidos, ni siquiera el candidato presidencial.

Aprendamos entonces que, para evitar el fracaso de la estrategia LA SALIDA ESTÁ EN LA CALLE, LA CALLE ES LA SALIDA, la sociedad civil debe asumir la dirección, aceptando como aliados a los políticos que han sido fieles a la estrategia rupturista.

Ejemplo: mientras el Comité Cívico dirigía la insurrección popular, el candidato Mesa sostenía una posición rupturista: nada de diálogo, nada de negociación.

5.- Para el éxito de la insurrección popular es absolutamente necesario organizar a la sociedad civil como un ejército, el componente civil del EJÉRCITO CONSTITUCIONAL, cuya resistencia e insistencia en la lucha culminará forzando la intervención favorable de los militares que se integrarían como el componente militar del EJÉRCITO CONSTITUCIONAL.

6.- Logrado el objetivo (renuncia o derrocamiento del tirano) el papel del EJÉRCITO CONSTITUCIONAL (cívico-militar) será enfrentar y derrotar a las bandas paramilitares que han formado las tiranías del Foro de Sao Paulo con delincuentes comunes, ya que no son dictaduras comunistas del proletariado sino se han transformado en narcotiranías de la delincuencia organizada.

Precisamente el peligro ahora en Bolivia es que estas bandas paramilitares intenten reponer a Evo en el poder, como sucedió con Chávez en 2002 por ingenuidad de los insurrectos.

Jesús Petit Da Costa jesuspetitdacosta.blogspot.com