Ese Hombre Sí Camina

Martha Colmenares's picture

Lo que les voy a contar no tiene nada nuevo, porque ese es el punto, recordar cosas buenas, de cuando Venezuela era un País de verdad, de las oportunidades que tuvimos para salir adelante y de cómo en vez de aprovecharlas mucha gente hizo lo contrario.

Caminar. Andar, progresar. Sí que fue slogan de campaña electoral, pero es que sinceramente esa es la imagen que me viene a la cabeza cuando pienso acerca de Carlos Andrés Pérez.

Releía la crónica de la campaña de 1973 por Milagros Socorro, y la parte de la modernidad, que me hizo recordar cómo Venezuela fue de la retaguardia a la vanguardia, con tantos años de perspectiva las cosas son más claras, los contrastes muy marcados.

Para empezar, CAP siempre fue muy dinámico, imagínense, antes de cumplir los 40 años ya era el ministro de Betancourt encargado de lidiar con las guerrillas comunistas y los golpes de estado militares, fíjense, al lado en Colombia sufrieron lo que prácticamente era una guerra civil por cinco décadas, aquí los bandos en conflicto armado se convirtieron en... partidos políticos, que de vez en cuando ganaban sus alcaldías y gobernaciones... ¿Es que eso no es progreso? España todavía tenía la dictadura fascista de Francisco Franco, tal como Portugal, sin embargo, es CAP quien en 1976 le lleva en el avión presidencial un contrabando muy específico al rey de España, nada menos que Felipe González, quien luego sería Presidente de gobierno, cuando todavía los partidos políticos no se habían legalizado allá, sin embargo aquí ya era la segunda transferencia del poder presidencial entre partidos políticos basadas en votaciones...

Estábamos tan adelantados que teníamos gran influencia en el mundo, ni teníamos que jalarle mecate a "Washington" ni a la Unión Soviética, con los Árabes fundamos la OPEP, durante CAP culminó el traspaso de la industria petrolera, primordialmente de compañías estadounidenses que se supone contarían con todo el respaldo de los gobiernos de Estados Unidos, pero sin prisa pero sin pausa, ese proceso continuó hasta el final. Incluso, en vez de hacer lo que le diera la gana con la industria petrolera (como luego Chávez hiciera), en vez de eso, lo que se sembró fue el respeto a la meritocracia al menos en la industria petrolera, gran signo de progreso cultural, y este respeto dió frutos, PDVSA eventualmente se convertiría en la más exitosa compañía nacional de petróleo, tanto así que competía directamente, cada vez más exitosamente, con los más grandes conglomerados petroleros del mundo, hasta que viniera Chávez a acabar con la profesionalización de la industria petrolera.

Pero con la culminación de la nacionalización vino una prosperidad que hizo que este mismísimo país fuera el de las estadísticas de mayor movilidad social en todo el mundo. Esa prosperidad, ese petróleo, si que se sembró con cosas como la fundación "Gran Mariscal de Ayacucho" que legiones de nuestros coetáneos aprovecharon.

Una persona que haga tantas cosas como CAP, inevitablemente va a tener en algún momento que decirle que no a alguien muy importante, y allí vienen enemigos mortales, la cosa es a quién se le dice que no y por qué.

Resulta ser que todos los países petroleros, con la excepción de Noruega, tienen las características de la corrupción y de jefes de gobierno que se comportan como emperadores romanos, recién, un jeque mandó a descuartizar a un periodista en una embajada, y otros gobiernos también haciendo cosas terribles, pero no nos distraigamos mucho, lo que pasa es que hay que tomar en cuenta que los países petroleros son de gobiernos ricos y corruptos. Y vamos a estar claros, en Latinoamérica desde los tiempos de la conquista el objetivo de las personas que acceden a posiciones de gobierno es la de aprovecharse del poder para el beneficio personal, esta es una actitud muy profundamente marcada en el carácter de toda Latinoamérica, que te pongan "donde haya".

En su segundo gobierno, vino CAP a impulsar la descentralización, que la gente pudiera elegir sus gobernadores y sus alcaldes, en vez de ser "puestos" en sus cargos desde Miraflores. Vino a privatizar la CANTV y otras burocracias (que ni les quiero llamar compañías), entonces hizo enemigos mortales de los que de otra manera hubieran sido puestos "donde haya", no repartió tantos privilegios como los gobiernos anteriores; y los gobernadores o alcaldes que no lo hubieran sido excepto por el impulso a la descentralización que le dió CAP, pues no estaban supeditados a lo que le interesara a CAP, sino, precisamente, a rendirle cuentas a sus representados; entonces hizo enemigos sin compensación de otros que le debieran el favor.

Otra cosa más, la sinvergüenzura de regalar la gasolina...

Bueno, allí está la cosa, bien pudiera CAP haber hecho su gobierno privilegiando a sus clientes para aprovecharse de eso de alguna manera, pero en realidad hizo lo contrario, manifiestamente no para beneficiarse personalmente, sino, quizás, para que veinte, treinta, cuarenta y más años después, el que vea lo que CAP estaba haciendo tuviera que reconocer que era en pos de la modernidad, del progreso. Y en efecto, la Historia lo va reivindicando: CAP es derrocado usando un subterfugio, una acusación de usar unos fondos risiblemente pequeños en comparación con los robos y saqueos Chavistas, y no para el beneficio personal sino para ayudar la consolidación del gobierno democrático en Nicaragua (que a la postre esa democracia se terminó echando a perder, por cierto), porque no hubo nada de sustancia; y la razón por la que se le derroca no es por cosas criticables que haya hecho, los que le precedieron en el poder, y especialmente los que lo sucedieron han hecho mucho peor, sino porque se atrevió a acabar con muchas sinverguenzuras, incluyendo la de regalar la gasolina.

Qué trágico que en vez de preferir caminar, echar para adelante, se haya preferido el retraso, con tal que le siguieran regalando la gasolina.

Pero bueno, cuando Venezuela era un país de verdad, que ofrecía oportunidades para salir adelante a través del esfuerzo y el mérito y muchos las aprovecharon, y eso también tiene consecuencias. Ese es el punto, cuando CAP caminaba, Venezuela andaba, cuando se le da el gran parado a CAP, Venezuela empezó a retroceder. @marthacolmenare

Martha Colmenares