Contra la pared

Manuel Corao's picture

El período de mando de Nicolás Maduro como presidente encargado y luego constitucional hasta nuestros días, esta signado por hechos extraordinarios nunca antes observados en la historia política de los gobiernos en América latina.

Maduro Moros, ex dictador de Venezuela desde el 2,013 fue sentenciado por el poder legislativo o Asamblea Nacional por usurpar las funciones de jefe de estado en cuyas obligaciones cesó el 10 de enero del 2,019.

Ante la pretendida continuidad, mas de cincuenta naciones del mundo, la Unión Europea, El grupo de Lima y la O.E.A declaran írrita las elecciones presidenciales realizadas en Venezuela en mayo del 2,018.

En vista de tales reclamos el mandatario, temeroso, radicaliza aún mas el ejercicio del poder.

A partir del 2013, año en el cual asume Nicolás Maduro como primer mandatario se abre una de las etapas mas represivas en la nación, para callar denuncias de malversación de fondos públicos y consecuente violación de los derechos humanos .

Con el tiempo los medios independientes, a pesar de la perversa censura o sútil auto critica sugerida , denuncian la existencia de un cartel de drogas criollo.

La nación suramericana siempre fue evaluada como territorio de tráfico de estupefacientes hacia mercados de consumidores.

Desde la suspensión del acuerdo con la Dirección de Drogas de Estados Unidos-DEA-, por Hugo Chávez, en 1,999 por el afán en relacionarse con grupos irregulares en Colombia, esta región pasa a ser área de paso y depósito de estupefacientes.

Con estupor la sociedad venezolana se entera de la existencia de tal organización la cual fue identificada como “El Cartel de los Soles”, aludiendo ser sus cabecillas oficiales generales.

Los gobernantes Chávez y Maduro guardan silencio ante tales revelaciones de los medios evitando manifestarse a favor de una investigación. En el futuro tal mutismo será su condena.

Es tal la magnitud del comercio ilícito que los casos de los narco-sobrinos y el juicio al “Chapo” Guzmán Loero son claros indicativos que la droga había penetrado las altas esferas del gobierno venezolano.

Sentenciados los estrechos sobrinos de Cilia Flores, en pleno ejercicio de su condición de primera dama, Efraín Antonio Campo Flores y Franqui Francisco Flores de Freitas, luego de su detención en Haití en el 2015; fueron hallados culpables el 2,016 en Nueva York de intentar introducir 800 kilos de cocaína a Estados Unidos.

En el transcurso del juicio se evidencia el uso de espacios limitados al palacio de gobierno por parte de los sobrinos sin control alguno o desobediencia de sus instrucciones.

Fiscalía y defensa se debaten en la etapa de instrucción de pruebas y testigos en tribunal de Manhattan, estado de Nueva York, para la causa El Estado vs Joaquín Guzmán Loera.

En esta fase actual pretenden demostrar los abogados la inocencia de su defendido como la fiscalía la culpabilidad de Joaquín Guzmán.

La periodista Maibort Petite en su blog maibort-petit.blogspot.com nos reseña la cobertura cotidiana que realiza en relación a las presentaciones en tribunal del caso “El Chapo” Guzmán. Vital importancia cobran los testimonios dados por el ex secretario de Guzmán Loero Alex Cifuentes, los cuales traemos a ustedes a colación en cuanto al vínculo de Guzmán Loero y Hugo Chávez, alias “El Loco”.

Petite describe la audiencia reciente de Cifuentes. “La declaración del testigo dejó ver que desde Venezuela enviaban cocaína a México desde al año 2008.

En la sala, el jurado pudo escuchar una grabación en la que el Chapo Guzmán le solicitaba a un socio identificado como Antonio, alias "Toño", que le buscara una pista de aterrizaje clandestina en República Dominicana de modo de poder recibir en la isla la droga enviada desde Venezuela a México.

— Consiga esa rayita, un ranchito que tenga un lugar así para que llegue el mueble [avión] del Loco" —se escuchó decir a Guzmán Loera.

El fiscal preguntó quién era “El Loco” y la respuesta se dejó oír en el tribunal: Hugo Chávez el presidente de Venezuela "nosotros lo llamamos el Loco".

Cerca de setenta funcionarios venezolanos sancionados por el tesoro norteamericano durante la actual administración, encabezados por Nicolás Maduro, son de interés o indiciados en variados casos por la justicia federal, jueces que sin prisa ni pausa los verán en el estrado. @ManuelCorao
Manuel Corao