Ni Mud ni partidos… solo ciudadanía

José Machillanda's picture

El Ambiente Político Real de Violencia vivido hasta el 30 de Julio muestra ahora un Ambiente Político Electoral que como cambio político requiere de ciencia y arte política para minimizar la confrontación entre las oposiciones y coincidir éticamente en una acción electoral que promueva reflotar el voto. Reflotar el voto significa que las oposiciones entiendan el acto de votar como una expresión de la Resistencia Civil que conduzca y facilite la rebelión como parte del método de lucha política colectiva que la sociedad venezolana emprendió desde el 20 de octubre del 2016.

El Ambiente Político Real imperante — gústenos o no — es electoral y obliga a que identifiquemos a los demócratas y ‘‘a los otros’’ para que se tenga claro que ‘‘solo el poder detiene al poder’’. Se equivocan quienes asumen que la violencia pudiese contener al poder político que se construye sobre los más, o sea la mayoría pivote fundamental de la democracia, aún en la regresión democrática que vive Venezuela. De lo que se trata entonces es que desaparezca la confrontación entre las oposiciones democráticas y crezcan los Operadores Políticos Regionales como un cuerpo de mujeres y hombres líderes alrededor del hecho sagrado y civilizado del voto.

El voto es un vocablo que significa sufragio… en donde los ciudadanos-electores parte de la comunidad política expresan su sentimiento de confianza y de adhesión a un líder, pero también una conceptualización política que no cabe duda hoy en Venezuela es la preferencia por la democracia. El voto es la máxima expresión de la ciudadanía, de la civilidad y del retorno a la Constitución, a la normalidad y a la democracia. El voto se corresponde entonces a un hecho supremo, sublime y único para construir el poder político que conduzca a un nuevo orden social fundado en los valores que garanticen la Constitución y la civilidad.

El Ambiente Político Electoral, la afirmación de que solo el poder detiene al poder y el voto, constituyen la tríada sobre la cual los Operadores Políticos Regionales promoverán el sufragio. El voto como promesa, ofrenda de los demócratas, logrará una exponencial mayoría en las elecciones de octubre. Mayoría que ratificará el éxito universal del 16J y que revivirá a los mártires y héroes que con su sangre imponen que esta vez la racionalidad del voto nos permita la rebelión civil para la instauración de un cambio político y de un nuevo orden social.

Reflotar el voto es priorizar la ciudadanía, fortalecer la democracia, crecer dentro de nuestras particulares diferencias, pero otear el necesario cambio político que niegan de manera arbitraria los bárbaros autocráticos militaristas que sueñan con un Estado comunal en Venezuela. Reflotar el voto es una tarea de líderes que reconozcan la política como arte y ciencia, que están conscientes del Ambiente Político Real impuesto con una franca violación de la Constitución. Reflotar el voto será alcanzar un triunfo electoral exponencial que requiere la República de Venezuela frente a un grupo comunistoide fracasado.

Reflotar el voto es el más trascendental mensaje al Continente Americano y al mundo para remarcar la trascendencia del ciudadano y de la civilidad del venezolano en la búsqueda del poder. Reflotar el voto es también un mensaje a quienes han confundido la Resistencia Civil con la violencia política. Reflotar el voto permitirá reconocer nuevos y pertinentes líderes mujeres y hombres, que desde la región les ha sobrado capacidad, coraje y mística para la defensa de la post democracia en Venezuela. Post democracia que se nutrirá de valores éticos y políticos que promuevan un nuevo orden social y sobre todo una clara responsabilidad política en el ciudadano.

Finalmente, reflotar el voto es entender la política requerida de instrumentos analíticos que determinen y definan el Ambiente Político Real y sus cambios, pero también es comprender la importancia de la civilidad y del ciudadano y hacer crecer la participación política para lograr el éxito electoral el próximo mes de octubre. Reflotar el voto es comprender que la política no es lineal y mucho menos la guerra que — como guerra civil establecida por el hiato Nicolás-Padrino — instrumenta una propaganda y una guerra psicológica basada en la mentira para tratar de distraer y contener a la mayoría democrática venezolana que triunfará en las elecciones para gobernadores. @JMachillandaP
Dr. José Machillanda

Director de CEPPRO