De la especulación, abusos y otros cuentos rojos rojitos

Reinaldo Aguilera's picture

En la Venezuela de 2019 nos encontramos en una encrucijada económica tan distorsionada que conjuntamente al fenómeno hiperfinflacionario, también se señala directamente a los especuladores, como los causantes de los grandes males que estamos sufriendo los ciudadanos, sin dejar de lado las perversas consecuencias que tienen dichas prácticas sobre el empleo, la adquisición de productos de primera necesidad y el crecimiento económico en general.
Por otra parte, para muchos ya es casi imposible que ocurra algo que no esté marcado por la mentira o el engaño de parte del régimen actual y sus políticas en materia macroeconómica que no resuelven, que no han podido controlar nada de lo relacionado con la serie de abusos en lo que a control de precios se refiere y que tienen a todo el mundo deambulando por las calles en busca de alimentos u otro producto a un precio que sea digno de verdad, por no decir las colas interminables que muchos hacen a diario.
Sin ir muy lejos aún se están esperando los anuncios de “medidas económicas” que terminaron en un Bono Complementario sólo para una parte de los Venezolanos, como si el resto no existiera.
Ahora bien, no se puede obviar ni por un instante que en medio de las convulsionadas aguas de la política actual venezolana, debemos analizar las diversas situaciones existentes y que no pasan desapercibidas, por un lado están los ciudadanos comunes, los de a pie, los que trabajan duro todos los días para lograr el sustento miserable de 2$ mensuales y en la otra acera aquellos que pretenden hacerse millonarios de la noche a la mañana como en efecto lo hacen y el mejor ejemplo es la proliferación de Bodegones con todo importado encada esquina de las ciudades.
No es posible que el precio por ejemplo de un kilo de queso blanco que era el más económico para las personas de zonas populares, ya esté en Bs 60.000,00 y se haya prácticamente duplicado en cuestión de 1 semana, es una cosa extremadamente loca, ¿nadie controla eso? nos preguntamos.
Al señalar el caso anterior no queda duda, que la acción debiera ser ejercida por la autoridad competente léase SUNDEE, pero resulta que ésta solamente actúa en el terreno que le conviene o que es importante para algún accionar del mal gobierno, del resto ni se escucha y mucho menos se nota su presencia, no es que intervenga en todo ya que causaría más problemas de los que se pretenden resolver, pero debe haber algo de control esa es la realidad.
En cuanto a la capacidad de asombro, ya un alto porcentaje de venezolanos la hemos perdido, aquí puede pasar lo que sea que ya no es sorprendente, en algunos casos el abuso y atraco ocurre a mano desarmada, en cualquier comercio si le provoca al encargado ahora te cobran en dólares, euros, pesos colombianos o en cualquier otra moneda, vivimos con una economía totalmente desfigurada esas son las cosas que suceden a diario y NADIE CONTROLA.
Ante la cruda realidad que se agrava con las horas, estupefactos sí quedan unos, al saber de noticias por ejemplo de que unos “Señores” venían desde el año 2011 haciendo mega negocios y disfrutando de las bondades de la vida como ricos y famosos en Andorra España y toda Europa, cuadrando comisiones a cambio de jugosos contratos con la estatal petrolera PDVSA.
Cosas como las compras en las que los caballeros Diego Salazar Carreño primo hermano del exjefe de PDVSA Rafael Ramírez (que ahora se hace la víctima), Nervis Villalobos y otros, gastaron 3 MILLONES de Euros en joyería; 2 MILLONES en obras de arte; 1 MILLÓN de Euros en vinos y 516.012 mil Euros en alquiler de helicópteros para que los trasladen a yates, también 953.000 mil Euros en trajes hechos a la medida, 125.000 mil Euros en caviar de beluga y jamón ibérico, como en las películas pues, ni más ni menos; todas esas cosas son las que nos llevan a inferir que si éstos llevaron ese tren de vida, la de los demás debe ser inexplicable, por lo que con justa razón el país está en la ruina, no hay otra explicación.
En otro orden de ideas, capítulo aparte constituye lo relacionado con las sanciones que impone el gobierno de los Estados Unidos y que gota a gota va penetrando el entramado en que se ha convertido el Chavo/Madurismo durante los años; por otra parte el caso El Aissami dará mucho que hablar en un futuro respecto a las implicaciones en el mal manejo de la red consular de Venezuela y la sustracción de pasaportes que no tienen destino definido y como ese surgirán otros que dejará a más de uno con la boca abierta, veremos.
Ante éste panorama, de verdad toca invitar a la colectividad, a ver todo esto como una gran lección, debemos aprender de los gravísimos errores para no cometerlos más, se tiene que lograr la madurez política, social y cultural necesarias para poder enrumbar a Venezuela hacia un futuro mejor que el actual presente que es tétrico por decir lo menos.
Así de simple y sencillo. @raguilera68 / @AnalisisPE
Reinaldo J. Aguilera R.