A gobierno falso, falsa oposición

Leandro Rodríguez Linárez's picture

No sabemos sí calificarlos cínicos, descarados o subproducto de una coyuntura política ensimismada, pero la autodeterminada oposición negociadora, de Timoteo y compañía, hace un terrible daño a los venezolanos.

Aunque Guaidó aún mantiene en celofán sus 3 puntos originarios, recordemos: cese de la usurpación, gobierno de transición y elecciones libres, estos puntos resultaron ser el objetivo común que no solo unió a una población carente de liderazgo y propósitos, sino que brindaron un asombroso respaldo internacional. Esos objetivos aglutinadores no deben ser alterados de ninguna forma, principalmente, en su orden pues su diseño cronológico es lo único que aseguraría un cambio real para el país, con resultados pragmáticos para el pueblo.

La oposición de Timoteo propone como primer paso el último punto guaidoniano, elecciones. Ello resulta un error de dimensiones magnánimas, porque así se elija un CNE imparcial, originando un presidente distinto al chavismo, éste tendría las manos atadas con una “constituyente” autodenominada supraconstitucional, todopoderosa, roja rojita, además de un TSJ a la medida del régimen, unas FANB cuyos voceros gritan a los cuatro puntos cardinales son “profundamente chavistas”, amen de las demás instituciones que, en lugar de ser del Estado, pertenecen de facto al Psuv y sus jerarcas… un presidente distinto al chavismo correría misma suerte que la actual AN.

La mejor prueba son los hechos, a ellos nos aferramos, a casi 7 años de la muerte de Chávez el chavismo aún mantiene el poder, precisamente porque se apoderó de la institucionalidad venezolana, lo que hoy llamamos usurpación. Podríamos cambiar a Maduro, pero si no cesa la usurpación nada cambiará, todo continuará su rumbo al empeoramiento ¡Entiéndase! He allí la importancia del fiel cumplimiento de la ruta trazada en enero por el Presidente encargado Juan Guaidó.

Nos preguntamos: Timoteo Zambrano, Claudio Fermín, Henri Falcón, Felipe Mujica y demás oposición contraoposición y prorégimen ¿Acaso no sabrán lo aquí descrito? Por supuesto que lo saben, cada uno de ellos es una biblia en política, lo que hace pensar muy mal acerca de los objetivos reales de una pretendida vía electoral aún en usurpación.

Esta oposición impuesta parece obviar Maduro es ilegal e ilegitimo, pretende pasar por encima de las más de 140 muertes que se opusieron a la irrita “constituyente”, obviar las trágicas muertes de las protestas contra el chavismo en 2002 y 2014, los decesos por el hampa impune, por desnutrición, por la carencia de medicinas y destrucción del sistema público de salud producto de la corrupción más despiada que conoce la humanidad luego de la segunda guerra mundial. Parece ignorar el desmembramiento de familias ocasionadas por la diáspora a raíz de la crisis económica inoculada por el chavismo, la inhabilitación inconstitucional de la AN con sus dantescas consecuencias y demás infelicidades que ha significado para la nación más de 20 años del más destilado castrismo.

Es un guion propio de las dictaduras comunistoides, ya lo hizo Cuba, lo mismo hace Putin en Rusia, lo mismo hizo Ortega en Nicaragua y Maduro en 2018, ante la imposibilidad de controlar la oposición orgánica/real, estos regímenes fabrican una oposición a la medida de sus necesidades, buscando con ello reconocimiento a la autoridad usurpada, distracción de los problemas sentidos de la población y minimizar a sus verdaderos rivales. El surgimiento de esta oposición falsificada quedará registrada en la historia como un hecho realmente abominable. A Guaidó aun le queda tiempo, esperemos corrija y actúe, más allá de él solo queda la caja de pandora de María Corina Machado a quien, por su claridad, gobierno y oposición temen. @leandrotango
Leandro Rodríguez Linárez