Errejón, altavoz de la propaganda chavista

Juan Ramón Rallo's picture

Íñigo Errejón, candidato a la presidencia de la Comunidad de Madrid e integrante de la (mal) llamada 'ala moderada de Podemos', ha hablado sobre la situación de Venezuela desde Chile. Desde Chile, no desde España. Aquí, la extrema izquierda patria solía apelar al referente chavista hasta 2013, momento en el que el colapso petrolero del país mostró que los presuntos logros del socialismo bolivariano no eran más que el subproducto de un burbujón de rentas petroleras condenado a reventar.

Desde entonces, los dirigentes de Podemos han guardado dentro de España un prudente silencio electoralista sobre Venezuela, que acaso algunos confundieran con un distanciamiento ideológico del desastre bolivariano: pecados de juventud que ya han sido superados por su maduración dentro de las instituciones políticas españolas. Por suerte, Errejón es bastante explícito en esta reciente entrevista acerca de sus 'actuales' simpatías hacia el chavismo, a quien apenas le afea no haber resuelto completamente bien la conducción económica del país.

El candidato de Podemos a la presidencia de la Comunidad de Madrid nos insiste reiteradamente en la idea de que “el proceso político en Venezuela ha conseguido inmensos avances en una transformación de sentido socialista, inequívocamente democrática”, entre los que incluye que la gente tenga acceso a la sanidad o a la educación pública y que pueda hacer “tres comidas al día”. Tales logros servirían para justificar su actual “complicidad” con el proceso político venezolano incluso “a estas alturas del partido”.

Cualquiera que lea la entrevista debería sorprenderse de la absoluta falta de sensibilidad de Errejón ante la misérrima situación de los venezolanos, sobre todo en contraste con la hipersensibilidad que siempre ha exhibido frente a la (infinitamente menos dramática) situación económica de los españoles. La cabeza visible del ala moderada de Podemos dice desconocer que el peso promedio de los venezolanos se haya reducido apreciablemente durante los últimos años e incluso atribuye las migraciones masivas hacia Colombia (el mayor éxodo en la historia de Latinoamérica, según The Economist) al contrabando de medicamentos subvencionados. Como digo, curioso que en España Podemos retuerza las estadísticas para exagerar la situación de pobreza relativa de los españoles y, en cambio, en Venezuela las retuerza para minimizar o incluso ocultar la situación de pobreza absoluta de los venezolanos. Cualquiera diría que se trata de una empatía impostada hacia la pobreza según su capacidad para instrumentarla políticamente.

Pero concedámosle a Errejón el beneficio de la ignorancia: supongamos que no miente sin rubor sobre la tragedia humanitaria de Venezuela con el único propósito de respaldar ideológicamente a un régimen autocrático y pauperizador como el de Maduro; supongamos que, en efecto, desconoce las estadísticas y que, por tanto, cree ingenuamente que el chavismo ha logrado “drásticos avances” para el país. En tal caso, mostrémosle la evidencia para que, así, pueda cambiar radicalmente su opinión acerca del régimen. Si es un ignorante de buena fe, el conocimiento debería impulsarle a volverse radicalmente antichavista.

Pues bien, aunque entre 1998 y 2012 la pobreza sí se redujo en Venezuela gracias al 'boom' petrolero global, desde 2013 ha comenzado a dispararse de nuevo. Así, si utilizamos las estadísticas oficiales del Instituto Nacional de Estadísticas (INE) venezolano, la pobreza extrema (porcentaje de hogares cuyos ingresos no alcanzan para adquirir 2.200 calorías diarias por persona) en el primer semestre de 2015 se ubicaba en el 9,3% de todas las unidades familiares del país, marca todavía muy por debajo del 19,3% previo al chavismo pero ya por encima del 6% que había registrado a finales de 2012. De hecho, el porcentaje de familias en pobreza no extrema (aquellas cuyos ingresos eran inferiores al doble de lo necesario para adquirir 2.200 calorías diarias por persona) ya se ubicaba en el 23,7%, apenas cinco puntos por debajo del 28,7% previo al chavismo (nótese que la pobreza extrema es susceptible de dispararse muy rápidamente si la renta de los hogares en pobreza no extrema se sigue reduciendo todavía más).
Hogares pobres en Venezuela

Fuente: INE venezolano
Tras el primer semestre de 2015, el Gobierno venezolano ordenó dejar de publicar estadísticas de pobreza. Desde luego, no hace falta ser un lince para adivinar por qué: la economía continuaba hundiéndose a un ritmo vertiginoso y se decretó el apagón informativo para ocultar al mundo la crítica situación de la población. No en vano, mientras que entre 2012 y 2014 (periodo en el que se produce ese notable repunte de la pobreza), el PIB per cápita apenas había caído un 4,7%, entre 2014 y 2017 (periodo para el que se decreta el apagón estadístico), el PIB per cápita se hundió en un 35%: así que no es difícil anticipar que sus repercusiones sobre la pobreza habrán sido mucho mayores que los recogidos hasta 2015 por las estadísticas oficiales.

Afortunadamente, contamos con la Encovi (la 'Encuesta sobre condiciones de vida' en Venezuela), elaborada al alimón por la Universidad Católica Andrés Bello, la Universidad Central de Venezuela y la Universidad Simón Bolívar, para estimar cómo ha seguido evolucionando la pobreza de los venezolanos tras el apagón gubernamental. Y así descubrimos que, a finales de 2017, el 25,8% de los hogares venezolanos sufría de pobreza no extrema y el 61,2% experimentaba pobreza extrema.


Pobreza en Venezuela (2015-2018).

Es decir, a finales de 2017, los hogares venezolanos eran sustancialmente más pobres que antes de la llegada de Chávez al poder en 1998: en aquel momento, el 48,1% era pobre, de los cuales el 19,3% era pobre extremo (no alcanzaba para cubrir sus necesidades alimentarias básicas); a cierre de 2017, el 87% era pobre y, de ellos, el 61,2% era pobre extremo. Y recordemos que el PIB per cápita se ha hundido en 2018 un 15% adicional, de modo que a día de hoy —momento en el que Errejón sigue hablando de “drásticos avances” merced al chavismo— esas estadísticas han de ser todavía peores.

Semejante multiplicación de la pobreza extrema ha tenido un profundo impacto sobre la cantidad y calidad de los nutrientes que ingieren los venezolanos. Por mucho que, según repite Errejón banalizando el drama alimenticio del país, los venezolanos efectúen tres comidas diarias, el 89,4% de las familias considera que sus ingresos no son suficientes para adquirir alimentos; el 79,8% ha recortado su ingesta alimenticia durante los últimos tres meses por carestía de comida; el 61,2% se ha acostado con hambre por insuficiencia de alimentos, y el 64,3% ha perdido una media de 11,4 kilos de peso a lo largo de 2017. Esos son los drásticos avances sociales que a juicio de Errejón justifican el socialismo 'democrático' del chavismo.

En definitiva, cuando Errejón loa las falsas virtudes del chavismo, simplemente está actuando, inconsciente o 'conscientemente', de altavoz propagandístico del régimen: repite sus mismas consignas y sus mismas mentiras al tiempo que abraza su apagón informativo acerca de la tragedia humanitaria que vive el país. Ese político filochavista es el que aspira a gobernar a todos los madrileños a partir de 2019.
Juan Ramón Rallo

Fuente: https://www.elcato.org/errejon-altavoz-de-la-propaganda-chavista