Gobierno no, hampa organizada

Mitzy C. de Ledezma's picture

Solicitamos a los presidentes de Colombia, Iván Duque, Jair Bolsonaro de Brasil, Donald Trump de EEUU y desde luego, a todos los Jefes de Estado que forman parte del Grupo de Lima, se decidan a respaldar la aplicación en Venezuela del Concepto de Responsabilidad de proteger(R2P), tomando como cierto que Venezuela es un país secuestrado por las mafias del narcotráfico, contrabandistas, terroristas y perpetradores de crímenes de lesa humanidad.

Para Venezuela es hora de que se tomen decisiones audaces para evitar mayores catástrofes como las que padece el martirizado pueblo venezolano. Exclamamos en alta voz: ¿Cuántos niños más deben perecer por desnutrición? ¿Cuántos enfermos renales o mujeres que padecen cáncer de mama, tienen que dejar de existir, para que entiendan la magnitud de la tragedia que padecemos en Venezuela?

La comunidad internacional nos ha brindado un respaldo sin precedentes, una solidaridad que cuenta muchísimo para nosotros, pero es tiempo de acelerar la aplicación del principio de Intervención Humanitaria, confirmado como está, sin lugar a dudas, que lo que opera Maduro y su pandilla es un régimen forajido. Se valen de escuadrones para secuestrar, como lo hicieron una vez con Antonio Ledezma, posteriormente con Juan Requesens y recientemente con Edgar Zambrano y Gilver Caro, diputados cuyos paraderos es una incertidumbre.

Torturan como lo hacen con los militares como Caguaripano, entre muchos. Asesinan como lo hicieron con Oscar Pérez, Rodolfo González, Virgilio Jiménez, Carlos Andrés García, Fernando Albán, Franklin Brito y decenas de jóvenes que protestaban para llegar a vivir en democracia, sueño que frustraron los delincuentes que han sitiado las instituciones del país.

Desde luego es también vital mantener la fe en el liderazgo de Juan Guaidó, como cabeza de este proceso que nos llevará a lograr el fin de la usurpación. Esa es la punta de la ruta que marcó desde el pasado 23 de enero el presidente interino de Venezuela.

En tal sentido, Guaidó ha asegurado que “no hay ningún proceso de dialogo”, y que en todo caso, cualquier conversación con los compinches de Maduro, debe ser para definir como se finiquita la tiranía, mas nada, ya bastantes experiencias amargas dejaron los fallidos diálogos, entre otros el de Dominicana.

La agenda está clara, lo urgente, prioritario e inalterable es el fin de la usurpación, eso es lo que ha dicho Guaidó y debemos darle crédito a esa afirmación.
Mitzi Capriles de Ledezma