Maduro en Turquía: ¿Relaciones diplomáticas o más endeudamiento?

María Auxiliadora Dubuc's picture

Mientras en Caracas las enfermeras y el gremio médico protestan por los bajos salarios, hay motín en el Helicoide, los presos políticos son trasladados de una prisión a otra, sin aviso previo y comunidades enteras salen a la calle para quejarse por la falta de agua, el mandatario nacional, Nicolás Maduro pasea por Turquía.

De esta manera, el pasado martes 10 de julio, la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) autorizó a Nicolás a ausentarse por más de cinco días del territorio nacional, para cumplir con compromisos en el exterior. El presidente venezolano llegó el domingo a Turquía para asistir a la toma de posesión de su homólogo turco y aliado, el Presidente Recep Tayyip Erdogan, quien fue reelecto el pasado 23 de junio.

A su llegada la agenda se centró en fortalecer alianzas para cooperación bilateral y sostener “reuniones de trabajo” con inversionistas, empresarios, “presidentes y primeros ministros de varios países del mundo” para “ir fortaleciendo el mundo multipolar, las relaciones de la diplomacia bolivariana de paz”.

El permiso, fue solicitado por el primer mandatario nacional a través de una carta enviada a la directiva de la ANC, ya que de conformidad a lo dispuesto en el artículo 235 de la Constitución, los viajes presidenciales fuera del país por más de cinco días deben ser autorizados por la Asamblea Nacional (AN), pero en vista que el Gobierno declaró el desacato de esta instancia, la solicitud de Maduro fue hecha ante la ANC, órgano que la ha venido sustituyendo en sus funciones.

Nicolás no viajo solo, fue acompañado por toda una gran comitiva integrada por la primera combatiente, Cilia Flores; el ministro para la Comunicación y la Información, Jorge Rodríguez, y el ministro para el Despacho de la Presidencia, Jorge Márquez y según dicen todo un team de especialistas y expertos en el área comercial e industrial.

Aparentemente la intención de Nicolás no era simplemente asistir a la toma de posesión del Presidente turco, iba más allá aun del fortalecimiento de simples relaciones bilaterales, a pesar de la importancia que reviste para Maduro, la figura de Erdogan, ya que constituye uno de los soportes internacionales que le quedan a su gobierno, quien obtuvo la reelección directa como Presidente de la República, con más del 53% de los votos, en unos comicios sorpresivamente adelantados por el mandatario.

Comicios éstos que quedaron empañados por innumerables denuncias de irregularidades y situaciones de violencia dadas las numerosas peleas en los colegios electorales entre partidarios de diferentes formaciones políticas, registrándose al menos dos muertos. Así Erdogan toma posesión de una nueva República de Turquía, hecha a la medida de sus ambiciones. El gobierno venezolano considera a Turquía como un país aliado, que asegura, le ha ayudado a “romper” con el “bloqueo” por parte de Estados Unidos.

En ese orden de ideas y con este marco, Nicolás viaja, pero antes de llegar a su destino, visitó Argelia, donde realizó una parada estratégica, siendo recibido por el Presidente de la Asamblea Nacional Popular de Argelia, Said Bouhadja, con quien sostuvo un encuentro para evaluar el estado de las relaciones bilaterales. Venezuela y Argelia, mantienen relaciones diplomáticas desde 1971, sostienen acuerdos en materia energética, educativa, cultural, comercial, industrial, agrícola, entre otras.

Posteriormente al llegar a Turquía, Maduro fue recibido en el Aeropuerto Internacional Esenboga de Ankara por el embajador venezolano, José Gregorio Bracho, así como una delegación turca encabezada por el Gobernador de Ankara, su Alcalde y el comandante de la Guarnición Militar de la localidad.

Es menester mencionar, que los gobiernos de Venezuela y Turquía ya ha suscrito acuerdos de cooperación y convenios en materia económica, de turismo, aeronáutica y energía y hasta para la construcción de casas en el país caribeño, a través de un programa gubernamental que subsidia viviendas, pero también comparten sin duda la política cierta de adelantar comicios con resultados que no son reconocidos por la comunidad internacional.

Durante su participación en el foro de negocios que se llevó a cabo, entre representantes de la economía turca y del Estado venezolano, en el marco de la juramentación del Presidente Recep Tayyip Erdo?an, Maduro insistió en la necesidad de crear sociedades económicas, por lo que asistió al encuentro con su comitiva de expertos en el área comercial, proponiendo al gobierno de Turquía invertir en la producción de oro en Venezuela, conformar una alianza, con la finalidad de que el país árabe haga inversiones en nuestro país, para la producción y exportación de oro, diamantes y cobre, asegurando que Venezuela está “avanzando en lo que pudiese ser la primera certificación de las reservas de oro en el mundo”.

De una vez expresó que la Comisión Mixta Intergubernamental, conformada para estrechar lazos entre Venezuela y Turquía, estará liderada por el vicepresidente en el área económica, Tareck El Aissami; la ministra de Comercio Exterior e Inversión Extranjera Yomana Koteich; el ministro de Agricultura y Tierra, Wilmar Castro Soteldo; y el vicecanciller para Europa, Iván Gil. Igualmente informó que desde su Gabinete consignarán un documento al Gobierno turco con “todas las oportunidades de inversión y de trabajo conjunto”.

Nicolás afirma que durante su gestión busca llevar al país que actualmente está sumido en la peor crisis política, económica y social de su historia en “una potencia productora y exportadora de oro, diamante y cobre” y en ese orden resalta que es la primera vez que el Gobierno hace una “propuesta de inversión internacional detallada por sector y por empresa”. Informó que sostuvo reuniones con funcionarios de altos cargos de diversos países e incluso con otros asistentes a la toma de posesión de Erdogan, como el emir de Catar Tamim ben Hamad Al Zani; o el primer ministro ruso, Dmitri Medvédev, con los que promovió “una gran cooperación para que Venezuela aprenda de los proyectos de mundo, para atraer inversionistas que nos ayuden a recuperar la industria nacional e instalar nuevos modelos productivos avanzados, ya probados en otras latitudes”.

El presidente venezolano hizo hincapié en la necesidad de avanzar hacia un modelo de desarrollo postpetrolero y la generación de nuevos profesionales con conocimientos en la criptoeconomía. Aseguró que en Turquía quedaron “impresionados con el Petro y las nuevas posibilidades que se abren en el mundo”, y que pronto habrá novedades con respecto a este tema. Nicolás también habló sobre la posibilidad de establecer en Venezuela las oficinas principales para todo el Caribe de la aerolínea Turquía Airlines.

Sin embargo y a pesar que el viaje no era de placer, lo aprovecharon al máximo, la verdad fue definitivamente divertido para Nicolás y su gente, quienes pasearon por Turquia y fueron a visitar el set de su serie turca favorita: Resurrección Ertu?rul. El productor de la serie, Mehmet Bozda? publicó una serie de fotos que dan cuenta del tour que hicieron, donde recrearon las escenas y convocaron a los actores para que Maduro pudiera disfrutar del lugar de grabaciones como en una especie de parque de diversiones y hasta se disfrazaron. Todo ello, además de degustar “los platos más deliciosos de la cocina turca.

De esta manera cerraron con broche de oro la visita. Sin embargo, la misma deja un mal sabor en los venezolanos que asombrados pudimos observar de lejos la indumentaria y leer los comentarios en las redes. Lo más triste a destacar, es la angustia que produce el viajecito en el común de los venezolanos, angustia que esta por demás justificada, dada la crisis a lo interno que vivimos en el país, viaje que lejos de verlo como algo natural o como gajes del oficio diplomático, nos espanta, porque presumimos con pavor lo que se nos viene encima producto de estos acuerdos intergubernamentales.

En este orden, algunos apuntan advirtiendo y denunciando que se está explotando, extrayendo y sacando el oro del arco minero con el único fin de llevárselo fuera del país para regalarlo sin control, tal como ha ocurrido antes, para muestra un botón: Cuba y nuestro petróleo. La realidad es que siento que estas actuaciones no traerán ningún beneficio al país, ni vienen en modo alguno a mejorar la situación de hiperinflación que padecemos, esto, en términos de inversión, la verdad ya lo hemos dicho antes aquí hay mucho que hacer de manera urgente a lo interno con relación al cambio que debería producirse en las políticas económicas a implementar a los efectos de palear la situación y detener progresivamente la debacle.

Este viaje, aun cuando a todas luces el discurso intenta hacernos ver otra cosa, se notan las costuras, muy por el contrario, el negocio se centra entonces simplemente, en entregar nuestras riquezas, las de todos los venezolanos, a otros países a los efectos de hipotecarnos y en consecuencia endeudarnos más aun, todo lo cual sin lugar a dudas agravara la crisis. En este orden, el tan cacareado viaje es más de lo mismo, siguen corriendo la arruga, porque la solución definitivamente no está en llegar acuerdos leoninos donde el fin último sea regalar nuestra riqueza, sin sentir la más mínima compasión por el pueblo y sus necesidades, ese del que tanto se ufanan, al que tanto mientan, que se encuentra hoy en día sumido en la más absoluta pobreza, miseria, hambre y desesperación. @mauxi1
María Auxiliadora Dubuc