Propuestas a Maduro y a Guaidó para evitar una tragedia mayor

Nicmer Evans's picture

Para el momento de escribir esto, van 91 casos de infectados con coronavirus de manera oficial en Venezuela en 10 días, con un sistema de salud tan destruido que la acción del gobierno de facto decidió usar las medidas más extremistas, a conciencia de que si el asunto llega a demandar al sistema de salud, este no podrá responder, por lo que han preferido usar el control social a través de lo único que funciona en el país: el sistema de represión, que ha permitido avanzar a la dictadura en la extensión del tiempo en el poder.

El ministro de la Defensa de Maduro, Padrino López, lo llama "disciplina social", nuevo concepto de orden militar que sustituye al concepto de “conciencia ciudadana” de verdadero valor democrático. Y mientras esto sucede, hay un pueblo desesperado porque aunque lo persuaden de que hay que hacer una cuarentena, no hay agua en 85% de las tuberías del país, no hay gas, no hay gasolina, sigue sin haber electricidad continua en la mayoría del país y sobre todo, la pandemia nos agarró con un sector productivo destruido, y unos salarios expropiados por el sistema centralista perverso que nos quita el valor de nuestro trabajo para devolvernos cajas de comida y bonos devaluados.

En medio de esta desgracia, todavía hay esperanza por parte del pueblo venezolano de que algo suceda y cambien las cosas para que la tragedia no sea mayor.

Hay una realidad que nos desborda, Maduro es ilegítimo e ilegal, pero tiene el poder y monopolio de la violencia, y Juan Guaidó tiene el apoyo internacional y de la mayoría de los venezolanos, pero eso no basta.

Maduro pide al FMI lo que nunca le darán, y Guaidó le pide a la Fuerza Armada lo que hasta ahora no ha sido capaz de hacer, y en el medio estamos todos a merced ya no de una kakistocracia, sino de un virus que si no se atiende de la mejor manera, nos matará a nosotros y nuestras familias.

Es por ello que hoy lo que planteo pensando en los que sufren no se basa en que se unan, no pido que declinen sus banderas, yo tampoco las declino, lo que pido es que por unas semanas se reconozcan como actores claves para la resolución de la crisis y se respeten, y que cada uno haga lo que tiene que hacer, por el deber que tenemos de impedir que nuestras familiar mueran.

Maduro, que tiene mayor poder interno de facto, debe

Eliminar la represión y la “disciplina social” y generar las condiciones para la conciencia social de la autocuarentena, del autoaislamiento, de la conciencia individual y colectiva.

Debe garantizar el suministro de alimentos sin condicionamiento partidista, sin carnet de la patria, con alimentos de buena calidad, que no estén mediados por la corrupción con la cual se manejan los CLAP, y abrir las puertas de la contraloría social y de la AN en el manejo de los recursos para la compra de dichos alimentos.

Debe priorizar la salud por encima de la fuerzas de orden público>, garantizando a los médicos y enfermeras transporte, combustible, implementos de trabajo y seguridad para el desempeño de su labor.

Debe eliminar el IVA por lo menos tres meses, y garantizar el cumplimiento del no cobro del mismo en los alimentos y medicamentos.

Debe suspender el incremento de la Unidad Tributaria decretado el 13 de marzo.

Debe postergar el pago del ISLR por 6 meses mínimo, para garantizar la estabilización de aparato productivo que queda y que así empresas y ciudadanos puedan pagar dichos impuestos.

Debe hacer público un cronograma de reactivación de la economía con base en variables establecidas por datos reales sobre la magnitud de la pandemia en Venezuela.

Debe cubrir con fondos a los que pierden ingresos por cese de pago de los alquileres y a las empresas que en el área de telecomunicaciones no podrán cobrar el servicio a la población que debe tener acceso a estos servicios.

Debe desarrollar un plan de emergencia para el suministro inmediato del agua potable y el gas doméstico a lo largo y ancho del país.

Debe estabilizar el servicio eléctrico

De inmediato debe abonar a las cuentas bancarias (públicas o privadas), no al carnet de patria, de todos los venezolanos recursos que permitan la compra de alimentos y medicamentos por el tiempo que dure la cuarentena.

Debe liberar el encaje legal bancario para permitir que la economía se active a través de créditos.

Debe anunciar la convocatoria de inmediato, de las elecciones presidencialeslibres en Venezuela, al ser establecida la finalización de la cuarentena por parte de organizaciones internacionales especializadas.

Por su parte, Juan Guaidó

En su condición de ausencia del control de la fuerza, pero con un gran peso e incidencia en lo externo y en la mayoría de la población venezolana, debe:

Instalar una comisión mixta (diputados de ambos bandos), para la solicitud de ayuda humanitaria urgente, que tengan la garantía de tener acceso al país para ser distribuida por organizaciones de la sociedad civil y la red hospitalaria y de salud con control directo de las ONG venezolanas especializadas en el tema y entes internacionales donantes.

Solicitar créditos al FMI y al Banco Mundial, tanto para la crisis de atención de la pandemia como de los servicios básicos que garanticen la viabilidad de una atención efectiva a la crisis.

Crear una comisión de la AN para la administración de los recursos que ingresen, junto con una junta de contraloría social constituida por la sociedad civil, que garantice que los recursos serán destinados al sistema de salud, al sistema eléctrico, y al sistema de servicio de agua y gas de manera correcta.

Adelantar gestiones para que de inmediato se realicen elecciones democráticas y libres en Venezuela.

Para todo esto debe haber dos condiciones básicas:

Garantía por parte de quien usurpa el poder de facto del acceso de la ayuda humanitaria, sin interferencia, y la discrecionalidad de la comisión mixta en su administración con apoyo de las estructuras del Estado.

Compromiso público y por escrito del desarrollo de una elecciones presidenciales libres en Venezuela inmediatamente después de ser determinada la superación de la crisis de la pandemia en el país, por organismos internacionales.

Dejo a la consideración de la opinión pública y de Maduro y Guaidó dichas propuestas, e invito a quienes lo deseen a suscribirlo públicamente, con los aportes que sean necesarios.

Nota: la clara desproporción de las solicitudes entre los actores es por una razón obvia, el que ostenta el poder tiene mayor capacidad y obligación de hacer cumplir lo que es necesario.

¡Libertad o libertad!

Nicmer Evans