El peligroso juego del petróleo

Rafael Gallegos's picture

EL petróleo es un combustible de guerra. ¿Quién lo duda? El que maneje el negocio petrolero dominará al mundo. Ya en 1911 Churchill, Primer Lord del Almirantazgo, comenzó a implementar al petróleo como combustible de las naves de la marina británica. Años más tarde en 1941, Hitler abrió el segundo frente de guerra con la intención de controlar el petróleo soviético.

Hoy palpamos el peligro de la crisis Irán – Estados Unidos. Barcos detenidos en el Golfo Pérsico o en Gibraltar. Derribo de drones. Arabia Saudita ofrece su territorio a los norteamericanos como base para cargar combustible en caso de ataque a Irán. Preguerra.

Un escenario con varios jugadores; los principales: Irán, la lutita, la OPEP y aunque usted no lo crea… Venezuela. Veámoslos uno por uno:

IRÁN

En 1951 el primer ministro iraní Mossadegh nacionalizó el petróleo. Inmediatamente Inglaterra, Estados Unidos y otras potencias boicotearon su economía e Irán bajó su producción a 100.000 barriles por día. En 1953 el Sha Reza Pahlevi asumió con poderes absolutos. Se convirtió en el Gendarme del Petróleo del mundo árabe. Las potencias occidentales lo armaron hasta los dientes, lo publicitaron como un gran gobernante, se hicieron los locos con la represión, hasta que… apareció Komeini cargado de odio hacia Estados Unidos. El poderoso armamento iraní cambió de dueño. Luego las potencias occidentales armaron a Hussein de Irak y se desarrolló una guerra de diez años hasta que se estableció cierto equilibrio temporal en el Medio Oriente.

Hoy en 2019 Irán está sometido a unas sanciones económicas por parte de Trump, porque según éste no cumple con las restricciones nucleares que acordó con Obama. Europa opina lo contrario. ¿Necesidad obliga? Por una parte requieren del crudo iraní y por la otra los persas son un magnífico mercado para su economía. Mientras tanto Irán ha bajado su producción de casi cuatro millones de barriles hasta unos 800.000. Tres millones de barriles menos al mercado global.

LUTITA

Los hidrocarburos de lutita son el fenómeno energético del siglo XXI. La simbiosis de la perforación horizontal con fracturamiento de yacimientos en las lutitas revirtió la decadente producción de Estados Unidos que iba por seis millones de barriles, y los ha convertido en el primer productor del petróleo del mundo. Ya van por increíbles 13 millones de barriles por día se encaminan a 14 para finales del 2020. Saquen cuentas, por lo menos cinco millones de barriles adicionales en los últimos cinco años.

OPEP

Por allí hay mucho amigo y mucho enemigo de la OPEP. Pero no es cuestión de amistades, sino de negocio. La OPEP es un cártel de exportadores, contrapartida tardía del cártel de productores de 1928 llamado Achnacarry, génesis de las famosas Siete Hermanas.

La OPEP incrementó cuánticamente los precios del petróleo en la década de los setenta, y por supuesto que las transnacionales petroleras también empujaron esa alza que les catapultó sus dividendos. El alza de precios generó la mayor transferencia de divisas de la historia desde el primer mundo hasta el llamado tercer mundo. La contrapartida de estas medidas fue que la OPEP perdió la tercera parte de su mercado.

Desde hace décadas la OPEP no tenía abierta influencia en los precios. Últimamente ha recortado producción para mantener precios. Seguramente volverá a perder mercados; pero hoy tiene más divisas.

VENEZUELA

Por la destrucción de Pdvsa Venezuela ha contribuido como ningún país con el alza de los precios. Si no fuera por esta “revolución” estaría produciendo unos 4 millones de barriles adicionales a la desinflada producción de hoy. Este bajón sumado al de Irán por las medidas, totaliza siete millones de barriles que salen del mercado mundial.

A Venezuela tendrá que condecorarla la OPEP por su contribución al alza de los precios al sacar 4 millones de barriles del mercado. Tal vez lo haga el día que la expulse de la organización por no ser exportadora.

PREGUNTAS CAPCIOSAS

1.- Qué pasaría con los precios del petróleo si Trump no sacara del mercado tres millones de barriles de Irán?

2.- ¿Cuántos millones de barriles de producción de lutita habría que cerrar con el crudo digamos a treinta dólares, si Irán produjera a su potencial?

3.- ¿Habrá una segunda intención – precios del crudo- del gobierno norteamericano con las medidas de Irán?

4.- ¿O por su parte los europeos sabrán que Trump tiene razón y “se hacen los locos” por sobrevivencia?

No sé las respuestas, lo que estoy seguro es que el petróleo es estratégico, que no es juego de niños y que hay muchísimos intereses de política en sus precios y en su devenir. La geopolítica petrolera no es para inocentes. Petróleo es poder.

La crisis Irán-Estados Unidos es un juego peligroso que si no se trata estratégicamente, puede desatar en una conflagración nuclear.

Definitivamente, un juego muy peligroso.
Rafael Gallegos