Ignaros… mentirosos y cobardes

José Machillanda's picture

La 74ª Asamblea General de las Naciones Unidas ha generado tal impacto geopolítico en el hemisferio, que ya afloran en Venezuela los ignaros, mentirosos y cobardes a quienes les cuesta entender que están en el siglo XXI, que la política es arte y ciencia para ser y hacer política, lo cual necesita de una condición fundamental: ser ético y ser responsable. La 74ª Asamblea ha permitido que los venezolanos y el mundo –habida cuenta que estamos en la sociedad del dato- verifiquen en las peroratas de quienes estuvieron en New York, o distantes de New York, que tienen que defenderse de lo que no han hecho y no han sabido hacer, que ya hay una pulsión geopolítica mundial para impedir la existencia de otra Cuba en el hemisferio occidental.

La 74ª Asamblea muestra cómo las ciencias internacionales amarradas de la geopolítica logran definir que el régimen autocrático-militarista de Venezuela, responsable por construir una amenaza en la región: la diáspora, tienen que –frente a la coincidencia geopolítica del hemisferio- responder por la vía de la Legítima Defensa Colectiva al reordenamiento del sistema político venezolano. Las ciencias internacionales inciden sobre la política del hemisferio para reordenar la democracia venezolana, asaltada por un régimen marxista-socialista-militarista, incapaz de cumplir la función protectora como Poder Ejecutivo dando pie a un proceso doloroso, inhumano y hasta grotesco, que muestra a mujeres, hombres y niños de Venezuela deambulando en el mundo, como consecuencia del primitivismo, irresponsabilidad, cobardía y torpeza… de quienes hasta ahora han gobernado a los venezolanos.

El drama humano de los venezolanos es también responsabilidad de operadores políticos que dicen responder por la democracia, quienes han demostrado una franca incapacidad, un errático cálculo del tiempo y un desconocimiento del dolor y sentir del venezolano, que prefieren irse del país para ninguna parte. El drama de Venezuela lo explica la gran ignorancia de quienes asumen que la política se refleja en el partido político, el grupalismo o la corrupción y desprecian al ciudadano, con sus necesidades propias de alimentación, educación, salud, recreación y seguridad, causales de la diáspora venezolana.

Las ciencias internacionales y la geopolítica se han acomodado para responderle a la sociedad venezolano, serán entonces estos saberes los que estremecerán a ignaros, mentirosos y cobardes, por cuanto la República y los repúblicos no tolerarán más a quienes arbitrariamente han sido gobierno y a quienes se entienden como oposición, que al final se han acobardado en definir, planificar y ejecutar la Transición Política para salir de la maldición del militarismo cobarde y perseguidor, y privilegiar a la ciudadana organizadora del cuerpo societal venezolano. Ignaros son por su ignorancia. Mentirosos por fingir y ser falsos personal y colectivamente. Cobardes por ser sujetos sin valor, incapaz de resolver situaciones peligrosas, que son las propias de la aplicación de la Constitución y las leyes, para no abdicar a las propuestas corruptas de terceros. Estas tres características hasta ahora, han podido enmascarar a muchos pusilánimes del gobierno y de la oposición, que después de la realidad geopolítica generada a partir de la 74ª Asamblea no podrán hacerlo más.

La geopolítica, entonces, obliga a estudiar y a que quienes hasta ahora han venido aplicando el perverso socialismo marxista militarista, es bueno sepan que todo el mundo hoy conoce las razones por las cuáles Venezuela es una Amenaza en el hemisferio por lo tanto, lo que hasta ahora se ha actuado permite verificar a existencia de una amenaza. Amenaza que tendrá que cambiar mediante la acción de otros actores, que amarrados a la Legítima Defensa Colectiva, impulsen la recomposición democrática que requiere la República. Inédito, casi incomprendido y hasta difícil de descifrar es el Ambiente Político Real que ha impuesto la 74ª Asamblea ante el grave dolor y crisis que sufren hombres y mujeres venezolanos maltratados por régimen mentiroso y cobarde, y por una clase política acobardada que negocia cerca de la corrupción, del confort y la comodidad sin importarle al ciudadano.

La geopolítica determina el reordenamiento de la democracia en Venezuela a partir de octubre de 2019 y también estimulará, inequívocamente, a múltiples ciudadanos que comprenderán que la variable tiempo no es la promesa del politiquero, sino que la misma debe depender de la Participación Política Contendiente que incorpore la importancia del motivo, dirección y sentido que se le debe imprimir la oposición cierta de quienes creen que la ideología y las bocas de fuego pueden ser gobierno.

La geopolítica dicta una clase en el siglo XXI: la complejidad y la capacidad necesaria obligante que requieren, quienes apostando a ser gobierno se acercan a la violencia para apabullar, condicionar y maltratar a hombres y mujeres que necesitados del soporte y apoyo de quienes entendiéndose como líder, y teniendo instituciones que le apoyen y resuelvan las necesidades del venezolano, no lo hacen. Y también, aquellos hombres y mujeres que hasta ahora han creído que hacer política es gritar, concentrarse y hasta “marchar” -cuando quienes marchan son los soldados- y en este país desde hace tiempo no existe una organización que agrupe soldados, por cuanto el estamento militar lo destruyeron el 4F y el 27N cuando unos sediciosos, cobardes y criminales impusieron la violencia política hasta este momento, cuando la geopolítica continental perfilará el futuro de la democracia venezolana. @JMachillandaP

Dr. José Machillanda
Director de CEPPO