Runrunes

Nelson Bocaranda's picture

alto PIDIENDO CACAO. En medio del excelente show montado por el gobierno con las "simbólicas sanciones gringas" -lo que le ha ocupado buena parte del tiempo, las movilizaciones, los debates y las declaraciones rojas rojitas- el 19 de mayo sorprendió a un grupo de 40 promotores y constructores de viviendas el llamado urgente, por parte del gobierno, a una reunión inmediata en el auditorio de PDVSA, La Campiña, con el presidente y ministro de Energía Rafael Ramírez y el ministro de Vivienda Ricardo Molina. Incrédulos y escépticos los invitados asistieron en su totalidad. Hay que recalcar que muchos de ellos tienen viviendas o desarrollos tomados, expropiados o intervenidos y también algunos sufren de persecución judicial, intentos de extorsión por funcionarios civiles o militares, juicios "montados" y los que menos tienen contemplan acusaciones de usura, manipulación de precios o aprovechamiento ilícito. La sorpresa fue aún mayor cuando comenzó la reunión y los ministros confesaron que "el gobierno sólo no puede cumplir las metas propuestas en cuanto a casas y apartamentos y mucho menos las que contemplaría la misión Vivienda"; que es hoy por hoy el único elemento de esperanza demagógica del que se aferra Chávez vistas las elecciones. El encuentro fue de 10 am a 3 pm. Como es costumbre "socialista" montaron tres mesas de trabajo (aunque ninguna ha dado verdaderos frutos en esta docena de años rojos) buscando soluciones rápidas, porque de todos los desarrollos asumidos por la demagogia chavista -y sus colectivos y milicias estimulados desde el despacho de Elías Jaua y otros ministerios- apenas un par se siguió edificando y ninguno se ha terminado y requerimos su ayuda para terminarlos. Una "mesa" se encargará de los insumos, léase cabilla y cemento que como sabemos están controlados por las mafias rojas del PSUV o de los militares activos y lo que no haya se importará directamente; otra será la "mesa administrativa y legal" en la que están incluidos el Indepabis y el Ministerio Público representado por la Fiscalía General: la tercera mesa será la de "ejecución" en la que se deberá diseñar un cronograma para incluir los desarrollos no solo del Área Metropolitana de Caracas sino los que en todo el país hayan sido intervenidos. Entre todos se coordinaran las estrategias para poder salir adelante con la crisis habitacional. Estupefactos quedaron los empresarios y constructores cuando les dijeron: "apreciamos y valoramos su presencia aquí. Allá los que se fueron. Entendamos que nos necesitamos todos y reconocemos el esfuerzo de ustedes". (¿ ó !)

medio

¿COMPROMISO? El colega Juan Carlos Zapata publicaba en www.runrun.es uno de sus Confidenciales titulado: Pdvsa pide ayuda para construir viviendas. "Claro que la percepción es importante. Y en ello se basa Chávez. Que los votantes crean que está haciendo el trabajo y voten. Así, espera que la Misión Vivienda lo ayude a ganar las elecciones de 2012. En lo real, sabe que tiene un problema. Una bomba de tiempo. Chávez piensa en los damnificados que no han recibido la vivienda prometida, aunque todavía le brindan un margen de espera. Chávez piensa en todos aquellos afectados por las expropiaciones de terrenos y estacionamientos: son votos en contra. Piensa en la producción de cabillas, de cemento. Piensa en que son más los problemas para construir, y que el asunto no es tan fácil. Y piensa en lo que significa electoralmente si no llega a la meta de casas construidas. Ese es su principal temor. Tan grande ese temor que la semana pasada en PDVSA se realizó una reunión con algunos constructores privados". Menciona la presencia del Indepabis, que aquí hemos dicho está controlado por un elemento radical, comunista, adulante público del jefe y mas demagogo que el propio comandante: "... el organismo que intervino los desarrollos en marcha, y acusó a los constructores. En ese encuentro, la preocupación fue evidente, y de allí el clamor. Tienen que ayudar a terminar los desarrollos. Pero ¿cómo? sí hay constructores perseguidos, otros se fueron, otros no gozan de garantías. Indepabis se comprometió a buscarle una vuelta legal al asunto... Y esto no se los perdonará Chávez. Que ya se lo imaginan en plena campaña electoral reclamando viviendas para entregar y montar su show. En PDVSA y en Indepabis reconocen que tienen una papa caliente en las manos. Por eso ahora necesitan del sector privado. El mismo al que han acorralado". Cierro este segmento sugiriendo a la MUD y a los precandidatos democráticos que se dirijan a todos los que han conseguido un "boleto" para participar en la Misión Vivienda comprometiéndose a entregarle su casita de ganar las elecciones, al tiempo que le expliquen que con este gobierno nunca serán construidas, que la corrupción y la demagogia se comieron los reales y que en el mejor de los casos no tienen como llegar a la meta. Demostrando que con el sector privado si se logrará construir le quitan la bandera roja al comandante mas mentiroso que se conoce, pero a la vez el más vivo para hacer que los más pobres sigan creyendo en sus ofertas...

bajo

¿TRAS BASTIDORES? Así como antenoche anunció Chávez que aprobaba Bs 490 millones y $ 175 millones para continuar con la construcción del tercer puente sobre el río Orinoco, cuyos trabajos estaban detenidos por la enorme deuda que tiene con las empresas constructoras de Brasil, a solo horas de la llegada del ex presidente Lula DaSilva, también informó hace dos días que había aprobado una millonada de millones para poder seguir ilusionando a los electores con sus viviendas prometidas. El dinero que estaba reservado para las viviendas lo tenía Rafael Ramírez pero habría sido gastado en distintas peticiones hechas por Chávez a Pdvsa y entregada, buena parte, a los generales y coroneles de MinDefensa y Casa Militar que estaban haciendo negociaciones con las constructoras en uno de los arranques del caudillo de sacar a Pdvsa del juego. Cuando los cheques fueron devueltos por no tener fondos algunos pidieron la cabeza de Ramírez. Éste, avezado en las lides monetarias rojitas, salió ileso cuando presentó de inmediato la relación del consumo de las partidas asignadas: para gastos en Zulia, en Vargas y en las gobernaciones, todas firmadas por el presidente mismo. Así siguió atornillado. Hasta los movimientos de tierra se detuvieron. Ahora sacarán los gastos del excedente de la renta petrolera y pareciera que se los asignarán a otro de los amantes de la crematística roja, nada menos que a Farruco Sesto. ¿Más guisos? Ahora es que hay plata de sobra...

Fuente: http://opinion.eluniversal.com/2011/06/02/runrunes.shtml