Irán vs. USA... Caribe caliente

Rafael Gallegos's picture

El soleado Mar Caribe, para algunos ingenuos y enchufados todavía Mar de la Felicidad, se está calentando por una fuente distinta al Astro Rey. Existe la posibilidad que se genere un conflicto en su seno al encontrarse tanqueros iraníes con barcos de la Armada norteamericana. La causa (Aparente): Suministro de gasolina a Venezuela vs. Bloqueo que imponen las sanciones norteamericanas.

Cabe destacar que tanto Irán como Venezuela están sancionados por Estados Unidos y no mantienen relaciones diplomáticas con este país. Por otra parte Rusia es un convidado de piedra, por ahora.

Este encuentro en el Caribe es necesario analizarlo como un evento inserto en la guerra fría entre los nuevos bloques geopolíticos (Rusia, China, Irán a los que se puede anexar como amigos al Foro de Sao Paulo vs Estados Unidos, Europa y Arabia Saudita).

La mesa está servida. Hay varios escenarios en juego:

- Trump deja pasar los barcos… sería contradictorio con sus anuncios y con su estilo de negociación acostumbrado a apretar, y además con la política de USA, porque desde Obama ellos dicen que Venezuela en una amenaza para la seguridad de la zona (causa Real). Además quedaría como un guapetón y eso podría hacerle perder las elecciones dentro de menos de seis meses. Sin embargo, Trump tiene en este momento muchos frentes y tal vez le convenga dejar que los barcos lleguen a su destino.

- Los iraníes se devuelven y toman otro rumbo…. darían a entender al mundo que no están dispuestos a ir más allá de la retórica en un enfrentamiento con los poderosos Estados Unidos. Ya este país les demostró ampliamente en enero que su poder antimisil es muy superior al de sus misiles. Hay que destacar que es muy posible que los iraníes, más allá del petróleo, estén construyendo alguna ventaja geopolítica en Venezuela, tan amiga y tan cerca de los Estados Unidos (causa Real).

- Enfrentamiento… Choque de barcos, disparos, trifulca, muertos. Podría generar como contrapartida de Irán un conflicto en el Golfo Pérsico con interrupción del tránsito de petróleo, o un ataque a Israel. Además el conflicto podría abrirse hacia los rusos, ya que los “rusos también juegan”. En este escenario de conflicto, las consecuencias para Venezuela serían impredecibles.

- Negociación con Irán…. Irán retrocede, producto de un replanteamiento de sus sanciones, aspecto que le convendría porque en situación pre covid-19 estaban perdiendo de exportar dos millones de barriles diarios que equivalen a por lo menos 40.000 millones de dólares al año. Esta opción dejaría al gobierno de Venezuela a la deriva, obligándolo a negociar una salida democrática.

- Negociación con Rusia…. Los rusos cambian a Venezuela por Crimea y logren que USA los deje tranquilos en Siria. Algo así como un burdo ajuste de patios traseros que confirma que como dice Rafael Poleo que el imperio existe y es malo. Esta opción también obligaría a negociar al gobierno de Venezuela.

Como podemos observar, hay todo un abanico de probabilidades.

OCTUBRE 1962

No es la primera vez que hay peligro de choque en el Mar Caribe. Como en octubre de 1962, una noche que mucha gente creyó sería la última. Los barcos de Kennedy esperaban los de Krucheff. Y ambos tenían bombas atómicas. A última hora… negociaron… los misiles atómicos soviéticos que Fidel Castro había permitido colocar en “su” isla, fueron retirados. A cambio, la promesa de EEUU de retirar unos cohetes ya desactualizados en Turquía, que apuntaban a la URSS. La negociación Real: URSS retiró sus cohetes y EEUU prometió que nunca más trataría de derrocar al régimen comunista cubano.

Castro le reclamó a Nikita Krucheff la decisión. Él quería un ataque nuclear a Estados Unidos así se llevaran a la humanidad por delante. Por ello, en las marchas políticas de los sesenta en Venezuela, uno de los lemas cantados por los estudiantes de esa época, muchos de extrema izquierda, era: Nikita mariquita…

La lección de esta historia es que nadie quiere morir si puede vivir un poco más. Que las bombas atómicas, paradójicamente servirían para mantener la paz mundial, mediante el llamado Equilibrio del Terror. En 1962 había más riesgo que en el Caribe, que en este 2020, y sin embargo, o tal vez por ello se impuso la negociación.

EL BLOQUEO A MOSSADEGH, 1951

Hay otro caso histórico del cual también se pueden extraer lecciones. En 1951 el Primer Ministro iraní era Razmara. La aplicación de la propuesta venezolana de Pérez Alfonzo del fifty- fifty, que consistía en dividir los beneficios entre las petroleras y el estado en 50-50, aplicada en Venezuela desde hacía dos años, fue otorgada por ARAMCO a Arabia Saudita. El ministro Razmara solicitó ese beneficio a la Anglo Iranian. Ésta se negó.

Ante este hecho el parlamentario Mossadegh, miembro de un partido minoritario, solicitó al Parlamento decretar la nacionalización del petróleo. Razmara se negó. Luego militantes extremistas lo asesinaron.

Hubo mucha turbulencia y Mossadegh, apoyado por el pueblo, terminó siendo el Primer Ministro. Decretó la nacionalización del petróleo. Como respuesta, al crudo de Irán lo bloquearon internacionalmente. Intervino Estados Unidos como intermediario. Anglo Iranian sugería esquemas de negociación que Mossadegh no aceptaba. Como a casi todos los políticos, su ego no le permitía ver los límites de su poder real. Dos años estuvieron negociando. En el interín a Mossadegh lo expulsaron de poder y lo devolvieron, luego hubo otro intento de derrocamiento, también fracasado. En agosto de 1953, fue sustituido como premier por Zahedi. Y de paso, retornaron al joven Sha de Persia, que había huido al exilio.

Fin del conflicto. Se distribuyeron el negocio petrolero en Irán. La Anglo Iranian pasó del 100% de las acciones al 40%, Shell entró con 14%. Diversas empresas norteamericanas quedaron con casi la mitad del negocio. Y al Sha lo armaron hasta los dientes. Quedó como el policía de las grandes potencias en el medio oriente hasta el advenimiento de Komeini en 1979.

Por cierto, a la Anglo Iranian la reorganizaron y bautizaron como British Petroleum (BP), empresa británica, propiedad el Estado a petición del conservador Churchill, en ese entonces Primer Ministro de Gran Bretaña.

En el balance del conflicto: perdió Mossadegh, perdieron parcialmente los ingleses, y ganaron los norteamericanos.

Las lecciones: Anglo Iranian negoció tarde y perdió el monopolio en la zona, Mossadegh fue muy terco y terminó desplazado, los Estados Unidos actuaron con mucha viveza como intermediarios y se quedaron con casi la mitad de un negocio en el que no tenían participación. Los soviéticos estaban tras Mossadegh; pero no tenían pulmón para abarcar el mercado, y de paso el primer ministro no estaba del todo identificado con ellos.

Por cierto Estados Unidos evitó la invasión a Irán. Estaba muy comprometido en Corea en un conflicto anticomunista y temía abrir dos frentes. Sabía que los soviéticos estaban detrás. Era la Guerra Fría.
Como siempre, en estos conflictos le va mejor… al que mejor negocia.

VENEZUELA

Hay que estar claro. Pasen o no pasen los tanqueros, Irán no va a resolver el problema de la gasolina en Venezuela. Tendría que hacer funcionar el equivalente a Amuay a full capacidad para obtener el consumo local. Y hasta ahora ni lo ha vislumbrado. De no refinar ese volumen, tendrían que traer barcos con…. hasta seis millones de barriles al mes. En gasolina, la pregonada ayuda humanitaria es puro parchete. Pan para hoy y hambre para mañana. Lo mismo sucede con el gas de bombona, ¿cómo sería la ayuda humanitaria para que las amas de casa dependientes del gas bombona puedan cocinar? , la reparación del criogénico de Jose no es ayuda humanitaria, es pura gerencia. Los problemas del gas y la gasolina son consecuencia de la destrucción de Pdvsa por parte de la “revolución”. Por lo tanto su solución real requiere rescatar a Pdvsa. Puro Perogrullo.

Por otra parte el problema eléctrico exige reparar a fondo el Guri y las plantas eléctricas, así como producir más gas y gasoil. El problema del agua también quiere soluciones de fondo. No tengo idea de cómo sería la ayuda humanitaria para la luz y el agua (¿velas y lluvia?).

La “revolución” destruyó Pdvsa, la CVG, el Guri, los embalses, la agricultura, las industrias. Guerra sin bombas. ¿Quedará algo? Los venezolanos vivimos las consecuencias de una demolición estratégica.

La solución requiere un cambio de modelo socioeconómico. Desengañémonos. No se pueden curar hemorragias con curitas. Por otra parte las sanciones son apenas la guinda de la gigantesca torta ocasionada por esta “revolución”. La primera sanción que afectó al pueblo fue: Exprópiese.

¡Hay que verle la cara lo que significa haber destruido una empresa como Pdvsa!

Y ahora como legado, nos traen los conflictos del mundo árabe al Mar Caribe. Lo que nos faltaba. Ninguna historia los absolverá. Ni la de Narnia.

Pero a nadie le conviene la violencia. Ante la crisis del Caribe lo mejor para Irán, Estados Unidos y Venezuela, es no llegar al conflicto. Negociar. Como en el 62. Y no perder las perspectivas, tal como los ingleses y Mossadegh en el 53, que favorecieron en ese momento a Estados Unidos. A menos que a lo Fidel Castro, La “revolución” prefiera imitar a la madre falsa de Salomón, en lugar de con un niño, con todos los venezolanos.

Rafael Gallegos