Reír como oficio

Omar Estacio Z.'s picture

Reporta “Informe21”, que una mujer, en la provincia de Henan, República Popular China, tiene más de 20 años cobrando por llorar en funerales ajenos. Hacerlo, no solo le ha valido para mantener a su familia. Se ha dado el lujo, impopular en la supuesta república popular, de comprar casa propia y hasta de enviar un hijo a la universidad.

Verter lágrimas por encargo, es el segundo oficio más viejo del Mundo . El primero, en riguroso orden prehistórico ha sido, el de pecular en gobiernos de felones.

Al contrario del llanto, hay quienes viven de la risa . Los humoristas agudos – no los ramplones- en la cúspide. En peldaño inferior, los simples cómicos. En la clasificación decreciente siguen, los payasos de circo. En caída libre de la degradación, los payasos de la política, para finalizar en el plano más rastrero, con los bufones. Los supuestos chistosos de “El Canal de todos los venezolanos” guapos y apoyaos, insultando, difamando, no llegan ni a aspirantes de narcobufón. Lo peor de lo peor.

Los que en vez de llorar, cual plañidera china, ríen como oficio constituyen categoría aparte. Por ejemplo, aquellos que para seguir en el ajo, celebran las gracias del Payaso Bigotón. Bailar salsa, una de ellas, y hasta echar un pie con el criminal, fresca la sangre, aún, de sus asesinatos en plena calle.

El generalote Madrino, que le chinó el diente y se le arrodilló al camarada Fidel, como premio fue ascendido a mayor-general. Otro de sus colegas, por el contrario, que no le aplaudió las procacidades al “Mazo dando” ahora paga delito de lesa Robolución. Los hijos del primero, de orgía en orgía, sueltan la carcajada en Madrid. Los hijos del segundo, mientras tanto, vierten lágrimas en cualquier recodo por el padre ausente.

Prodigar sonrisas para aferrarse al Poder. Ponérseles, regalones, con esfínteres rocheleros, en decúbito ventral a, Putin, Xi Jinping, Endorgan, al decrépito Raúl Castro, al gordito de Norcorea, a la narcoguerrilla colombiana, al narcoterrorismo islámico. Más bajo, imposible. Que nadie se escandalice porque algunas damas, cobren por llorar. @omarestacio

Omar Estacio Z.