El martillo de reflejos, la aguja y la escobilla

Rubén D. Lopera's picture

“En la era de la medicina digital, el martillo de reflejos resiste. Con las complicaciones neurológicas en el 'epicentro' de COVID-19, o al menos en un lugar más relevante del que se sospechaba, un simple artilugio de goma con mango metálico utilizado desde hace cerca de 130 años, sigue dando batalla en la era de la medicina digital. La tecnología es maravillosa, y nos enseñará cosas sobre los pacientes que nunca hubiéramos sabido o imaginado. Pero el balanceo simple, elegante, económico, casi plebeyo, del martillo de reflejos, tiene un cociente costo-beneficio que, en mi opinión, probablemente ninguna tecnología moderna alguna vez igualará", puntualizó el Dr. Stephen Krieger, neurólogo de la Mount Sinai School of Medicine, en Nueva York, Estados Unidos. Matías A. Loewy de Medscape en español 18 de sep de 2020”.

Quise copiar estos párrafos y expresar lo importante en la medicina de los detalles de una exploración y observación con elementos o instrumentos sencillos para hacer un diagnostico clínico con semiología casi de casa y ver signos clínicos en diferentes patologías. Así como la luz de una simple linterna ayuda al médico a ver la reacción pupilar y sus reflejos diagnosticando algunas patologías. Ver el fondo de un ojo con un oftalmoscopio donde la luz es la física que descubre muchas patologías escondidas u orienta mucho a descubrir enfermedades de origen neurológico y sistémico. No puedo dejar de recordar a mis profesores Rafael Muci M y José Felix Oletta.

En esta era de pandemia la semiología del Covid-19 de seguro aumentaron las visitas a casa por algunos médicos, pero predominaron las visitas virtuales. Con la tecnología virtual hace falta cierta destreza o en ocasiones imposible en “usar” un martillo, una linterna o una aguja para obtener un buen resultado. Con estos instrumentos sencillos y de siglos, sentir la mano del médico que explora, examina y toca al paciente, sería muy difícil la medicina y el diagnostico por las redes y la tecnología.
En neurología es necesario explorar con una aguja, con una escobilla, con un martillo o algo que se les parezca. La sensibilidad, el tacto, la presión y el dolor son sensaciones importantes del complejo sistema de receptores y de los cuales podemos orientar un buen diagnostico clínico.

Un termómetro, un diapasón, una cinta métrica, una cartilla de letras, colores, figuras, dibujos, un bolígrafo, un otoscopio, un baja lengua, un espejo, un estetoscopio o algo parecido, un aroma, el agua caliente o fría son algunos de los elementos para hacer diagnostico en neurología y otras aéreas afines al Sistema Nervioso. La palpación, la percusión y la simple observación son la clave en la semiología.(Semiotica.Sistemas de signos).

Los adelantos científicos, la tecnología de avanzada, la robótica, la física cuántica, la medicina mínimamente invasiva, la nanotecnología, la MBE, la medicina personalizada, las terapias alternativas, seguirán su curso y sus avances; pero la medicina de nuestros antepasados, la indígena, la naturista no desaparecerán en muchas culturas. Comunicarse con las personas, pacientes, familiares y observarlos, tocarlos, examinarlos, escucharlos, orientarlos o ayudarlos, dará más frutos en la promoción y prevención de algunas de sus inquietudes, patología, enfermedades o problemas.

Específicamente en la Covid-19 actual, el seguimiento de las personas positivas pero asintomáticas o sintomáticas, graves o no, que ya se recuperaron o mejoraron será necesario su observación y seguimiento en el tiempo y en mucho dependerá de ellos un cambio en su estilo de vida y comportamiento, respetando siempre su razonamiento particular ante esta pandemia.

Hay variables que se pueden modificar como los estilos de vida, aunque dependerán mucho de su entorno social y personal, la economía, el ambiente o de su estado anímico. Incluso dependerá también de la sociedad política donde se encuentren; el estado, régimen, ideología imperante pueden intervenir hacia lo positivo o negativo.

Rubén D. Lopera