Sanciones, Ayuda Humanitaria y Recompensas

Leandro Rodríguez Linárez's picture

El régimen y su oposición tarifada, Claudio Fermín, Bertucci, Falcón, Ochoa Antich, Timoteo, diputados Clap, entre otros, apoyados en la tiranía mediática, mucho hablan de las repercusiones de las sanciones internacionales, pero en nada hacen referencia a los orígenes de éstas. Ciertamente, las sanciones golpean fuertemente al régimen castrista venezolano, pero jamás debemos olvidar qué las provocan, veamos:

La flagrante ruptura del hilo constitucional, la violación de todos los preceptos democráticos, la perpetración de procesos electorales al margen de la ley/democracia, una ANC que reposa en un gran charco de sangre, la corrupción atroz, amén de otros temibles delitos, son las causas reales del conjunto de sanciones internacionales sobre los jerarcas rojos y el libre desenvolvimiento financiero del régimen de Maduro, incluyendo las recientes recompensas por la captura de algunos de ellos. Cualquier afectación a la vida de los venezolanos no es culpa de las sanciones, los verdaderos responsables son quienes se atornillaron al poder ilegal e ilegítimamente sin importarles las trágicas consecuencias que sus actos acarrean a la población.

Entendamos algo, para el castrismo venezolano nada, absolutamente nada es más importante que el factor ideológico, por ello, en esta coyuntura viral nunca ha cambiado su discurso contra “el imperio y la oposición”, sin embargo, intentando elevar su precaria popularidad, a sabiendas del repudio del venezolano contra su política, había dosificado su contenido, tratando de posesionar únicamente una imagen de “protector del pueblo” a través del conjunto de medidas sanitarias. Todo iba medianamente bien, hasta la rueda de prensa de Jorge Rodríguez del pasado miércoles 25 de marzo donde, donde denuncio un nuevo intento de magnicidio, desde ese momento el venezolano volvió activar su “chip político”, viendo el régimen diluir sus “esfuerzos protectores” ¡Metida de pata! Sí a eso sumamos las recompensas que el gobierno de Estados Unidos ha fijado contra los jerarcas rojos, el coronavirus ya dejó ser políticamente útil al régimen.

Tengan por seguro estimados lectores, sin importar lo que ocurra, el castrismo venezolano jamás de los jamases oxigenará a la oposición pactando con ella ¡JAMÁS! es por ello, la única exigencia del régimen para con la oposición ha sido/será su intermediación en el levantamiento de las sanciones internacionales, de este modo el castrismo venezolano ganaría todo y la oposición perdería absolutamente todo. Dicho levantamiento de sanciones permitiría al régimen acceder a los mercados financieros, continuar costeando su proyecto castrista ¡Lea detenidamente por favor! no para combatir de manera más eficiente el virus chino que, según ellos mismos, ya tienen todo lo necesario de la mano de sus aliados chinos y cubanos, sino continuar financiando la cubanización del país. Desde luego, posterior a las recompensas fijadas por USA este jueves, el levantamiento de las sanciones ya es una total quimera.

Por todo esto, lo políticamente correcto en esta complicada coyuntura, es permitir toda ayuda humanitaria de insumos, alimentos y medicinas provenientes del exterior, eso sí, coadministrada por la triada dadores, oposición y régimen, pues no se puede dejar en manos de quienes perpetran la peor corrupción del planeta el manejo discrecional de esos recursos, amén del apartheid que pudieran darle ¿El régimen permitirá la ayuda? Obviamente no, no capitaliza rédito político. Además, levantar las sanciones sería olvidar/perdonar todas las atrocidades que el castrismo venezolano ha infringido al país… no creemos ello pueda ocurrir.

No olvidemos, cuando el virus chino pase, el régimen planea tener servida ilegal e ilegítimamente las parlamentarias, continuarán las consecuencias de la economía devastada, el colapso (por corrupción) de los servicios públicos, la hiperinflación y demás secuelas comunistoides. La lucha por nuestra segunda independencia hoy no se debe descuidar, nos exigirá aún más. @leandrotango

Leandro Rodríguez Linárez