Estatus de las Farc en Venezuela

Rocio San Miguel's picture

El futuro de las FARC está escrito en Colombia: O aceptan la desmovilización total, previa rendición o serán barridos del mapa. Con una singular expresión el Presidente Juan Manuel Santos describió lo que viene: “Queremos buscar la paz por las buenas o por las malas”, en el marco de la cumbre de la Comunidad Andina de Naciones, a la que Venezuela, por una decisión errada de Chávez, ya no pertenece.
Rodeado de los presidentes Evo Morales de Bolivia; Rafael Correa de Ecuador; y Ollanta Humala de Perú; Santos evidenció el cambio geopolítico que se consolida en la región andina a partir de la merma ostensible de la influencia de Chávez y el triunfo militar de las Fuerzas Armadas de Colombia sobre las FARC. Correa y Humala esgrimieron la postura del respeto a los asuntos internos de cada país y expresaron sus votos por la paz de Colombia. Morales prefirió el silencio.

Un nuevo tablero de operaciones, cada vez más fuera de Colombia, está edificándose desde hace rato por parte de las FARC; concretamente en Centroamérica asociado a las bandas criminales y en el sur de Venezuela en los Estados Apure; Amazonas y Bolívar, buscando las jugosas ganancias que dejan los tráficos ilícitos de combustible, minerales, armas y como siempre las drogas. Atendiendo un mercado que no cesa en su demanda a pesar de la merma de las FARC en Colombia. Redefiniendo un entorno de negocios que básicamente se basa en las ventajas competitivas que ofrecen las fronteras del sur de Venezuela, sin autoridad alguna que controle lo que entre y salga del territorio nacional, tantas veces denunciada por cierto de formar parte esa autoridad del propio negocio del tránsito ilícito de bienes, personas y servicios que se da sobre el limite internacional de Venezuela.

La muerte de Alfonso Cano supone un punto de inflexión en el conflicto interno de Colombia, que debe alertar a quienes aspiren a dirigir Venezuela en la próxima década. Las FARC están llegando al fin del conflicto armado en Colombia, las delaciones internas y las derrotas a las que están siendo sometidas así los demuestran, desmembrándose en células asociadas al crimen organizado que buscan nuevos espacios vitales para su funcionamiento.

Chávez, de cara a una campaña electoral difícil en el 2011, y con severos problemas de salud, ha dejado de ser un operador político de la causa de las FARC. Está por verse si ese retiro estratégico y vital supone entonces la apertura franca del sur del territorio nacional para las actividades ilícitas del grupo guerrillero, con aquiescencia del Estado a manera de compensar. Esperemos que no, sin embargo, la extracción ilegal en ascenso de coltán y otros minerales en estas regiones del país mueven a la sospecha y el incremento del tráfico de combustible habla de una organización poderosa detrás de ello con larga experiencia.

Veremos cómo quedan las cifras del tránsito de cocaína por territorio venezolano al cierre del 2011.

Lastimosamente, nuestro país, según la ONU, está ocupando el primer lugar en el ranking de ese lamentable aspecto.

Fuente: Tal Cual