Municipales Desérticas y Nuestro Derecho a Elegir

Reinaldo Aguilera's picture

El Consejo Nacional Electoral (CNE), en teoría, es el organismo que rige el Poder Electoral, el cual es uno de los 5 poderes en el que se divide el Poder Público de Venezuela.
El CNE es responsable y garante de la transparencia de los procesos electorales y refrendarios que se llevan a cabo en la nación; sí leyeron bien, es -el responsable de organizar y normar todos los procesos de índole electoral en nuestro país- y por consiguiente, responsable también de responder por que cada uno de los ciudadanos habilitados según el denominado registro electoral, se exprese y manifieste su voluntad a través del voto.
Si lo anteriormente referido es así, entonces se entiende perfectamente parte de la exacerbación de la crisis que vive actualmente Venezuela; lo digo, porque sencillamente no se entiende entonces, que teniendo en “teoría” las atribuciones claramente definidas, el CNE con base a toda clase de argumentos trabaja y se enfoca permanentemente en manejar los procesos electorales aunque sean casi nulos por la falta de participación como el celebrado hace horas y también por consiguiente niega el derecho a elegir, esa es una realidad.
Con mucha preocupación observamos cómo cada actuación del máximo ente electoral, lo que hace es coartar las salidas que establece la constitución como mecanismos de solución de conflictos, porque no es solamente votar, es que exista credibilidad en los resultados y en la expresión genuina de los electores.
Ya nos encontramos entrando en el último mes del año 2018, todo el foco de “atención” lo tiene la gris Elección Municipal convocada por la Asamblea Constituyente en la que nadie cree, cuyos resultados aún en varios sitios se están procesando como el caso del municipio Baruta del estado Miranda en cuya cámara municipal se perdió la mayoría histórica de la oposición y de 11 concejales 9 ahora serán del partido de gobierno PSUV y solamente 2 de la oposición, es decir que sin duda alguna habrán profundos cambios en esa emblemática zona del Este Caraqueño.
Es realmente lamentable que de ser cierto lo manejado por varios medios, entes externos definen y deciden lo que le corresponde al CNE y en consecuencia este año lo que se ha realizado en la materia ha sido ejecutado pero no planificado plenamente por la autoridad electoral como debe ser.
Igualmente es bueno recordarle a muchos, que en el momento en que se realizaron las elecciones presidenciales del 6 de diciembre de 1998, el CNE no tenía representación de algún miembro designado o vinculado al movimiento del para entonces candidato Hugo Chávez Frías, de lo que se desprende según los resultados de aquella elección, aquel organismo definitivamente funcionaba muy diferente al CNE actual; saquen ustedes sus propias conclusiones y reflexionemos.
El proceso venezolano para buscar salidas a la crisis está en pleno desarrollo, las decisiones van y vienen, unos están a favor y otros en contra, pero el país, nuestra Venezuela no desaparecerá, muchas personas entre las que me incluyo, estamos trabajando a favor de una salida que no sea violenta, que sirva para que la gente de verdad se exprese y de este modo se evite un estallido social que sería negativo a todo nivel.
De allí nace la necesidad de efectuar un reclamo legítimo a que se nos garantice nuestro derecho a elegir, sí, a elegir un mejor país que el que tenemos actualmente, a optar por un mejor futuro, de eso es de lo que se trata.
Las posiciones diversas hay que respetarlas aunque no se compartan, lo más sensato es buscar puntos de equilibrio como venezolanos para que entre todos podamos redireccionar a nuestro país hacia objetivos que nos beneficien y nos hagan prósperos, aunque no lo parezca hay que hacerlo pronto, así de simple y sencillo. @raguilera68 / @AnalisisPE
Reinaldo J. Aguilera R.