La Ayuda Humanitaria

José Guerra's picture

En Venezuela campea el hambre, la desnutrición y la muerte por enfermedades perfectamente evitables. El sistema de salud está destruido y la carestía y la escasez de alimentos hace estragos en los sectores populares. Se estima que más de 80% de la población está en situación de pobreza y de ese porcentaje más de la mitad se encuentra en pobreza extrema. Adicionalmente, al menos 40% de los hogares se encuentra en situación de pobreza estructural porque perdió sus habilidades para trabajar o porque es tal su estado de desnutrición y falta de ingresos que le resulta imposible acceder al mercado laboral. La falta de medicinas e insumos médicos ha condenado a una parte de la población a la muerte como son los casos de las personas que requieren diálisis, los trasplantados o los enfermos de VIH-Sida. Venezuela sufre pues lo que en la terminología internacional se denomina una crisis humanitaria compleja.
Desde 2016 la Asamblea Nacional ha hecho un esfuerzo enorme por buscarle una solución a una crisis que lejos de amainar cada día se hace más crítica tanto por la hiperinflación como por la pronunciada caída del ingreso personal. En la situación de calamidad en que se encuentra la salud ha jugado un papel determinante la estafa que implicó la adopción del modelo cubano de salud conocido como la Misión Barrio Adentro hoy abandonada. Fueron varios miles de millones de dólares que fueron a parar a manos de la tiranía de Cuba.

En el corto plazo es impostergable atender la emergencia humanitaria con la solidaridad nacional e internacional que permitan el acceso progresivo a alimentos básicos y medicamentos a las poblaciones más desfavorecidas esto es, niños en grado de desnutrición aguda y crónica así como ofrecer medicamentos necesarios a adultos con enfermedades como la diabetes y la hipertensión. Esta primera fase de ayuda humanitaria delimita prioridades y en principio serán atendidas las poblaciones más vulnerables y progresivamente la población en general según sus carencias alimentarias y enfermedades.

Esto ayuda no puede ser politizada y debe ser canalizada con principios de imparcialidad y neutralidad. Así mismo no se exigirá firmar o pertenecer a ningún partido para recibirla, lo cual marca una diferencia con lo que hace el gobierno que exige filiación partidista para ser beneficiario de cualquier ayuda. Para evitar que la ayuda humanitaria llegue a los necesitados, Maduro ha decidido bloquear la frontera con Colombia y Brasil con el argumento ya desgastado de la invasión. Invasión es la que mantiene el gobierno de Cuba sobre Venezuela. Esperamos que la FAN permita el acceso al territorio venezolano de los alimentos y medicinas para calmar las necesidades de una población que no merece morir o seguir padeciendo del hambre y de enfermedades fácilmente prevenibles y muchas de ellas erradicadas hace más de medio siglo.
José Guerra