Del anuncio disparatado y la resistencia civil

José Machillanda's picture

Extrema irracionalidad individual, insensatez política e imprevisión social mostró ayer Nicolás Maduro, cuando por ignaro no pudo entender que los venezolanos después de cuatro meses de miseria exponencial, se encuentran el mero centro de la calamidad político-social. Calamidad política-social, que tiene como su punto de ignición el 4A, fecha de los drones que sólo pueden ser explicados por el comandante de la actividad militar que comandó y además dio parte a quien presidía el acto. Desde ese momento, el Ambiente Político Real del sistema político venezolano pasó de Confuso a Explosivo.

Ambiente Político Real Explosivo que, con el anuncia del viernes negro de Nicolás Maduro, muestra una enorme violencia, persecución, un pleno ejercicio político del Estado policial, con una hambruna generalizada. El anuncio del viernes negro 17A, no tiene nada que ver con lo económico, su contenido todo se refiere a una intencionalidad político-ideológico copia del comunismo castrista que, operando en Venezuela, pasa a tener control del venezolano demócrata mediante el miedo y la guerra psicológica, que ya hace mella en muchos venezolanos como consecuencia del cambio de las significaciones imaginarias sociales.

El anuncio se monta, entonces, sobre el 4A cuando el régimen en una treta toma la iniciativa política y, como Estado polémico, emplea la polemología para amedrentar, aterrorizar y paralizar al ciudadano. Ciudadano que después del anuncio está indignado, no soporta más este grotesco asalto al gentilicio democrático del venezolano. Este anuncio disparatado es contra los venezolanos más desfavorecidas, es decir las clases C, D, E y F, es contra la pequeña empresa, pero sobre todo contra la juventud del siglo XXI. Estos jóvenes están llenos de pánico, por cuanto reconoce que la juventud del siglo XXI tiene una gran responsabilidad frente a la guerra civil planteada por el bestiario militarista. Bestiario militarista del golpismo del 4F y 27N, que hoy como partido político en armas sirven como caporales al socialismo a juro del siglo XXI.

Anuncio insolente y temerario de ayer mismo y hoy durante el amanecer ha tenido una respuesta, que no es otra cosa más que la resistencia civil. Resistencia civil en organización, que expresa la convicción política del ciudadano para mostrarse en el espacio pública –donde se hace política- en contrario a lo que este régimen cuando amenaza con las bocas de fuego al 82% de los venezolanos que dice ¡Fuera Maduro!. El madurismo produjo una reacción en sentido contrario en el cuerpo social venezolano. Así se siente en los mercados libres, en los abastos, en las estaciones de gasolina, en las iglesias y, sobre todo, en el seno de la familia venezolana, en el vecindario, en los edificios y en los urbanismos donde desde ya se expresa la necesidad de activar la resistencia civil.

El anuncio descabellado y primitivo de este chófer inepto e ignaro ha servido para insuflar en la mayoría de la población la energía político-histórica para hacer política. Hacer política por la vía de la resistencia civil como método de lucha política colectiva, basada en el constructo que todo gobierno requiere, como mínimo, la obediencia de ciudadanía. Ya no la tiene. Igual obediencia requiere de los hombres de armas, en Venezuela desde 2002 no existe estamento militar porque fue sepultado por un partido político en armas, que hoy está en revuelta. Y la revuelta sigue.

El anuncio procaz, desacertado y primitivo de un irresponsable y tozudo, imitador del comunismo del siglo XXI, tendrá que ver qué hace con el 82% de los venezolanos que gritan ¡Fuera Maduro!. Ese ¡Fuera Maduro! no es a la persona, es al actor político que por incapaz y, sobre todo, ignorante ha terminado por ser la causa que incendia la resistencia civil de los venezolanos hartos, maltratados y robados en su economía, en su destino y en su posibilidad de crecimiento. El comunismo del militarismo golpista y del ladronismmo organizado ya no puede contar con la obediencia del venezolano y, mucho menos, después del anuncio del viernes negro.

El anuncio ya tiene una respuesta del 82% que rechaza este régimen. Igualmente, tiene una respuesta que rechaza la treta del 4A, por la cual tendrá que responder la autoridad que permitió una actividad militar en una vía pública, sin control de las comunicaciones, de la seguridad y la seguridad aérea. Ni la treta del 4A de los drones ni el anuncio del 17A podrán contener el gen democrático del venezolano. 82% de los venezolanos ha tomado el anuncio torpe y disparatado para que sirva de causa central de la mayor participación política de una sociedad que está dispuesta a construir, por la vía pacífica y civilizada, una transición política que muestre al mundo el fracaso del socialismo a juro en el siglo XXI, que tiene como responsable al militarismo golpista y al ladronismo organizado, que hoy preside Nicolás Maduro y lo muestra en su grotesco, primitivo e intolerable anuncio del viernes negro. @JMachillandaP
José Machillanda