Respondamos con gallardía

Omar Ávila's picture

No comparto la opinión, que tiende a generalizarse, en tanto “el gobierno se ha salido con la suya”. Hoy, en este planeta, ningún gobierno la tiene más complicada. La ineptitud-corrupta cada día demuestra su incapacidad para asumir una crisis por ellos generada, y que supera cualquier desastroso pronóstico, luego de 6 años en manos de la incompetencia más acérrima y apocalíptica.

No es con esa inverosímil tesis del “atentado”. De la supuesta comisión de un delito, inexistente en nuestra norma sustantiva penal, denominado en una bestial campaña de mercadeo político: “magnicidio en grado de frustración”; que van a mitigar, menos a resolver el día a día como lo es la acelerada hiperinflación. La crisis del sistema de salud y el hambre, que hace rato alcanzó los estándares internacionales de hambruna generalizada.

Hoy más que nunca, y ante la arremetida de esa ineptitud-corrupta en contra de dirigentes de la oposición democrática; a quienes nos hemos opuesto y nos oponemos a la ignominia, tenemos una sola salida: más UNIDAD. El régimen sigue un guión. Guión que todos esperábamos, a minutos de la puesta en escena de “atentado”, el pasado sábado 04 de agosto.

A la Unidad le es exigida, en esta menguada hora, la tarea de demostrar que hemos aprendido de nuestros errores pasados y presentes. Atrás deben quedar las célebres aserciones del llamado Padre del Milagro Alemán y de la Unidad Europea, Conrad Adenauer: “Hay tres tipos de enemigos: los enemigos a secas, los enemigos mortales y los compañeros de partido”. Entender que el enemigo es la hambruna, la hiperinflación y la emigración forzosa de los venezolanos, y sus causantes.

Ha llegado la hora de aceptar la responsabilidad de ejercer el liderazgo y la guía positiva junto a nuestra desesperada nación. Es el momento de disponernos y trabajar a favor de una nación presa de la desesperación. Todas las desesperanzadas miradas se posan sobre nuestra disposición y capacidad de renunciar a los pequeños y sectarios intereses. Nada más hermoso que interpretar y realizar los más altos intereses y anhelos de una nación unida y esperanzada.

La ineptitud-corrupta pretende transmitirnos sus miedos. Respondamos con gallardía. Asumámosla con la responsabilidad y el desempeño de cualquiera sea nuestro rol a desempeñar, con lealtad institucional y social, con veracidad y con entrega a un ideal que nos supera, bien como grupos o como individuos. Seamos conscientes que tenemos que formar y actuar como miembros de equipos para la dirección del proyecto político dirigido al rescate ético-moral, recuperación institucional, reformas sociales, de urgentes y complejas acciones para la recuperación económica.

Solo en Unidad, tanto en la visión, como en la acción, lograremos transformar todas las situaciones, por difíciles que éstas fueran, en posibilidades de desarrollo y mejora social, institucional, e incluso personal. Frente al único camino que le queda al gobierno: la violencia arbitraria, usando las secuestradas instituciones del Estado, hagamos de cada circunstancias, por muy dura que ésta sea, lo que nuestra vocación y compromiso nos exige. Más siempre mirando al futuro que con nuestro sacrificio, talento y compromiso estamos construyendo. @OmarAvilaVzla
Omar A. Ávila H.