Dios, la neurociencia y el fútbol

Rubén D. Lopera's picture

Para muchos lectores posiblemente estas palabras o temas no tienen mucha relación, pero en las lecturas de documentos científicos, lo visto y oído por los jugadores en relación a Dios en este mundial de la FIFA puedo mencionar que lo místico, la religión, las creencias y lo espiritual con relación a la Neurociencia, la neurobiología o la neuroquímica y Dios si hay algo de relación; solo los ateos pudieran refutar en algo las creencias, pero no a la ciencia y los científico están ahí. Un gran porcentaje de científicos son ateos, pero tampoco pueden demostrar que no existe Dios como algún tipo de materia o energía.

Muchos jugadores al ser entrevistados mencionan a Dios en sus declaraciones, otros se arrodillan o hacen la señal de la cruz antes o durante el partido de fútbol, así como en otros deportes; y de dan gracias a un Dios que posiblemente ellos creen, lo sienten o tienen fe.

Los estudios de Dios y la neurociencia tienen varios años; las neuroimágenes con la Resonancia Magnética Nuclear (RMN) de la llamada funcional, donde se observa modificaciones de flujo sanguíneo en áreas específicas del cerebro, sobres todo en el circuito hipotálamo y área del cíngulo con el núcleo amigdalino con relación a una parte muy cercana a las bases de los lóbulos temporales y en zonas profundas de los mismos, estas áreas tienen conexiones muy íntimas con los lóbulos frontales donde la memoria, el pensamiento tienen sinapsis de neuronas de las emociones y sentimientos: En estos estudios se han incluido además el electroencefalograma y otras técnicas para delimitar lo que se a conocido como las áreas místicas o del misticismo religioso, donde los religiosos puede tener una mayor difusión o circulación en determinados momentos, sobre todo en la meditación u oraciones. Algunos estudios cuasi experimentales en grupo de religiosas y con controles de grupos han tenido diferencias en los resultados de los flujos sanguíneos en esas áreas “místicas” estudiadas, incluso muchos estudios han tenido una especie de nombre como que “Dios esta en el cerebro” y los estudios en monjes budista, que su teoría es que cada uno tiene su propio Dios y cuando están en meditación esta áreas cerebrales son más activas.

Por supuesto que no todos los estudiosos de estos temas están de acuerdo con esas teorías de la neurociencia, pero de que hay más actividad en las áreas cerebrales descritas de esas personas estudiadas en referencia al tema de las religiones y la espiritualidad están demostradas y siguen en estudio. Sin quererme extender en este tema pues se pudiera involucrar estudios electrofisiológicos, neurofarmacológicos, así como estados epilépticos complejos, sobre todo del área del lóbulo temporal con conexiones occipitales que pudieran explicar alucinaciones “divinas o espirituales” como el ejemplo y en forma anecdótica de la madre Santa Tereza de Jésus que decía ver a Dios en cada plato de sopa.

Dicen que Dios esta en todas partes, entonces si puede estar en cada célula del organismo, pero sobre todo en el cerebro porque todo lo que pensamos, sentimos y expresamos está elaborado en el cerebro; así de sencillo mis amigos lectores. Personalmente creo en que la perfección de la creación de un ser vivo, con los detalles de la formación del genoma humano y toda la secuencia ordenada de los aminoácidos del ADN y del ARN tiene que tener un origen divino que este dentro de nosotros o afuera no lo se, y si me voy “al infinito y más allá” no me quedaría solo con la teoría de la evolución, sino que tendría que responder a la creación del universo más allá de la física A. Eisten o de E. Hadking y del Big Band.

Ahora entiendo porque los jugadores de fútbol le dan las gracias a Dios, porque su Dios si está en su mente y en su juego. También entiendo porque en las colas que hace mucha gente en Venezuela para comprar alimentos, medicinas ,tratar de sacar efectivo en los bancos y muchas otras situaciones, piensan y nombran a Dios y comentan que el es el que nos va sacar de esta crisis y refieren que hay que tener fe; ese Dios esta en el cerebro de muchos ciudadanos(as); pero creo que Dios no se mete en eso y son los mismos ciudadanos los que se van a dar cuenta que su lucha será personal y no esperar por políticos, partidos, líderes, gobierno u otras naciones los que van a resolver este problema de todos. Lo que si espero es que Dios ilumine las mentes de muchos y se logre rápido una solución, porque no van hacer los deportistas o los jugadores de fútbol los que salven a Venezuela; es un conjunto de factores y reacciones humanas que al unísono son los que a la larga posiblemente solucionen en parte la crisis existente y esto creo que tiene los días contados.

Invito a los lectores interesados y a los ateos en los temas místicos, que revisen en las revistas científicas de Neurociencia todo lo relacionado con Dios y las religiones y se encontrarán interrogantes para analizar, refutar y debatir con las personas no fanáticas de estos temas.

De todas maneras, que Dios los cuide y los proteja, sobre todo a Venezuela y sus ciudadanos, a sus emigrantes y a los que se quedan en el país y eso si, oren por mi desde su cerebro y tengan fe, que también debe estar en el cerebro.
Rubén D Lopera
Neurocirujano
Mgs. Educación Superior