Cambios en el gabinete: Estrategia política de Nicolás

María Auxiliadora Dubuc's picture

Después de las elecciones presidenciales del pasado 20 de mayo, unos comicios por demás cuestionados nacional e internacionalmente por no cumplir con los estándares de transparencia requeridos, Nicolás, en su carácter de jefe de estado, decidió ahora hacer algunos cambios estratégicos en su Gabinete Ministerial. De este modo designó a nuevos responsables en la gestión de los ministerios en el país, entendemos que las razones obedecen a que esta adjudicación a Maduro, para un nuevo período presidencial a partir del 2019, le ha valido un gran reto en medio de una crisis económica, política y social que hace padecer a los venezolanos, quienes más allá de ministros, buscan soluciones para los problemas que enfrentan a diario.

Sin embargo, podemos entender que estos cambios son lógicos, porque corresponde al gobernante no solamente determinar el contenido político de los actos públicos, sino también hacer los cambios que considere necesarios para el cumplimiento de las metas y fines gubernamentales. Cada ministro tiene capacidad política para discernir y trazar el rumbo de su institución, pero, frente al criterio del gobernante, debe disminuir sus facultades de dirección política.

De esta manera, Nicolás realizó un total de 12 cambios en su gabinete, siete mujeres y cinco hombres, argumentando que los cambios se realizan en virtud de “un nuevo comienzo” no sin antes agradecer a quienes lo acompañaron “en los momentos más graves que vivió la República en las últimas décadas”. De este modo, en principio creó este jueves dos nuevas carteras, seguidas de una decena de cambios puntuales, tal como lo había adelantado anteriormente, en virtud de una renovación parcial y profunda que de acuerdo a él, ha decidido poner en marcha en virtud de la severa crisis económica nacional.

Es notorio el enroque constante de los mismos personajes en cargos públicos y aun cuando podría sacar a perfectos desconocidos de debajo de la manga y colocarlos en posiciones de poder, más temprano que tarde, vuelve a las mismas caras de siempre. Eso obedece a que Nicolás quiere mantener la coalición gobernante dentro un pequeño círculo. Así, de este modo, procedió entonces al enroque mencionado, al que ya estamos acostumbrados los venezolanos y en este orden designó al hasta hoy vicepresidente ejecutivo Tarek El Aissami, como jefe de una de estas nuevas carteras, el novísimo Ministerio de Industrias y Producción Nacional, para desencadenar y recuperar las fuerzas productivas de Venezuela. Digamos que Tarek, además pasaría a ser vicepresidente Sectorial del Área Económica. Recordándonos que había prometido una Revolución Económica para construir las bases del bienestar y la prosperidad futura, de tal modo que realiza esta designación a los efectos de la defensa del pueblo venezolano.

Por otro lado, el Ministerio del “Ecosocialismo y Agua” que era a la fecha una sola cartera se separa en dos áreas, por lo que designa Ministro de Ecosocialismo a Heryck Rangel, un “ecologista” que, a decir de Nicolás, se dedicará a “la protección del ambiente y la recolección de desechos sólidos” y por otro lado a la expresidenta de Hidrocapital, Evelyn Vásquez la designa como nueva titular de la cartera de “Atención de las Aguas”.

Resálta la cantidad de féminas que vienen a ocupar cargos en este gabinete, entre ellas es importante mencionar a Marleny Contreras, esposa del vicepresidente del PSUV, Diosdado Cabello, quien se desempeñó, como Ministra de Turismo, siendo designada Ministro de Obras Públicas, despacho dirigido por su pareja en el pasado. En sustitución de Marnely, se designa como nueva Ministra de Turismo a la exgobernadora del estado Falcón y jefa del Territorio Insular Miranda, Stella Lugo, para que continúe el avance y se acelere el desarrollo de este importante sector para la vida productiva nacional.

Otras féminas designadas resultaron, Mayerlin Arias, Presidenta de la Misión Jóvenes de la Patria Robert Serra,al frente del despacho de Agricultura Urbana, quien además tendrá la responsabilidad de crear un “Plan para la Soberanía Alimentaria”. Yomana Koteich quien fuera la Presidenta de la Junta Interventora de Banesco, la coloco en Comercio Exterior e Inversión Internacional. Caryl Bertho, como Ministra de la Mujer para proteger 6 millones de Hogares de la Patria, y que todas las mujeres en gestación sean protegidas por el Plan de Parto Humanizado y el Programa de Lactancia Materna culminando el cuadro femenino con la excanciller y Presidenta de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), Delcy Rodríguez, quien fue designada como nueva vicepresidenta del Ejecutivo no sin antes citarla como su hermana, una joven mujer, valiente, aguerrida, hija de mártir, revolucionaria y probada en mil batallas.

Otros cuadros de la revolución bonita son Dante Rivas, quien asume como titular de Pesca y Acuicultura, con la intención de poner a Venezuela a la vanguardia en la preservación de especies acuíferas al prohibir la pesca lesiva de la vida marina, garantizando el acceso pleno del pueblo al pescado como fuente saludable de proteína.Hipólito Abreu, otro hermano del Gran Polo Patriótico, es designado en Transporte, dado su compromiso comprobado con la Revolución, quien será el responsable de relanzar la Misión Transporte, acabar con las mafias y lograr un sistema moderno de transporte público.

Finalmente, designa al constituyente y líder sindical Eduardo Piñate, quien asume como Ministro de Trabajo, a los efectos de fortalecer la construcción de un poderoso movimiento obrero y afianzar la tarea de los Consejos Productivos de los trabajadores, herramienta poderosa contra la Guerra Económica. Nicolás termina agradeciendo la deferencia: “Agradezco desde mi corazón a mis hermanas y hermanos que me acompañaron en medio de los momentos más graves que vivió la República en las últimas décadas. Juntos logramos la paz, juntos conquistaremos el futuro”.

En honor a la verdad distintos y nuevos cargos, pero los mismos nombres, de modo que nada nuevo bajo el sol, ya conocemos a Delcy Eloina quien desde hace años viene ocupando distintas posiciones en el gobierno, Presidenta de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), órgano ‘plenipotenciario’ creado en 2017, fue canciller y ministra de Nicolás viene a sustituir a Tarek en esa cartera, quien ahora se encargará de dirigir los destinos económicos del país.

Es importante recordar que tanto Delsy como Tarek, han afirmado públicamente que en Venezuela no existe una crisis humanitaria culpando a empresarios, a la oposición y a gobiernos extranjeros de ser los responsables de la profunda crisis económica que atraviesa el país, a pesar que para nadie es un secreto que miles de venezolanos de todas las clases sociales huyen del país, impulsados por la inseguridad, la escasez de alimentos, de empleo y de medicamentos, que se combinan con una economía en recesión, y una indetenible hiperinflación.

Se asegura que Nicolás Maduro, hizo cambios en el gabinete para reactivar las fuerzas revolucionarias con el fin de hacer frente a la compleja situación económica que atraviesa el país, sin embargo, es de hacer notar, que no toca ni hace cambios en carteras fundamentales para lograrlo, como lo son Finanzas, Petróleo, Defensa, Interior y la Cancillería, por lo que estos ajustes no modifican áreas claves como la económica y la petrolera, que requieren cambios urgentes para palear la crisis, de esta manera resulta muy difícil entender de que se trata este nuevo comienzo y renovación parcial y profunda que se aseguran vendrá.

Entendidos aseguran que este cambio de gabinete “Parece atender la necesidad de controlar monstruos de implosión política, mientras surfea la crisis económica”, de modo que el mayor riesgo de Maduro en este momento no es la oposición sino la implosión. Su acción política se orientará a evitarla concentrando su poder, rodeándose de aliados híper fieles y dispuestos a dar cualquier batalla interna o externa. Para eso le conviene el ala radical por eso estas designaciones, a través de los cuales acude sin duda a un “rebalanceo del poder” donde busca fortalecer al ala radical del chavismo en el plano político y la moderación en lo económico.

Lo que si tenemos claro los venezolanos, porque lo sufrimos en carne propia, es que lo que aquí si avanza es la crisis económica y a pasos agigantados, sus dimensiones son descomunales. La Hiperinflación y el aislamiento resultan absolutamente inmanejables, y no parece haber ni existir propósito de enmienda por parte del gobierno, estos cambios, entonces no son más que una cortina de humo y una estrategia política no mas, y tristemente no vienen a resolver el tema económico, sino mas bien están dirigidos a generarle a Nicolás, la estabilidad política que necesita para continuar en el poder. Amanecerá y veremos! @mauxi1
María Auxiliadora Dubuc