Venezuela, Cuba, Nicaragua y el Efecto Dominó

Reinaldo Aguilera's picture

La “Teoría del dominó” o también llamada secuencia efecto “Bola de nieve”, si la aplicamos a la política internacional, es aquella según la cual, si un país entra en un determinado sistema político, arrastraría a otros de su área hacia esa misma ideología; así tenemos pues que luego de años girando en la órbita del “Socialismo del siglo XXI” tal parece que el proceso se está invirtiendo y los países que antes eran los fuertes aliados de la “Venezuela Revolucionaria” están dando un giro y van depurándose de los años recorridos y las malas juntas en clara referencia a la izquierda de la revolución Bolivariana que no ha dejado nada bueno para la región, los casos son ya conocidos.
Hace casi 28 años ocurrió algo inédito para aquel momento y que quizás muchos nunca pensaron que acontecería, tal como está sucediendo en éste momento en Venezuela luego de 20 años de destrucción sistemática causada por el Chavismo/Madurismo; tenemos que a causa del fracaso de una economía estatal sin salida, a la escasez crónica de bienes de primera necesidad, el consecuente atraso tecnológico y al anquilosado y autoritario sistema político, el 25 de diciembre de 1991 murió la URSS. El fatal desenlace del modelo desgastado lo simbolizó la renuncia de Gorbachov a la Presidencia de la Unión Soviética, lo cual produjo un cataclismo geopolítico en esa zona geográfica del planeta, lo que arrastró a la Cuba de entonces.
La situación que estaba ya a la vista, obligó al presidente cubano Fidel Castro a aparecer en televisión y anunciar al pueblo Cubano todo lo referente respecto a la escasez energética inminente, todo esto tras recibir una notificación oficial de Rusia indicando que no tenía ninguna intención de cumplir con los acuerdos firmados por la Unión Soviética, así empezó el “Período Especial”, el régimen Castrista sin el cheque en blanco que giraba Moscú quedó en caída libre, hasta la aparición de Hugo Chávez.
Ahora bien lo que pareciera puede ocurrir es que caigan de nuevo en un período similar, aunque para muchos en la Cuba del 2019, el período especial nunca ha terminado.
De igual manera en la Nicaragua de Daniel Ortega las cosas no están del todo bien y lo sucedido durante las protestas ocurridas durante el 2018, aunado a los graves problemas de corrupción que surge directamente de la presidencia, podríamos decir que los días también los tienen contados.
Lo que acaban de leer sin mucho esfuerzo los hará pensar en algo, aquí en nuestro país está ocurriendo y las semejanzas son simplemente impactantes, el cerco diplomático internacional está causando estragos; los únicos que aparentan no ver lo que sucede son los personeros régimen Chavista/Madurista, porque la realidad está presente en cada rincón de nuestra Venezuela; ya la petrochequera no sirve, las sanciones internacionales para resguardo del robo y despilfarro del dinero de todos los Venezolanos están funcionando y tiene ya acorralados al usurpador y a su entorno.
Lo cierto es que definitivamente se caen las caretas y se hace cada vez más visible que el “Socialismo del Siglo XXI” fue una oferta engañosa, un ensayo que ha causado una debacle; tanto es así que ningún país en el concierto global de naciones con la excepción del pequeño grupo que aún “acompaña” a la revolución bolivariana, ha mostrado algún interés en importar o mantener ese modelo, porque saben que siempre ha conducido a la miseria y a la destrucción de economías productivas, siempre bajo el manto de que todo se hace con, por y para el “Pueblo”, lo que es totalmente incierto.
Muchos dirán que otros países si han importado el modelo, como Bolivia, Ecuador, Nicaragua, Brasil y Argentina en su momento, al igual que otros del Caribe; yo difiero muy cordialmente de quienes piensen eso, para muchos y entre ellos me incluyo, lo que allí sucedió fue simplemente una gran componenda para disfrutar y aprovechar las comodidades que ofrecía Venezuela a cambio de apoyos de distinta índole, con la guía de Cuba que son los expertos en chupar de otros países, ocurrió como aquel el niño rico que necesitaba de amigos, el régimen se rodeó de muchos, que mientras hubo bonanza estuvieron de visita constante para firmar cuanto acuerdo se presentara, pero siempre con más beneficios para ellos que para nuestro país.
Hoy las cosas han cambiado, el mal gobierno sobretodo con Hugo Chávez al frente, derrocho durante la época de las vacas gordas y hoy ante la realidad que se vive, en la época Madurista tenemos un país deteriorado, con el “Pueblo”, aquel sobre el cual se levantó la “Revolución Bonita” pasando hambre y penurias; el modelo fracasado está hundiendo cada día más a Venezuela, los países “Amigos” están ocupados en sus propios asuntos, incluyendo a China y Rusia, por otra parte Cuba por ejemplo, luego de estar metida de pies y cabeza en nuestra nación, se separa sigilosamente pero sigue obteniendo ganancias y además se abre a trabajar de la mano con México y el nuevo gobierno de Andrés Manuel López Obrador que guarda mucha similitud con Chávez en su momento, de tal manera que planificarán para ver cómo continúan subsistiendo y evitar caer en un nuevo período especial como pasó al caer la Unión Soviética.
Analizando todo, vemos claramente que Venezuela se queda sola, perdón, el régimen es el que se queda solo, aquí sigue existiendo una tremenda reserva moral de personas capacitadas para rescatar a nuestro país; millones de personas están desde ya ganadas a trabajar por: 1) Cese de la Usurpación, aportar durante la 2) Transición y luego expresarse en unas verdaderas 3) Elecciones libres.
Estamos haciéndolo bien y se está siguiendo un procedimiento establecido en el ordenamiento legal correspondiente; cabe destacar que existe un agregado sumamente interesante y es el creciente apoyo internacional, lo que nos lleva a asegurar que ésta oportunidad no se parece en nada a las anteriores.
Estamos preparados para los escenarios venideros, el 23 del mes en curso será una fecha importante y dejará una huella en la historia contemporánea de Venezuela, luego vendrán las etapas de reinstitucionalizar el país y posteriormente los eventos electorales que se presenten, todo régimen moribundo lo sabe, cada día que pasa el descontento es mayor y la posibilidad de que se materialice el cambio requerido es más real que nunca, la presión popular hará que así sea y volveremos a ser el país rico, alegre y cordial que siempre fuimos, incluso mejor, un gran país, así de simple y sencillo. @raguilera68 / @AnalisisPE
Reinaldo J. Aguilera R.