Los petroleros del horror

Rafael Gallegos's picture

El libro “Los Juristas del horror”, trata de la justicia de Hitler, o mejor de cómo los nazis manipularon todo el entramado legal alemán para adaptarlo a sus apetencias totalitarias.
De cómo quemaron el Congreso días después de haberse posicionado Hitler de la Cancillería y aprovecharon para gobernar mediante un Decreto de Emergencia llamado pomposamente “Decreto para la Protección del Pueblo y el Estado”. Una ficción que partía de culpar a los comunistas del incendio cuando todo indicaba que fueron ellos mismos. El Decreto suspendió hasta “nuevo aviso”, la libertad del individuo, la inviolabilidad del hogar, la privacidad de la correspondencia y todas esas cosas que requerimos los hombres libres. El “nuevo aviso” duró hasta la caída del Reich.
Nada que ver con el Decreto de Emergencia Económica que Maduro ha eternizado en Venezuela.
En su ruta de horror jurídico, los hitlerianos colocaron la ley a merced del nacismo. Intervinieron los tribunales. Cosieron trajes jurídicos para justificar la noche de los cuchillos largos, los presos políticos, los enemigos en lugar de opositores, los campos de concentración y todos sus asesinatos. Con la excusa de la protección a la raza prohibieron los matrimonios de judíos con arios, y aunque parezca cursi… hasta los besos. Justificaron la Eutanasia porque “los débiles no merecen vivir”. Todo era legal legalito. ¿Les suena?
Hicieron legal el saludo Heil Hitler, similar al “Chávez vive” (¿qué opinarían los chavistas si los militares saludaran “Betancourt vive”?) y al igual que en esta “revolución” tenían su Líder absoluto. Nada nuevo en las autocracias. Todas inventan su entramado jurídico para justificar sus barbaridades. Al final queda la destrucción, el pésimo recuerdo y sus líderes dando tumbos por los más nefastos recovecos de la historia. Y Alemania, quedó destruida.
Parafraseando el título “Los Juristas del Horror”, podemos titular a los petroleros “revolucionarios”, que han destruido a Pdvsa, como los Petroleros del Horror. Todos, desde cuando los “revolucionarios” asumieron el poder. Porque la destrucción de Pdvsa se inició en 2 de febrero de 1999.
Una suma de conceptos, leyes, aspectos gerenciales, abusos, corruptelas y amenazas han conformado la gestión de estos Petroleros del Horror. Ah! no es cierto que todo estuvo muy bien hasta hace pocos años. Este proceso de transformar a la segunda empresa petrolera del mundo en la Pedigüeña del Siglo XXI, se inició con Chávez y sus lugartenientes del petróleo.
He aquí un intento de cronograma:
1.- Pdvsa es una Caja Negra… y le metieron varios brochazos de pintura roja.
2.- Las colitas de Pdvsa… y destruyeron la flota de los aviones.
3.- “Gracias Sr. Eddie Ramírez por sus servicios”… y sonó un pito seguido por seis más. Comenzaba el mayor genocidio laboral de la historia en tiempos de paz.
4.- Yo provoqué el paro… había que tomar esa colina que era Pdvsa… justificando la botada de 23.000 petroleros, a mucha honra.
5.- Aquí el que no sea dojo dojito se va… expresó Rafael Ramírez- que hoy tiene el tupé de decir hizo una maravillosa gestión al frente de Pdvsa- amenazó a sus trabajadores en un acto que le hubieran envidiado los Juristas del Horror, que por ley llegaron a exigir a los empleados públicos alemanes que tenían que ser nazis.
6.- Ustedes están aquí gracias a Chávez… idem del mismo nefasto personaje.
7.- El cambio de Misión de Pdvsa desde una empresa petrolera con contenido social hasta una empresa social con algún contenido petrolero.
8.- Quincaya en la Faja… Muchos de los lotes de la Faja entregados a empresas de países muy “panas” pero sin la menor idea del negocio petrolero.
Y pudiéramos seguir con las empresas mixtas con mayoría de acciones del Estado, como si no bastaran las acciones de oro; con la expropiación de los contratistas del lago, con personas sin capacidad al frente del negocio, con la gigantesca corrupción.
Todas estas acciones la realizaron con el propósito estratégico de destruir a Pdvsa y el país… para comerte mejor.
LA ÚLTIMA LUMPIA
Con Pdvsa destruida: en la ruta de la no exportación, importando gasolina, con las refinerías desmanteladas, el personal en fuga y amenazas de embargo, Nicolás Maduro se va a China a “negociar” desde Venezuela Potencia con China Potencia. Claro… entre iguales.
- ¿Otra vez Maduro? – y que preguntó Xi Jinping.
- Sí, Presidente.
- ¿Y qué quiere?... ¿más plata?
- O más negocios Presidente, quién sabe qué nos van a ofrecer, tiene mucho oro y como su petrolera está destartalada, capaz que nos ofrecen una sustanciosa tajadita. Fíjese que hasta están cobrando cero impuesto sobre la renta.
- Ese no era que tenía tanto real que le decían Don Regalón.
- No, Presidente, al jefe…
- ¿Entonces a este le dirán Don Pedilón?
Ojalá no terminemos como caricaturizó EDO, cantando patlia, patlia, patlia queliiiida…
Es que ninguna excusa será más grande que la destrucción de Pdvsa. ¡Qué horror!
Rafael Gallegos