Enroquemanía

Leandro Rodríguez Linárez's picture

Los “cambios” que Maduro hizo a su tren ministerial se circunscriben en dos realidades: mismo recurso humano y mismo proyecto, lo cual prácticamente pasa desapercibido en una sociedad obstinada de una deprimente descalidad de vida. Hacemos énfasis en lo de obstinada, el suicidio se ha convertido en una alternativa ante la imposibilidad de cubrir las necesidades más básicas personales y familiares.

¿Qué puede hacer el gobierno que ya no haya hecho? El chavismo tuvo en sus manos una oportunidad única e irrepetible, tuvo una década de boom petrolero, apoyo popular cercano al 70%, sólido apoyo internacional, la inmensa mayoría de gobernaciones, alcaldías y una institucionalidad amaestrada, todo eso quedó en la pasado, hoy solo posee las instituciones públicas partidizadas, la ilegalidad e ilegitimidad que ellas le otorgan. El proyecto de Chávez fue un fracaso financiado, acabado el financiamiento quedó solo un vergonzoso fracaso ¿Qué puede arreglar el gobierno con mismos personeros políticos y la imposición de un proyecto masificador de penurias?

No hay mal de la denominada cuarta república que hoy no esté empeorado a la enésima potencia, pero ello no bastó, en estos 18 años de excusas el chavismo ha generado sus propios males, uno peor que el otro. Observar al país probablemente más rico del mundo con un pueblo movilizándose en las denominadas “perreras” porque no hay repuestos, ni siquiera derivados del petróleo en un país petrolero, nos hace un superlativo llamado a la reflexión y exclamar ¡Que capacidad de destrucción!

Qué puede componer el gobierno cuando su principal proyecto es alimentar la población a través de una cajita de comida impuntual y partidizada, cuando se aferra a los controles y racionamientos, al constreñimiento de libertades y derechos de los venezolanos, cuando la democracia se degeneró a un ardid que trata de disimular imposiciones prestablecidas. Qué puede arreglar el chavismo bajo un proyecto idólatra de gobernantes, de élites intocables, un proyecto alérgico a los dos principales pilares de cualquier Estado; la educación y el trabajo. La hemorragia de bonos con dinero inorgánico trata de comprar y contener inútilmente una nación que se aferra con dramática desesperación a las remesas que envían quienes han tenido que emigrar en búsqueda de oportunidades que el chavismo financió en otras naciones.

Qué puede corregir un gobierno que insiste en continuar desdibujando la labor de nuestra gloriosa fuerza armada, ejercito libertador de todo un continente, un régimen que ha hecho de la ley un dibujo libre de una élite autoengrandecida, un gobierno que se burla, ofende y reprime a quienes piensan distinto, un régimen que en lugar de atender las necesidades sentidas del pueblo se dedica a consolidar “al partido”, un gobierno que para lo único que es extraordinariamente eficiente es para inventar excusas encajables en el realismo mágico ¿Qué puede cambiar el gobierno cuando lo que hay que cambiar es al gobierno @leandrotango
Leandro Rodríguez Linárez