La gasolina iraní es vaga ilusión

Manuel Corao's picture

Nicolás Maduro Moros continúa con la destrucción de la economía de Venezuela y como nación; todo ello con fines ideológicos. El plan trazado inicialmente por el comunismo internacional con la elección de Hugo Chávez buscaba sustituir inicialmente la influencia bien ganada iniciativa particular.

Tal reconocimiento por décadas es producto del aporte que en puestos de trabajo permanente contribuye al ochenta por ciento de la economía real del próspero país.

La convivencia del sector político y económico se realiza en virtud del sistema de conducción ciudadana consagrado en la Constitución aprobada en la década de los sesenta la cual expresa sea democrática la administración de sus autoridades en beneficio del pueblo.

A pesar de ser los burócratas de la porción pública dirigida por los partidos políticos quienes administraban el grueso de los

Ingresos fiscales, sin embargo es el comercio y la industria de donde proviene el dinero para el sustento de los trabajadores y sus patronos por el esfuerzo.

Hugo Chávez tenía planes políticos de sustitución de liderazgos intermediarios entre los asalariados y la autoridad electa o impuesta.

Para ello lograr debe desaparecer el patrono y las libertades económicas obligando al común de los parroquianos dirigir al jefe político cualquier solicitud y acatar sin protesta su resolución.

Este planificado procedimiento llevó a la quiebra a la economía del país más rico del sur y centro de América cuando asombrado ve llegar el hombre de a pié cinco barcos con gasolina derivada del crudo que antes cobraba el estado a clientes en el exterior con beneficiosas ganancias.

Cómo no iba a causar tal estado de ánimo y rechazo si para mil novecientos noventa y cuatro PDVSA era la segunda petrolera del mundo detrás de Aramco de Arabia Saudita por delante de empresas europeas y norteamericanas.

Juan Guaidó en dos años de administración provisional logra reunir ante el absolutismo de Nicolás Maduro sesenta naciones en su entorno para extrañar a quien irrumpe la presidencia ilegalmente; coraje de gran envergadura.

Naciones de América constituidas en el Grupo de Lima exigen la salida de Maduro y el retorno a la democracia mediante elecciones libres y supervisadas, a lo cual el opresor se opone ratificando el régimen despótico de su conducción.

Los países miembros del Tratado Interamericano de Protección-TIAR- se inclinan por una fuerza militar americana, pero antes de llegar a este punto solicitan agotar otras iniciativas contempladas en el convenio.

Con el continuo declarar de autoridades militares y diplomáticas, como lo indicado por el Presidente Donald Trump, Los Estados Unidos ratifican su solidaridad con el pueblo y exigen la retirada de Nicolás Maduro Moros y su partido.

Con bombos y platillos veremos intentar convertir en triunfo ante los venezolanos la afrenta que significa utilizar sus riquezas para adquirir productos aguas abajo del crudo que a Venezuela le sobra en el subsuelo.

Que cara dura y cinismo el de Maduro Moros.!

Las cinco unidades marítimas que se acercan transportan en total cerca de un millón quinientos de barriles de Gasolina a razón más o menos de trecientos mil cada unidad.

A criterio del Lic. Ramón Castro, ex Vicepresidente de Deltaven filial de Pdvsa, Venezuela consume cien mil b/d, antes del COVD-19, lo cual nos indica que de ahora en adelante será la otrora poderosa petrolera importadora masiva de gasolina y otros derivados a precios de mercado internacional y pagados en oro.

Considera Castro que la importación proveniente de Irán es

“Comida para hoy hambre para mañana” por el costoso precio al cual las autoridades deben cancelar en el futuro cercano.

Revelan peritos que los técnicos en hidrocarburos importados no han podido hacer arrancar los equipos para la refinación de los sub-productos a partir de bitumen energético para sacar provecho a los escasos barriles diarios de producción local.

Ello así ocurre por la incapacidad del personal asignado, abandono de las instalaciones y venta ilegal como chatarra de sus estructuras producto del robo sistemático del cual ha sido objeto PDVSA.

Con la presencia de Irán en el país suramericano junto los Quds iraníes descansarán como aliviadero grupos del Líbano (Hezbola), Palestina (Hamas), y Colombia (ELN, FARC).

Con Venezuela Irán pone un pié en América como base para sus acciones de campo y entrenamiento.

Venezolanos todos continuarán adversando a países invasores provengan del lugar del mundo que sea.

No esperan los vecinos ver como se roban las riquezas del sur; por ello Juan Guaidó protesta ante el mundo el despojo del patrimonio nacional. Con o sin los países miembros del TIAR, los venezolanos con armas caladas esperan ver a Donald Trump cumplir la promesa de acompañarles a liberar la patria de la tiranía comunista.

Manuel Corao