Hay que organizarse

Omar Ávila's picture

Se acelera la hiperinflación y el gobierno continúa con su política de hambre generalizada como estrategia de dominación, e insiste en sus insensateces.

Maduro juega al "jefe de Estado" con sus autoritarios y tramposos aliados. "Dios los cría y ellos se juntan”. Erdogan no se caracteriza por ser un demócrata; ni Turquía tiene mejor situación política, económica y social que nuestra tragedia inducida.

Mientras, hasta el mes de junio, a nivel general, la hiperinflación ha alcanzado más del 45.000%. Todos sabemos -porque lo sufrimos- que, en alimentos e higiene, las cifras porcentuales son mayores.

Al estrés diario de qué y cuándo comer; a padres y representantes se nos agregan matrículas, colaboraciones y demás, e ineludibles, gastos de escuelas, liceos y universidades.

Si el año escolar recién finalizado, la deserción escolar casi alcanzó el 50%; serán dramáticas las de niños en edad escolar, cuyos padres tendrán que decidir entre comer o enviarlos a clases.

50 millones es el promedio de la inscripción, desde 6 millones en adelante las mensualidades. Lo que sin lugar a dudas llevará a muchos colegios a cerrar.

Pero es que yo directamente puedo dar fe poniendo el ejemplo de mis dos hijas, en cuyas instituciones un tercio de sus compañeros se fueron durante el año escolar del país o simplemente los retiraron porque ya no tenían como pagar. Sumado a que le cambiaron de maestra a una dos veces y a la otra 3 porque estas también se están yendo del país.

Sumado a la promesa que la Chimba Asamblea Nacional Constituyente resolvería todos los problemas nacionales. Además del "compromiso" de audaces medidas económicas luego de su "victoria" del 20-mayo; han derivado en la fatal proyección del 100.000% en hiperinflación para el 2018 en los estudios de la Asamblea Nacional, Ecoanalítica, e incluso hay organismos internacionales que nos dan la infausta proyección del 200.000%.

Sobre las protestas: la gente ya no aguanta más. No es solo la hiperinflación, son las carencias, la escasez y las continuas fallas en el suministro de elementales servicios públicos. Los sueldos que no alcanzan ni para el transporte para cumplir con las jornadas laborales. Zonas, sectores, pueblos y ciudades sin electricidad y agua por largos períodos; la tragedia de conseguir una bombona de gas, o dinero en efectivo ha llevado al pueblo a intentar hacerse oír por la ineptitud corrupta que nos mantiene como rehenes castigados. Esa es la causa. La gente, los gremios, los jóvenes solo intentan ejercer su derecho constitucional a demandar del Estado respuestas, que, por su incompetencia, no pueden dar.

Desde Unidad Visión Venezuela declaramos nuestra plena solidaridad por las luchas de los profesionales de la salud y de la educación, convencidos que es desde las protestas, que es desde abajo hacia arriba que nuestro pueblo comenzará a organizarse, y es desde aquí que nacerá la verdadera unidad y con ella los nuevos liderazgos que logre lo que hasta ahora no ha podido, ni podrá esta dirección política ante la desconexión con la realidad, ante la falta de conocimiento, ante tanta incoherencia.

Por cualquier lado que se analice la tragedia nacional, la única salida es el cambio del modelo y eso solo podremos lograrlo con un cambio de gobierno.

Se dice que los hombres aprendemos a través del método del ensayo y error. Más ese Castro-chavismo-madurista, solo opera desde el error, tras error y las consecuencias las sufrimos todos, en especial los menos favorecidos.

En Unidad Visión Venezuela estamos dispuestos a colaborar a organizar parte de esa ciudadanía, sin pretender ser el centro de atracción. Es una prueba difícil, pero hay que organizarse sin personalísimos. @OmarAvilaVzla
Omar A. Ávila H.

Diputado a la Asamblea Nacional
Instagram: @omaravila2010