Lo electoral como salvavidas del régimen

Leandro Rodríguez Linárez's picture

Chávez tiene más de 7 años fallecido y su proyecto continúa como en sus días ¿Por qué? Porque no depende de una persona, sino de todo un status quo, de una institucionalidad secuestrada fungiendo como un macabro organismo. Tan es así que, una vez perdida la Asamblea Nacional en 2015, el régimen supo (por violencia institucionalizada) cómo inhabilitarla, además de edificar sangrientamente una “constituyente supraconstitucional” como un comodín a su ilegal e ilegítima retención del poder. Tampoco olvidemos, en 2010 el régimen perdió en votos la AN, pero esa desinstitucionalidad le permitió obtener más diputados que la oposición, quien obtuvo 52% de los votos… así funciona ese “organismo macabro”.

Es una idiotez pensar “constitucionalmente corresponde el turno a las parlamentarias” ¿Cuándo se han celebrado las elecciones que precedían? Desde las municipales hasta las presidenciales están pendientes pues lo celebrado desde 2017 han sido eventos chavistas por instituciones chavistas, ajenos al espirito democrático, constitucional. Aceptar “corresponde el turno a las parlamentarias” equivaldría aceptar los fraudes anteriores, reconocer a Maduro como presidente legal y legítimo, la ANC con todos sus designios, demás desinstitucionalización ¡Que torpeza histórica!

Lo electoral en estas condiciones es un suicidio republicano, incluso, el régimen obligado por las circunstancias, podría sacrificar la AN porque mantendría el control de las demás instituciones, los recursos, las armas, de la ANC y sus “super poderes”. Al perderla podría sin problema alguno restar facultades y competencias al parlamento por decisión de la ANC o rebuscar otro desacato. No solo eso, la gravedad de un proceso electoral en usurpación avalado por la oposición real, la de Guaidó, lavaría la cara a la desinstitucionalización, entre ellas la ANC. El régimen estaría superando la peor crisis de su forzada sobrevivencia, no sería sino hasta dentro de 2 años, cuando se pueda solicitar la activación del revocatorio contra Maduro, que se tendría que enfrentar a otro proceso electoral ¡Craso error!

En días recientes, el régimen aceptó reunirse con la comisión para la escogencia del nuevo CNE electa por la AN de Guaidó, quienes hemos descifrado al castrismo venezolano, sabemos lo hizo posterior a las sanciones estadounidenses a la petrolera rusa, lo hizo para enfriar el ambiente y estudiar sus próximas acciones ¡El régimen es carente de buenas intenciones! ello en más de 20 años ha quedado más que demostrado.

Creer el chavismo entregará el CNE es de ilusos o tarifados, depende de ese órgano electoral para perpetrar sus fechorías electorales, así como del TSJ para salpimentar sus inconstitucionalidades, de los organismos de seguridad usurpados para oprimir y de una inconstitucional e ilegítima ANC como un comodín legislativo o, incluso, ejecutivo. Sí observamos la forma y manera cómo el chavismo ha reprimido en 2002, 2014, 2017, hasta nuestros días, nos daremos cuenta creer saldrá “vía electoral” es, lo repetimos, una idiotez o predica de tarifados.

Al castrismo hay que enfrentarlo radicalmente, no hay otra forma, así ha sido echado de las naciones donde intentaron hacer lo que han hecho en Venezuela. Desde la cacareada intervención militar a la que Freddy Bernal calificó sabiamente como un “suicidio”, hasta las amnistías (para quienes apliquen), indultos, asilos, entre un sinfín más de posibilidades, son alternativas válidas a la que el régimen se enfrenta a diario por las fortísimas presiones que enfrenta producto de sus pecados. Dos décadas de castrismo no se iban en un par de días, pero fue un proceso que comenzó con la sangrienta imposición de la ANC en 2017 y está llegando a su fin… no precisamente por “lo electoral”. @leandrotango

Leandro Rodríguez Linárez