La reinvención del petróleo

Rafael Gallegos's picture

Decíamos en el artículo anterior que la recuperación de la industria petrolera debe ser sistémica y sin parchetes. Que no se trata de contratar a inversionistas aislados para que hagan trabajos aislados. Que el daño a Pdvsa es gigantesco y que la recuperación de la industria debe ser precedida por análisis de la totalidad de ésta. Afortunadamente el pensamiento petrolero, agrupado en diversas instituciones y personalidades, ha trabajado este aspecto, en equipo y por casi dos años. El resultado es el Plan para superar la Emergencia de Pdvsa, activable cuando haya un cambio político. Y a corto plazo la creación de una nueva industria petrolera, para lo cual se está elaborando la nueva Ley Orgánica de Hidrocarburos con amplia participación, como debe ser.

La nueva Ley Orgánica de Hidrocarburos debe tomar en cuenta tres necesidades fundamentales de este momento:

1.- Necesidad de Inversiones… Proyectar Seguridad a las inversiones. Nadie va a colocar cientos o miles de millones de dólares para que se los expropien, o para que se pierdan en la burocracia o en injustas decisiones de los tribunales. Esas reglas y praxis claras corresponden a la industria petrolera y al gobierno nacional.

La nueva Ley debe ampliar el abanico de inversiones para que Venezuela pueda, al igual que los países petroleros de América Latina, elaborar Rondas de Licitación de Campos que permitan a los inversionistas del mundo asociarse mediante modelos de Ganancias Compartidas, Concesiones, Empresas Mixtas, Contratos de Servicios y todas las modalidades que redunden en beneficio mutuo. Igualmente hay que llevar los proyectos petroleros a la bolsa de valores.

Muy simple, competir para reinstalar a Venezuela en el escenario petrolero internacional.

2.- Necesidad de Despolitizar… Hay que crear estructuras organizativas que impidan a los políticos tomar decisiones a discreción, que perjudiquen la productividad del negocio y empobrezcan al país. A tal efecto en los países latinoamericanos funcionan las llamadas Agencias de Energía.

En Venezuela aplicaría la Agencia Nacional de Energía que se encargaría de otorgar los contratos a los inversionistas y de monitorearlos. Sería autónoma, dependiente del Ministerio de Petróleo e integrada por miembros del gobierno, los gremios, la academia, las empresas y otros, electos por tiempo definido.

El Ministerio se encargaría de la elaboración de las Políticas, (aspectos sistémicos, OPEP, empresas en el extranjero) y del seguimiento fiscal y operativo.

Igualmente hay que diseñar una especie de Holding muy específico (estado - empresas privadas) que coordine y armonice la operación integral de todas empresas hidrocarburos.

La idea es minimizar la discrecionalidad del Estado en el manejo de esta poderosa industria. A tal efecto, la nueva Ley también deberá - y esto sería una novedad, parte de la Reinvención del Petróleo…- incluir el impacto de los hidrocarburos el País. Veamos:

3.- Necesidad de planificar el Impacto de la Industria de Hidrocarburos en Venezuela… Hay que superar el esquema rentista. A la industria petrolera hay que observarla como generadora de Beneficios. Estos Beneficios, además del ISLR y la Regalía, incluyen la Economía Conexa, la Petroquímica, la Responsabilidad Social Empresarial (RSE) y la aplicación de Energías Alternas.

Es decir: Beneficios= ISRL+ Regalía+ Economía Conexa+ Petroquímica+ RSE + Energías Alternas

La Ley debe contemplar estrategias en un abanico que va desde el pozo, hasta la calidad de vida. Allí radica el secreto en la construcción de un país de desarrollo sustentable. Se propone:

- Utilizar el ISRL sólo en inversiones que sean aprobadas por un ente específico.

- Dejar un alto porcentaje de la Regalía en las zonas que la generan y sólo utilizarla en inversiones.

- Planificar la Economía Conexa a objeto de desarrollar las zonas petroleras de manera que no se conviertan en pueblos fantasmas cuando el petróleo deje de ser el motor de la zona.

- Utilizar la Petroquímica como el pivote de la industrialización, es el petróleo del futuro.

- Aplicar la RSE para en primer término, elevar la calidad de vida de las zonas aledañas a la industria petrolera, y en segundo lugar generar una nueva dinámica económica.

- Impulsar las Energías Alternas, imprescindibles para generar nuevas realidades energéticas donde Venezuela tiene mucho potencial: solar, eólica etc.

Se trata de utilizar estratégicamente a la industria petrolera como un eje concéntrico irradiador de prosperidad. Una industria próspera para un país próspero. Reinventar la relación petróleo país. No hacerlo así significa repetir nuestro eterno esquema, de boom en boom y de fracaso en fracaso.

REINVENTAR EL PAÍS

Pero desengañémonos, si se reinventa el petróleo y no se reinventa al país, poco se habrá hecho. No es suficiente una industria petrolera de primer mundo, hay que orientarla a crear un país de primer mundo. Por ello, además de la Estrategia de Impacto de los Hidrocarburos en Venezuela, hace falta rediseñar un nuevo país. Reinventarlo, de manera que las estrategias de impacto encuentren terreno fértil y no signifiquen arar en el mar.

Es imperativo un cambio no solo de gobierno, sino de modelo. ¿Difícil?, sí; pero lo contrario… es más de lo mismo.

Reinventar el país pasa por re-institucionalizarlo, descentralizarlo, democratizarlo. A la Constitución actual hay que corregirle muchas fallas: Ese Presidente eterno, seis años que se repiten y se repiten, hay que sustituirlo por digamos, cuatro años y una sola reelección. Hay que volver al Congreso Nacional (Senadores y Diputados) en lugar de esta Asamblea Nacional. El CNE con puros “independientes”, lo que ha traído es un ministerio electoral, es mejor sincerarse y dejar en su dirección los partidos más grandes como antes, y algunos independientes.

Un tópico fundamental es dar prioridad a la empresa privada. Disminuir el tamaño del Estado, y el excesivo poder presidencial, ¿qué tal un primer ministro? Hay que aplicarle Reingeniería al Estado venezolano. Cambios radicales porque estamos muy lejos de cumplir los objetivos.

Reinventar el Petróleo y Reinventar a Venezuela. Son dos… ligaditos. Lo contrario es cambiar al gobierno (que va a suceder) y sentarse a esperar en diez años otro Chávez más aprendido.
La reinvención empieza ya.
Rafael Gallegos