USA Face to face

Leandro Rodríguez Linárez's picture

El que sea Estados Unidos quien ahora enfrente al régimen cara a cara traerá consecuencias tempranas. En los diálogos con intermediarios surgían mil excusas por parte de los negociadores, ahora con el país de mayor peso geopolítico del planeta el escenario cambia, ya no hay lugar para pasos temblorosos. El asunto es maniqueo, o el castrismo sale ganando de una forma casi definitiva (probabilidad casi nula) o su ilegalidad/ilegitimidad se impondrán dando lugar al cese de su usurpación… no hay grises.

Estados Unidos y la muy limitada Rusia son los grandes protagonistas. Muy lamentablemente los venezolanos, quienes al menos 90% deseamos un país en un rumbo 180 grados distinto, no tenemos en nuestras manos cristalizar ese anhelo; se ha hecho en 2002, se luchó a sangre, sudor y lágrimas en 2014, 2017 y se sigue luchando hoy, pero es una lucha dispareja; alma y corazón contra el fuego e indolencia de armas e instituciones desarraigadas de sus objetivos, lo que era para defender al pueblo hoy se usa para oprimirlo.

Aún con Estados Unidos, como regente hemisférico (y mundial ciertamente), el proceso de negociación no es fácil, los líderes rojos rojitos tienen demasiado que perder, recaen sobre éstos sanciones internacionales que afectan a sus familiares, acusaciones de crímenes de lesa humanidad, de apoyo al terrorismo, corrupción globalizada, narcotráfico, entre otros. Son principalmente las consecuencias de sus actos lo que mantiene al chavismo esquizofrénicamente aferrado al poder.

Se plantean varios escenarios: el gigante norteño, asesorado por dirigencia venezolana (suponemos) ha dicho que no aceptará proceso electoral con Maduro en la presidencia, ello es un petitorio en extremo exiguo, el asunto no es salir de Maduro sino de toda la institucionalidad vilmente usurpada. Absolutamente nada hacemos sustituyendo a Maduro en mitad de instituciones controladas por ellos, quedaríamos en las mismas.

Ahora, la gran ventaja para los venezolanos es que absolutamente todos los escenarios son adversos para el castrismo venezolano, todo lo que tienen es ilegal, ilegitimo, sostenido por la violencia institucionalizada, el país se les fue de la mano; el dólar paralelo tomó vida propia, la hiperinflación está lejos de ser controlada pues la genera la misma inestabilidad y desastre económico rojo rojito, el sistema eléctrico nacional empeora, así como todo lo público arrastrando lo privado… se les acabó el injusto extraining al que someten al pueblo. Por otro lado, dejó de ser un problema venezolano, el chavismo se convirtió en un problema que impacta negativamente la región, el mundo entero.

Otra gran ventaja en esta nueva etapa del “face to face” con Estados Unidos es que los acuerdos serían inmediatos, el chavismo sabe es la única manera de aminorar consecuencias a sus desmanes, podría pactar ciertos beneficios, protecciones y algunos reconocimientos donde sus familiares se vean resguardados, repetimos, es una oportunidad única ante todo tipo de malos augurios en sus pronósticos, no tiene otra vía “suave” de dejar el poder.

Por el contrario, sí se niega a una salida consensuada/pacífica propiciaría un horror más profundo a una sociedad al borde de la histeria. Vende engañosamente la tesis de una “guerra civil” lo cual es falso de toda falsedad, no tiene pueblo que los defienda, lo que hoy ocurre se agravaría, la lucha de un pueblo contra un régimen desalmado apoderado ilegal/ilegítimamente de las armas de la república, escenario que tampoco el régimen podría ganar. Sea como sea, en las manos del chavismo está el cómo dejarán su inevitable salida del poder que usurpan, se les acabó el tiempo, desde hace años. @leandrotango

Leandro Rodríguez Linárez