Tres tristes telarañas rojas rojitas

Rafael Gallegos's picture

Telaraña la vida tuya, telaraña la vida mía. Esta frase de 'Radio Rochela' resulta novedosa para los más jóvenes, y para los demás de una nostalgia directamente proporcional a la antigüedad de la cédula. Para la “revolución”, encierra una estrategia a objeto de enmarañar a los ciudadanos en una telaraña. Que queden pegados en las redes, “para comerte mejor”.

Nada es casual, por algo Hugo Chávez, patriarca de estos fatídicos veinte y pico de años, contaba que en su infancia había sido un humilde arañero en Sabaneta. Hoy funge de Arañero Mayor y todos sus “hijos” quieren ser arañeros como fue su taita. Construyen tristes telarañas rojas rojitas para enredar en sus pegajosas redes a los venezolanos. Han hecho una telaraña de la “vida tuya” y de la “vida mía”. Palpe las redes. Trate de movilizarse.

Diversos tipos de telarañas, para enmarañar la rutina, el petróleo, las elecciones y toda su vida. Veamos.

TELARAÑA PARA ENMARAÑAR LA RUTINA

La “revolución” venezolana ha construido con admirable paciencia este socialismo del siglo XXI. “Teje y teje la tejedora, su telaraña es toda su obra”. Casi sin que nos demos cuenta. Aunque ya tocamos los límites. Observe que ya nadie dice: no vale yo no creo… ya sabemos que cualquier cosa puede pasar.

El método utilizado en Venezuela para construir la telaraña socialista ha sido muy superior al de la revolución cubana. En cámara lenta. Las reformas cubanas fueron violentas, tipo palo cochinero.

El comunismo cubano acabó con la propiedad privada y punto. En Venezuela tejieron con paciencia la telaraña. Comenzaron con el método chaaz (¿le habrán pagado a aquel señor?), los exprópiese, los “empresa abandonada empresa tomada”, las invasiones con ministros armados, las solicitudes de títulos agrarios hasta la época de la Independencia, los no sé cuántas formas de propiedad de la Constitución. Hoy la propiedad privada sigue viva; pero jadeante, enmarañada… ¿Cuánto tiempo más?

El comunismo cubano acabó con la libertad de prensa y punto. En Venezuela la “revolución” se jacta de permitir las libertades mientras paso a paso ha ido cerrando emisoras de radio, televisoras y desarrollando un monopolio comunicacional en las emisoras de estado. Limitando a la prensa escrita mediante el manipuleo del papel, las demandas, la publicidad. Paso a pasito. No han anulado la libertad de expresión oficialmente. Pero ésta se ejerce casi que en forma “catacúmbica”, y en medio de una pandemia de autocensura.

Fidel Castro, tipo palo cochinero, le dijo a su impresionante diáspora: váyanse gusanos, no los queremos. En Venezuela la “revolución” aparenta sobar a su diáspora y les plantea que se han ido engañados por la propaganda del imperio, y promociona su “vuelta a la patria” como antídoto para los “arrepentidos,” ocultando que apenas regresan centenares, de los millones que ha espantado la desesperanza socialista.

Castro se declaró marxista leninista a los dos años de revolución. Y sin ninguna limitación continuó implantando su dictadura del proletariado. En Venezuela… todavía se dicen demócratas. ¡Habrase visto! Poco a poco tejen su telaraña.

Son cuarenta años de diferencia entre las dos revoluciones. Durante ese tiempo los métodos represivos se han sofisticado. Del palo cochinero cubano, a la a la telaraña venezolana.

Tal vez por eso nos ha costado tanto desarrollar anticuerpos, o desenmarañarnos.

TELARAÑA PETROLERA

Veinte años enmarañando a Pdvsa y culpan a las sanciones. Cuando es obvio que estas llegaron cuando la producción había disminuido más de dos millones de barriles (cerca de un Kuwait diario) y las refinerías estaban desmanteladas. Tienen el descaro de decir que “superaron el rentismo”, cuando en realidad acabaron con la renta petrolera. Ahora dolarizan la gasolina, la poquísima que si acaso pueden importar (gasolina en gotas) que hace la ilusión y sólo la ilusión de rendir para el transporte porque Venezuela, está paralizada. Como prevén que con la dolarización los surtidores son un negocio redondo, les quitan a los señores concesionarios su actividad – hasta las tiendas de conveniencia- después que estos tienen decenas de años viviendo de ella. Les dan - cual Embajadora de la Comunidad Europea antes del recule- apenas 72 horas.

Los arañeros acabaron con las divisas petroleras, la abundante gasolina, el gas y la electricidad. Poco a poco han tejido esta maraña energética.

TELARAÑA ELECTORAL

Enmarañado está el pueblo para estas Parlamentarias. “La araña con maña se apaña”. Un CNE con 60 % de representación del gobierno. Obviando que tiene un contundente rechazo de 80% y que en justicia debería tener apenas un representante.
Los principales partidos de la Asamblea con directiva impuesta por el gobierno. Políticos inhabilitados y exiliados. Presos políticos. Asambleístas presos, asilados en Embajadas y exiliados por amenazas. Y eso que todavía no se observa el gigantesco ventajismo gubernamental, ni los puntos rojos, ni las mesas abiertas hasta altas horas de la noche. Ni las inhabilitaciones de políticos con chance a última hora, como es costumbre.

Estas no son condiciones para votar, sino para luchar por la Democracia. Votando (muy válido) o no votando, pero en Unidad. En diciembre habrá votación; pero a este paso no habrá elecciones justas.

Los políticos están más enmarañados que el pueblo. Y para remate, divididos. Un grupo de ellos está feliz de votar porque con la nueva proporcionalidad, a pesar de sus mini partidos, irán al Parlamento. Mientras tanto el gobierno, a lo Houdini, intenta a punta de leguleyismos, transformar su escuálido 15% de apoyo popular… en mayoría parlamentaria.

Otros grupo de políticos se sienta a esperar a Godot, perdón una invasión, que como Godot nunca llega y de paso, no depende de nosotros.

Otros, se ilusionan pensando que luego del 6 de diciembre seguirán con la Asamblea hasta el final de los tiempos. Habrá que preguntarles en qué país ejercerán su rol.

Cada uno por su lado, peleando entre sí y Maduro Feliz. ¿Será que la telaraña gubernamental no deja ver a muchos líderes opositores lo imprescindible de la Unidad? ¿Qué la democracia sólo la puede reimplantar un Frente Unitario?

A este paso de enmarañamiento opositor, los arañeros ganarán las parlamentarias. Aprobarán su nueva constitución (ojo con el modelo del “pana” Putin que ahora le corresponde hasta nombrar a los jueces). Ganarán las elecciones de gobernadores y evitarán el revocatorio.

El mismo cuento de los últimos años. Sin embargo, Venezuela está tan mal que no es descartable, como a veces sucede, que los mismos arañeros se enmarañen en su telaraña. Si somos más y tenemos razón no podemos dejarnos enmarañar. Pueblo en emergencia solicita liderazgo unitario para rescatar la Democracia. Abstenerse los hombres araña.

Rafael Gallegos

PD: Con mucho orgullo celebramos los 18 años de Gente del Petróleo y Unapetrol. Años de dignidad, de denuncia, de lucha por el rescate de la industria petrolera y de la Democracia, de crecimiento. Aquellos vientos trajeron estos lodos. La exclusión ilegal de los 23.000 trabajadores de Pdvsa trajo como consecuencia el acabose de esta empresa. Cuyas consecuencias son la esta escasez de gasolina, de divisas… y de país.

G del P y Unapetrol, siempre listos para participar en el cambio de modelo que a gritos pide Venezuela. Ni un paso atrás!