Los Insoportables

Psicología para todos's picture

Nadie es perfecto, todos tenemos defectos que salen a relucir, principalmente cuando compartimos la diaria convivencia, sin embargo hay personas fáciles de llevar y otras que nos resultan verdaderamente incómodas, “insoportables”. Nos molestan, irritan o exasperan, son capaces de despertar nuestros peores instintos son relaciones tóxicas. Algunas veces no resulta sencillo identificarlos, porque nadie es insoportable todo el tiempo. A veces son camaleónicos y cambian su actuación en función del ambiente o de las personas con las que se encuentran. Alguien que es insoportable para cualquiera de nosotros, puede no serlo para otras personas. La mayoría de la gente que catalogamos como personas “insoportables” suelen tener serios complejos, y buscan a través de actitudes erradas llamar la atención de los demás, logrando sin querer el efecto contrario. Los insoportables intentan compensar tratando de destacarse del resto en forma patológica. Son fáciles de detectar, pues generan malestar a su alrededor. Ellos piensan que está muy bien ser como son y se justifican constantemente ante las críticas de terceros. Su frase predilecta es “yo soy así”, dando a entender que están conformes y no piensan cambiar. Su autocrítica se encuentra por el suelo, por lo cual rechazan toda tentativa de ayuda, no entienden por qué los demás no los comprenden. A veces disfrutan el malestar que ocasionan en su entorno, no poseen capacidad de empatía y por lo general su inteligencia emocional es baja.
Los hay de varios tipos: Autoritarios, Aduladores, Narcisistas, Pedantes, Controladores, Payasos, Criticones, Chismosos, los que pasan por Víctimas los “sabelotodo”, los “malhumorados”, los “envidiosos”, los “pesimistas”, los “mitómanos”, los “exagerados”, los “gritones”, los “seductores”, los “compulsivos”, los “bebedores”, los “fumadores”, los “comedores”, los “compradores”, en fin de todos los gustos y sabores.
Para cada una de estas personas existe un antídoto. Tenemos que crear una barrera psicológica que nos proteja de su contaminación emocional, descargar nuestra tensión y respirar profundo antes de responderles mal. Es importante revisar cuando alguien nos resulta “insoportable” y pasado este examen, debemos ponernos en su lugar, comprender lo que hay detrás de su conducta, desenmascararlos sanamente, mostrarles con afecto lo “insoportables” que pueden llegar a ser y las consecuencias que les puede traer.
Si no escuchan ni cambian, entonces la mejor táctica es distanciarse o reducir la relación a lo mínimo posible.
Vladimir & María Mercedes de Gessen

Le invitamos a visitarnos en nuestro nuevo suplemento: www.elaguamansa.com

Puede escribirnos a vladimirgessen@gmail.com