No culpes a John Bolton por Venezuela

Roger Noriega's picture

El presidente Trump tiene razón al estar frustrado porque el peligroso narcotráfico de Nicolás Maduro todavía está en el poder en Venezuela. Con la partida del asesor de seguridad nacional John Bolton el martes, esa política ahora está en manos de diplomáticos estadounidenses que nunca realmente apoyaron a Trump y nunca realmente confrontaron a Maduro. Las severas sanciones financieras impuestas por Bolton se están derrochando en una estrategia lamentablemente débil que suplicó rogarle a Maduro que cediera el poder. Si Bolton fuera el halcón peligroso que se dice que es, podría haber presionado por la victoria decisiva que Trump esperaba cuando dijo: “Todas las opciones están sobre la mesa”. En cambio, una amenaza que el presidente identificó al principio de su mandato está creciendo y extendiéndose en la puerta de los Estados Unidos.

Los costos de la diplomacia complaciente y equivocada siguen aumentando. Los enemigos claves de Estados Unidos, Cuba, Rusia y China, han fortalecido su posición en Venezuela al ayudar al régimen a sobrevivir ante las sanciones estadounidenses y a flanquear la política estadounidense. Según los informes, el envalentonado presidente ruso Vladimir Putin está considerando desplegar tropas en Venezuela, amenazando las mismas tácticas terroríficas que costaron medio millón de vidas en Siria. Mientras tanto, el aliado de los EE. UU., Colombia (que ya lleva la peor parte de 1,5 millones de refugiados venezolanos) se enfrenta a una nueva amenaza cuando los comandantes narcoterroristas declararon el mes pasado que reanudarán su guerra desde el refugio seguro de la Venezuela de Maduro. La seguridad y la estabilidad de Colombia, donde Estados Unidos invirtió $ 10 mil millones durante 10 años para fortalecer a un amigo incondicional, están en duda.

Los diplomáticos estadounidenses de carrera no han podido reconocer el papel central que juega el régimen criminal en Venezuela para avivar una crisis regional que está fuera de control. Recomendaron un desafío político y diplomático, reuniendo apoyo internacional para la Asamblea Nacional elegida democráticamente y su presidente, Juan Guaidó. Esta coalición esperaba que Guaidó organizara un levantamiento interno, respaldado por duras sanciones de los Estados Unidos destinadas a ahogar los ingresos del régimen.

El pueblo venezolano inicialmente apoyó a Guaidó porque esperaban una transición democrática y lo vieron como un presagio de una respuesta decisiva de los Estados Unidos. Sin embargo, tienen poca confianza en los jefes de los partidos tradicionales marchitos de Venezuela, quienes han lanzado al régimen una línea vital en repetidas ocasiones en los últimos 20 años al participar en diálogos falsos y elecciones manipuladas.

Los formuladores de políticas estadounidenses apoyaron un plan de oposición para empoderar a los financieros del régimen para organizar un complot en abril para derrocar a Maduro. Ya es bastante malo que Washington haya bendecido este acuerdo para compartir el poder que habría dejado en su lugar a la mayor parte de la dictadura corrupta. Peor aún, según una fuente vinculada al régimen, este “complot” era falso, diseñado por los compinches de Maduro y los manipuladores cubanos para expulsar a los traidores y engañar a Estados Unidos.

Después de esa debacle, con los políticos estadounidenses aún descartando el uso de la fuerza, Guaidó y su séquito aceptaron la oferta de diálogo de Maduro. Altos funcionarios de EE. UU. Han enviado mensajes contradictorios sobre el valor del diálogo y las condiciones previas para las elecciones. Esta ambigüedad creó espacio para que los jugadores más débiles de la oposición presionen para elecciones a cualquier costo. Por ejemplo, el jefe de Acción Democrática, Henry Ramos Allup, perseguido por nuevas pruebas de los lucrativos acuerdos petroleros de su familia con el régimen, llegó al extremo de reclamar a Guaidó como el candidato presidencial de su partido, tachando a Guaidó como corrupto y desafiando los deseos expresos de Estados Unidos de que no busca la oficina.

El peligro de la desventurada política de la administración Trump se demostrará dramáticamente en las próximas semanas, cuando el Departamento de Justicia publique una acusación contra el general venezolano retirado Hugo Carvajal. La queja implicará a los altos funcionarios del régimen y del partido gobernante, incluidos Diosdado Cabello y Tareck el-Aissami, en una red masiva de contrabando de drogas. Estos hechos condenatorios harán inconcebible que cualquier demócrata decente espere que esos matones respeten una elección honesta o que cualquier gobierno respaldado por Estados Unidos compartiría el poder con criminales desvergonzados y despiadados.

Durante la última década, la diplomacia convencional no pudo evaluar la naturaleza del narcoestado venezolano, la importancia de la invasión cubana y el interés de Rusia y China en desafiar a Trump en las Américas. Los diplomáticos no pudieron actuar de manera efectiva cuando Maduro robó una serie de elecciones, cuando los líderes de la oposición cínicos vendieron la democracia, los narcotraficantes secuestraron un gobierno y la destrucción económica y la represión brutal obligaron a 4 millones de refugiados a salir de Venezuela.

Ahora que Bolton ha sido dejado de lado, Trump tendrá que empoderar a otro líder para enfrentar a un narcoestado bien financiado que está desestabilizando a las Américas con drogas, terroristas, corrupción y refugiados. Enfrentar esta amenaza, con fuerza es la única opción razonable. @rogernoriegaUSA
Roger F. Noriega

Fuente: http://www.aei.org/publication/no-culpes-a-john-bolton-por-venezuela/