Zapatero, la nueva herramienta de Podemos en Venezuela

José Antonio Puglisi's picture

Las coincidencias no existen, aún menos en política. El partido español Podemos, que ha buscado desesperadamente desvincularse del gobierno de Venezuela para intentar ganar las elecciones del próximo 26 de junio, sigue interesado en garantizar la permanencia en el poder de Nicolás Maduro. Para lograrlo, están empleando como herramienta a uno de los hombres que, discretamente, fue un gran apoyo para Hugo Chávez: el expresidente José Luis Rodríguez Zapatero.

Curiosamente, Rodríguez Zapatero ha sido uno de los pocos ‘privilegiados’ en acceder a la celda del preso político Leopoldo López en una visita al país caribeño. El visto bueno del gobierno “revolucionario” contrasta con lo ocurrido con los exmandatarios de Chile, Sebastián Piñera, y Colombia, Andrés Pastrana, a quienes se les negó en toda medida el contacto con el esposo de Lilian Tintori. La respuesta está en la oferta realizada durante la reunión: la libertad del preso político a cambio de renunciar al revocatorio.
José Antonio Puglisi
“No negocio mi libertad por el referéndum revocatorio de Nicolás Maduro. Mi situación particular no forma parte de la ley de amnistía, ni de indultos presidenciales, ni de un diálogo nacional, ni de ninguna condición, ni del conjunto de peticiones que reclamamos al gobierno ante la comunidad internacional”, esa fue la respuesta de Leopoldo López ante la disparatada petición.

El motivo se entendería solo unas semanas después, cuando el líder de Podemos, Pablo Iglesias, admitía que consultaba sus dudas en política internacional con Zapatero, a quien tildó de ser “el mejor expresidente" de la democracia española. Las declaraciones, que sentaron muy mal dentro del PSOE, no son las primeras en poner en evidencia las relaciones entre ambos políticos, quienes coinciden en su simpatía por el “socialismo del siglo XXI”, a pesar de que este modelo ha condenado a Venezuela a la pobreza y a la necesidad.

Como si fuera poco, el diario ABC ha publicado informaciones donde se pone en evidencia que los españoles Alfredo Serrano Mancilla y Manuel Cerezal Callizo, miembros de la Fundación Centro de Estudios Políticos y Sociales (CEPS), la fundación afín a Podemos, y amigos de Pablo Iglesias, aconsejaron a Maduro retrasar el referéndum revocatorio para ganar tiempo. De ahí que quede demostrado que, lejos del mensaje que se busca vender en España, el núcleo de Podemos no solo asesoró al país en la época de Hugo Chávez y de forma puntual, sino que es una tendencia sigue vigente hasta la actualidad.

La implementación del populismo de izquierdas despliega todas sus armas, mientras que el destino político de Venezuela y España se decidirá antes de que termine el año. La pregunta recae en la mayoría de la población, quienes deberán decidir si quieren apostar por una utopía que llevó a la miseria a naciones como Rusia, Cuba, Corea del Norte o la propia Venezuela o, por el contrario, abogar por un modelo que, aunque está en constante proceso de mejora, ofrece la oportunidad de crear una clase media sólida. Que los votos decidan el camino.