¿Puede el “diálogo” salvar a los venezolanos?

Leandro Rodríguez Linárez's picture

Una negociación escondida tras el “diálogo” podría salvar a los venezolanos de la tragedia que padecemos desde hace tiempo, para ello es necesario:

1) Desmontaje de la ANC: el gobierno se entrampó en una presunta constituyente en contra de la Carta Magna y de todo precepto democrático, ello lo autosepultó en la comunidad internacional haciéndolo objeto de sanciones económicas y financieras. El régimen ya venía dando tumbos por el desconocimiento inconstitucional de la Asamblea Nacional y por haber burlado de la manera más grotesca (jurídicamente hablando) el revocatorio. Asimismo, su situación empeoró tras realizar elecciones regionales y municipales sesgadas, parcializadas, aferrado al secuestro institucional y malversación de fondos públicos.

En consecuencia, para que los venezolanos podamos superar la actual crisis económica y social, la peor de nuestra historia, la disolución de la ANC pasa ser la piedra angular que destranca el juego interna y externamente, sería el camino a la constitucionalidad.

2) Reinstitucionalización del país: posterior al desmontaje de la ANC, el parlamento nacional (AN) debe comenzar asumir, ejercer competencias y funciones que ilegal e ilegítimamente le fueron amputadas, así elegir los integrantes de los demás poderes públicos conforme lo establecido en la constitución, poderes que hoy se encuentran usurpados.

3) Ante la gravedad de la crisis humanitaria, a la par de los anteriores procedimientos, se debe permitir de manera inmediata la ayuda humanitaria para aminorar los abominables efectos sociales de la escasez e inflación en los rubros de alimentos y medicinas.

4) Posterior a la reinstitucionalización, planificadamente se debe convocar elecciones en todos los cargos de elección popular, para que sea la voluntad del pueblo libre y directa, con procesos electorales 100% auditables y justos, la que decida quiénes deben gobernar.

Solo así el diálogo sería útil a los venezolanos, generaría confianza a los inversionistas, lo demás es empeorar el averno país. Ahora bien, habría dos resultados nefastos a la nación:

1) Reconocimiento de la ANC: Ello sería catastrófico, sería constitucionalizar racionamientos, controles y condicionantes a nuestros derechos y libertades, sería constitucionalizar el secuestro país, entregar a Venezuela a una élite cívicomilitar invirtuosa, acusada de todo tipo de delitos nacional e internacionalmente, que en 20 años en el poder ha demostrado que las necesidades de la población se sacrifican por las del partido.

2) Elecciones presidenciales: Así el gobierno acceda “cambiar” el CNE, aceptar las presidenciales con la ANC en “funciones”, con el TSJ secuestrado y demás poderes públicos e instituciones partidizadas, solo podría generar al país un presidente (opositor o independiente) incapacitado ¡No podría cambiar nada! Estaría a merced del chavismo, de su proyecto tiránico de élites supremas.

La mesa está servida, toca esperar que tan bueno o malo resultará el “diálogo”. @leandrotango
Leandro Rodríguez Linárez

Fuente: http://www.noticierodigital.com/2018/01/leandro-rodriguez-linarez-puede-...