Extrañas sensaciones

Oswaldo Alvarez Paz's picture

Escribo el domingo 17 de junio. Día internacional del padre. Estoy en Maracaibo desde hace una semana viviendo unos días de emociones contradictorias, pero todas contribuyendo a fortalecer unas raíces zulianas demasiado profundas.
Toda la mañana he estado recibiendo mensajes de mis seis hijos, hoy distribuidos en buena parte del mundo. Estados Unidos, España, Francia, México y Argentina los tienen en su seno. Aunque parezca algo exagerado, somos unos “padres huérfanos”, como en alguna oportunidad fuimos calificados. Sin embargo, el profundo y recíproco amor existente supera las dificultades del presente. Yo aún no puedo salir del país. Ya son ocho años sin hacerlo, a pesar de que la decisión judicial fue de dos años. Continúo inhabilitado en este país sin Constitución y sin respeto a elementales derechos humanos, pero nuestras convicciones basadas en principios y valores eternos son cada día más firmes y más fuerte nuestros esfuerzos por la liberación nacional.
Recorro intensamente casi todas las parroquias de Maracaibo. El espectáculo es deprimente. La ciudad está en un estado de abandono tal que los gobernantes reciben el repudio intenso de una población harta. Basura por todas partes. Deterioro insólito de la planta física pública y privada de casas y edificios, vestimenta deteriorada y suciedad general son algunas de las características. Impresiona la cantidad de comercios cerrados y la desesperación de la gente en farmacias y negocios mayores buscando lo que no hay y pagando precios escandalosos por cualquier cosa que consiguen. Esto no puede ni debe continuar. No hay respuesta oficial. Planes, iniciativas para corregir este drama son inexistentes. Incompetencia máxima, corrupción sin precedentes pero todo ideologizado.
El jueves pasado participamos en un acto de conmemoración de los 40 años del fallecimiento de Manuel Guanipa Matos. Se trató de un verdadero reencuentro de varias generaciones copeyanas, socialcristianas, con presencia de gente de distinta orientación política, pero amigos entrañables de Manolo.
La jornada cumplida en estos intensos días ha estado animada por los emotivos partidos del mundial de futbol desde Rusia. Gracias al deporte fortalecemos nuestra salud mental y física. México acaba de derrotar a Alemania, campeón del mundo.
Terminé mi intervención diciendo: “…. este pueblo pacífico y cívico, tendrá que ejercer su derecho a la legítima defensa. Nadie podrá censurarlo. De acuerdo a Manuel Guanipa Matos, el dirigente político, el padre de una familia ejemplar, el esposo de Corina Villalobos tan luchadora como él, con el deber cumplido de levantar esta familia que tanto ha dado en esta hora. Manolo Recibido el mensaje”. Seguiremos siendo fieles a tus enseñanzas y a tu ejemplo. @osalpaz
Oswaldo Alvarez Paz