¡Decide el ciudadano vecinal¡ y la sociedad civil debe respaldarlo

Rubén D. Lopera's picture

El poder decidir una conducta o una acción es un acto conciente, esa conducta es elaborada entre los diferentes circuitos de los lóbulos cerebrales, esto diferencia al humano de los animales inferiores, aunque la huida y el miedo ante una amenaza es casi innata y primitiva en todos los animales, incluyendo el humano; así como la necesidad de comer, entre otras necesidades básicas para sobrevivir.

El acto de ir a votar o no el Domingo 9 de Diciembre en Venezuela para elegir los concejales de los diferentes municipios de los estados es un acto conciente de cada individuo, que no debe ser manipulado por nadie y menos por políticos o politiqueros de oficio, ni por líderes, gobernantes o manipuladores sociales. Aún menos por los gobernantes locales, sobre todo alcaldes que pareciera que están en campaña, posiblemente para ayudar a la propaganda y difusión de sus candidatos a concejales en sus municipios, en los que estoy seguro, que en muchos casos solo los conocen en su casa, en el barrio o en un sector muy reducido de esa comunidad; la gente que va a votar en gran parte votará sin saber por quien y es solo el deseo de un cambio de políticas o una ratificación de una continuidad administrativa para algunos seguir recibiendo prebendas de un sistema u organización. Espero que se recapacite del porque deberíamos cambiar lo malo por algo mejor o si lo están haciendo bien ratificar al que trabaja y se esfuerza por su municipio, Ya basta de votar por partidos, colores, consignas falsas yo divisorias. El rescate de Venezuela es URGENTE y se debe empezar desde abajo. No importa que los resultados sean cambiados por nuevas leyes de ANC o de la misma AN si los resultados no le convienen.

La importancia de estas elecciones, como lo han dicho muchos, es tener el poder del ciudadano, de los vecinos, d la sociedad civil ampliada o de una comunidad de continuar o cambiar a sus concejales para el mejoramiento y progreso de los servicios públicos de su municipio, prosperar en una buena administración local, mejorar el entorno de nuestra casa de habitación, urbanización, calle y tener en alguna medida una mejor calidad de vida en general. El poder en este caso lo tienen los ciudadanos, no el alcalde de turno, el gobernador o un presidente y menos un fallecido.

El votar o no votar, el pensar en trampa, si tiene algún objetivo o no ese día, si es importante o no, estará en el pensamiento de cada participante. La abstención es decisión propia y debe ser conciente, no se dejen influir por nadie, y menos tener miedo en decidir por un candidato o grupo que más les agrade, tengan esperanza de un cambio para lo mejor, pero si están convencidos que no debe haber cambios eso también será su decisión, pero tienen que pensar en un mundo o hábitat mejor para sus familiares y por su bien.

El panorama no pinta bien por la crisis socioeconómica actual, los politiqueros y gobernantes Malignos seguirán existiendo; pero por algo local se debe empezar, con una nueva esperanza de lucha y de victoria futura. No son con batallas, ni milicias o estudiantes armados la solución de los problemas de un municipio o de una vida mejor en Venezuela. Tampoco con una diáspora desesperada se mejora un municipio o país.

Reflexiones concientes y propias:

1. No hay Malignos terrestres que duren 100 años y menos cuerpos y pueblos que los aguanten.

2. Veinte años son suficientes para valorar la evolución de una revolución y son los ciudadanos de los municipios los más cercanos a esa evolución y de la realidad en la que viven.

3. Cuatro años son poco para valorar un alcalde, pero muchos para juzgar la labor de un concejal.

4. Los muertos no hablan y menos resucitan, los vivos se enferman y se mueren también.

5. Ricos o pobres, gordos y flacos, sanos o enfermos de un país paupérrimo tienen el derecho y el deber de poder votar y decidir un camino de esperanza inicial.

6, El fraude se canta cuando sucede, no antes.

No es hora de cerrar calles, es la hora de abrir puertas desde adentro y exigir a los concejales lo que venga.

“Por ahora” EL CAMINO es DEMOCRÁTICO-PROGRESISTA-ECOLÓGICO y ESTÁN MÁS VIGENTES QUE AYER.

ELPENSAMIENTO ÚNICO, SOCIAL, POLÍTICO y ECONÓMICIO NO ES EFECTIVO en esta era de cambios de nuevos paradigmas revoluciones socio críticos avanzados y no comunistoides.
Rubén D Lopera
Neurocirujano
Mgs. Educación Superior