El Régimen se cree avestruz

Reinaldo Aguilera's picture

Los eventos que se presentan a todo momento en nuestro país y fuera de él, nos obligan a estar informados prácticamente minuto a minuto de todo lo que pasa; los casos de corrupción, de tráfico de droga y de lavado de dinero están en las noticias prácticamente a diario y los involucrados en su gran mayoría son personas vinculadas o a las gestiones de Hugo Chávez o a la de Nicolás Maduro, pero como el avestruz los responsables fingen demencia y esconden la cabeza, como si no sucediera nada.

Así como existen los asuntos referidos anteriormente, tenemos la situación de colapso nacional que se evidencia en todos los aspectos del servicio público y de normal gobernabilidad de un país; para que entendamos lo que sucede, voy a comentarles algo que sucedió en 2016 y que deseo recordarlas comenzando con la que yo considero más importante por su trascendencia, ocurrió durante la grata visita de los expresidentes Lech Walesa de Polonia y Oscar Arias de Costa Rica, ambos Premios Nobel de la Paz en 1983 y 1987 respectivamente, y de Nontombi Naomi Tutu, hija del Obispo de Suráfrica y también premio Nobel, Desmond Tutu; al igual que Ndaba Mandela, nieta de nada más y nada menos que de Nelson Mandela quien en 1993 recibiera igualmente el premio por haber logrado negociar y poner fin al “Apartheid” que cubría a su querida Sudáfrica.

Para la ocasión se celebró una sesión especial en la Asamblea Nacional, en la cual el expresidente Arias señaló muy acertadamente durante su intervención que y cito: “de la liberación de Leopoldo López y demás presos políticos, dependerá que Venezuela sea vista en el plano internacional como una democracia que respeta los derechos humanos”; como vemos el asunto de los Derechos Humanos más bien se ha agudizado a los ojos de la comunidad Internacional, el expresidente Arias también hizo un llamado a la reconciliación y al encuentro entre los venezolanos, como fórmula social para salir de la crisis moral y de valores en la que nos encontramos, haciendo hincapié en que sí saldremos de la crisis, pero habrá que hacer sacrificios y asumir posiciones muy duras, pero necesarias, simplemente nada de lo planteado se ha cumplido y por el contrario hoy en 2018 estamos mucho peor.

En este orden de ideas fue muy satisfactorio lo ocurrido luego de la salida de las instalaciones de la asamblea, cuando el expresidente y Premio Nobel de la Paz, sin temor alguno decidió palpar de primera mano la situación de las colas en los supermercados y el desabastecimiento que vivimos a diario los venezolanos, pidió a los encargados de su seguridad protocolar que estacionaran el vehículo y descendió directo a conversar con las madres, padres y ancianos que sufren el humillante trato de estar 8 o 10 horas en una cola, solo para comprar uno o dos productos; llegando a la fría pero dura conclusión de que “No existe conspiración alguna de ningún imperio que justifique tal situación, más que un gobierno desastroso, corrupto y sin control”, dicha situación se mantiene y ha traído muertes y desgracias a lo largo y ancho de toda Venezuela.

Siguiendo en el mismo tema del que habló el expresidente Arias, se pronunció también el expresidente Walesa, pero siendo mucho más directo ante la coyuntura que se respira en el ambiente de nuestro país, señaló que cito: “Si no hay entendimiento, todo puede terminar en una Guerra”, suena fuerte, diría yo que demasiado para algunos, pero resulta que con lo vivido por el expresidente Walesa durante su vida política, en la Polonia de finales de los setenta y los años ochenta, frente a un país cuyo estado comunista no permitía prácticamente nada fuera de su control, tiene mucha razón en recomendar que lo mejor es sentarse, dialogar y buscar acuerdos entre las partes, eso sí, deben haber condiciones ciertas y representantes serios de ambas partes, dispuestas a efectuar concesiones reales y sin mentiras, hasta ahora eso no ha ocurrido.

El tiempo no se detiene y las cosas sean buenas o malas siguen avanzando, las noticias ya no sorprenden a muchos pero las acciones se están tomando a nivel mundial para seguir develando la oscura trama de delitos que se han cometido a la vista y con apoyo incluso del Gobierno “Avestruz”, pero que a nivel internacional si observan y sí buscan aplicar la ley, tal es el caso por solo citar alguno, de lo ocurrido hace apenas unas horas en una acción relámpago del FBI norteamericano.

La Oficina Federal de Investigación o Federal Bureau of Investigation FBI en inglés, es la principal agencia de investigación criminal del Departamento de Justicia de los Estados Unidos, dicha oficina allanó e incautó propiedades pertenecientes a Alejandro Andrade, excompañero de juegos de Hugo Chávez y también extesorero de Venezuela, durante el operativo también se confiscaron costosos caballos de carrera del ciudadano venezolano vinculado al delito de lavado de activos.

Pues estimados lectores, ante esos dos eventos ocurridos, me quedo con el de la visita de los expresidentes y los nietos de los premios Nobel que cumplió 2 años, sin dejar de lado que ante tantas cosas, problemas y situaciones, es correcto señalar que la posición del gobierno sigue siendo la misma, ellos quizás piensen que algunos no ven lo que ocurre, yo difiero de eso, ellos sí lo ven y sí lo saben, pero prefieren agachar la cabeza como el avestruz, cuyo mito generalizado es que ante la presencia de peligro esconde la cabeza en el suelo, lo cual es falso, lo más que hacen es bajarla a ras del mismo y así pasar por desapercibidos.

Sin embargo siendo cierta o falsa, lo seguro es que como el avestruz, el gobierno se esconde, se hace el loco y no busca solucionar los problemas del país, de los venezolanos sean blancos, azules, amarillo o rojos, de TODOS. Otros si estamos dispuestos a denunciar, a diagnosticar y a efectuar propuestas, con cabeza en alto y echando el resto por nuestro país, así simple y sencillo. @raguilera68 / @AnalisisPE
Reinaldo Aguilera R.