Ni libertad ni comida

Rafael Gallegos's picture

Este gobierno preside el gran deslave nacional. ¿Quedará algo? Luego de diez y nueve años de “revolución” el país transita su peor etapa. El dudoso honor de ser la primera hambruna petrolera de la historia, en medio de la permanente violación de la Constitución que diseñaron ellos mismos, como traje a la medida para Chávez. Y con el mayor desparpajo le dicen al pueblo que es libre y aunque usted no lo crea… que lo del hambre, la desnutrición, las enfermedades, la jurungadera de la basura, son mentiras inventadas por la derecha golpista en conchupancia con el imperio.
- Tú no tienes hambre
- Entonces, ¿qué son estos vahídos? – se pregunta Juan Pueblito con los ojos casi desorbitados.
- Esa es una droga que te manda la extrema derecha.
- Como nié.
Juan Pueblito, el venezolano que a falta de trabajo digno pasa la vida esperando que Maduro le mande vía carnet de la patria – hoy te puede tocar a ti- dinero para comprar un kilo de carne o un cartón de huevos. Y como ya no le salió el bono de carnaval (hablo estadísticamente), se sienta a esperar el Bono de Semana Santa.
Eso sí, no te olvides de votar y de pasar con tu carnet de la patria por el punto rojo.
Un deslenguado me dijo que sería mejor “carne de la patria”… y sin sorteos, porque la desnutrición crece y mata. Observen las aterradoras cifras.
La oferta de la “revolución”, es tan anémica de comida y tan anémica de libertades, que le cabe perfectamente el dicho de Henry George: “decir a un hombre que es libre sin que tenga un pedazo de pan con qué comer, es como soltar un hombre en la mitad del océano y decirle que es libre de llegar nadando hasta la costa.”
Porque los venezolanos navegamos en medio del océano sin observar costa en el horizonte. El gran naufragio nacional. Es significativa la falta de insumos, de dólares, de seguridad legal, de repuestos. Producir en Venezuela es un acto de heroísmo. Pdvsa quebrada, las empresas básicas de Guayana idem, la agricultura y la industria desmanteladas, y eso… es hambre. Y no del imperio, del estómago.

VOTO SÍ TRAMOYA NO

Y en cuanto a las libertades, basta con revisar la maxi tramoya electoral. Inhabilitan de mil maneras a líderes fundamentales como Capriles, Leopoldo o Ledezma. Desaparecen de las elecciones a importantes partidos como Primero Justicia y Voluntad Popular. Idem con la MUD. Aceleran, a su favor lapsos electorales. Puro ventajismo. La oposición acudiría, supuesto negado, contra un árbitro rojo y con una mano amarrada.
Por lo menos yo, quiero votar y elegir… no ser telonero de un show autocrático. A este paso seremos como los líderes cubanos: un solo partido, un solo candidato, aguerridos testigos… del PSUV, acompañantes de los países panas… ¿cuántos votos quiere que le coloque mi candidato?

23 DE ABRIL, DÍA DE LOS MUERTOS INMORTALES

El 23 de abril de 1616 murió el gran Shakespeare. En la misma fecha 23 de abril de 1616 murió también (aunque usted no lo crea) Don Miguel de Cervantes. Dos muertos inmortales, porque ¿quién lo duda?, ante el mundo están más vivos que muchos de nosotros.
El 23 de abril de 2018 podría ser la de la muerte de la Democracia venezolana. Sin ningún opositor representativo de la mayoría que ya no lo soporta, Maduro sería un proclamado “irrevocablemente” en medio de inocultables vacíos de los sitios de votación. A lo Ignacio Andrade contra el Mocho, ganaría por una ventaja astronómica sobre el segundo. Ganará, pero no convencerá.
¿Muerte de la Democracia?, qué va porque las grandes ideas, a lo Shakespeare o a lo Cervantes, son inmortales. La democracia está en el ADN venezolano y en cualquier momento aflora.
Recuerden que Hitler planeaba durar mil años y duró trece. Y que cuando se derrumbó el muro de Berlín nadie lo podía creer.
Porque la historia es un mar de fondo que cuando aflora, ningún régimen puede detener.
Rafael Gallegos

PD: LA OTRA GALLINA DEGOLLADA
Rafael Ramírez acaba de publicar su artículo “La gallina degollada”. Explica que el título lo toma del cuento de Horacio Quiroga y compara con “la gallina de los huevos de oro”. Mi artículo del 9 de enero de 2018 se titula igual, se basa en el mismo autor y hace la misma comparación con “la gallina de los huevos de oro”. Pura casualidad, me recuerda a “Pierre Menard, autor del Quijote”, un relato del maestro Borges, donde el personaje pretendía reescribir el Quijote con las mismas letras, sin copiarlo…
Pero lo verdaderamente deleznable del artículo es que habla del desastre en que los “autoproclamados meritocráticos”, dejaron a Pdvsa. Y claro su magnífica gestión ante la Pdvsa roja rojita, la salvó. Habrase visto.
Incendiario se ofrece como bombero. A dónde han llegado.