Realmente… ¿Vale la pena votar?

Leandro Rodríguez Linárez's picture

El voto es el arma, la herramienta de los demócratas, aún más cuando los avances tecnológicos les robaron la privacidad a los regímenes autocráticos. Somos partidarios que “voto sí saca dictadura” pero los tiranos no entregan el poder limpiamente a través de elecciones universales, libres, secretas ni directas, sin embargo, las violaciones a la constitución, a la democracia (en el caso venezolano) están quedando registradas ante el mundo, conforme, la comunidad internacional está actuando en defensa de un pueblo secuestrado por la violencia institucionalizada de unos cuantos.

Hay dos realidades, la nacional: la cual conocemos todos, son 5 años con una desesperante escasez de todo y, por si fuera poco, una hiperinflación hambreadora, asesina. Las secuelas del régimen castrista, generador de pobreza para esclavizarla a través de furtivas “políticas sociales”, continúan haciendo estragos. Estas secuelas son producto de un plan premeditado de destrucción del aparato productivo criollo, partidización de la sociedad y sometimiento… ¡quién no milite ni no vote por el Psuv sencillamente no come, no tiene acceso a medicinas, viviendas ¡Nada!

Nos preguntamos ¿Cómo la comunidad internacional ayuda al pueblo venezolano cercando económica y financieramente al gobierno? Buscan presionar al régimen, en efecto, esas sanciones afectan al pueblo, pero la peor sanción a los venezolanos son casi 19 años de controles, racionamientos y condicionantes a nuestros derechos/libertades a beneficio de una élite cívico-militar. Así, la segunda realidad mencionada, la internacional: el chavismo no solo está siendo castigado por sus desmanes a lo interno del país, lo está por estar presuntamente vinculado con narcotráfico, con regímenes terroristas, por corrupción internacional, entre otros, es por ello el decreto Obama. La Fiscal General Luisa Ortega Díaz está suministrado presuntas pruebas en el exterior de esos delitos que, paradójicamente, de ser ciertas, ella en su momento también tendrá que pagar.

¡El cartucho electoral fue consumado! La falsificada constituyente, el cómo se desarrollaron las regionales y municipales, son las pruebas del delito. La anulación de 3 diputados AN, la anulación del parlamento, lo ocurrido en Miranda y Bolívar, los gobiernos paralelos donde gana la oposición, demuestran que al gobierno poco le importa por quien vota el pueblo. Así, tras el temor certero de una participación masiva como en 2015, al régimen no le quedó otra que inmunizarse ante el voto de los venezolanos, por eso inhabilita partidos, prohíbe e impone candidatos, electores y fija resultados, tan es así que Smartmatic abandonó el país confesando no puede avalar resultados que ofrece el gobierno vía CNE. Todas estas “elecciones” fueron más que suficientes para demostrar al mundo que, con esta desinstitucionalización, en Venezuela ¡Lo electoral ya es inútil! que los demócratas también deben saber decir ¡No voto!

A los venezolanos nos queda la presión social ¡Exigir cambio por todas las vías posibles! A los políticos unión, deben unirse con objetivos claros de acción, divididos ayudan al régimen. En lo internacional, los países del mundo están muy claros… incluso, más que nosotros. @leandrotango
Leandro Rodríguez Linárez