¡Esto es muy duro!. ¡Esto no lo aguanta nadie!. ¡Terrorífico!

Rubén D. Lopera's picture

Estas expresiones las he oído decir desde hace más de 2 años en las colas de entidades bancarias, mercados, gasolineras, aglomeraciones, instituciones públicas, incluso en “bodegones” , centros comerciales, mercados “populares” y en los hogares. Pero también se las he oído decir en personas que tienen que cuidar a familiares o pacientes, trabajar en sitios inadecuados y con malos sueldos, perdida de familiares, emigración, alejamiento y falta de contacto con ellos. Los sacrificios que muchos tienen que hacer para atenderlos son variables. No voy a entrar en detalles de sentimentalismo, amor por los demás o deber ser. Cada cual tiene su temperamento, carácter, personalidad, estilos de vida, ambiente y su manera de amar al prójimo y como lo interpreta, con o sin razón. Transcender o quedarse en la nada depende da cada ser. J. P Sartre
No sé, que interpretación le cada cual a esas palabras de : “duro”, “aguante” “terrorífico”, que pudieran ser también por ejemplo “Esto es muy triste, humillante, desesperante, peligroso o arrech..,jodi…Cada individuo tiene emociones, sentimientos y pensamientos en esta incertidumbre; algunos los expresan con palabras, que pudieran ser escritas, gritadas, habladas; con hechos y acciones, en protestas pacificas o violentas. Sera inevitable en este mes de terror y el próximo que sigan las protestas por muchos motivos, las causas se repiten y ya se conocen.
Me quedare con la frase: “Esto es muy triste, “pandêmico” y doloroso” por lo que está pasando y puede seguir pasando enel pueblo con pandemia o sin ella, con bloqueo y sin el, con elecciones o no; porque esto seguirá si no hay un cambio en muchos sectores, mentalidad y proceder de los ciudadanos, pues son los únicos que puede reaccionar ante la injusticia, la incertidumbre, la soledad, el hambre, las deficiencias en atención en salud, educación, electricidad, gas, alimentación, gas, el debacle económico, transporte, salarios bajos, pobreza, maltrato, abuso, burla , corrupción, matraqueo, chantaje, engaño, infidelidad, desconfianza al estado, gobierno, políticos o gobernantes de turno.
Ver estudiantes perdiendo clases, retrasándose en sus estidios, no graduándose, perdiendo el tiempo que es oro, con fallas en las redes de internet para seguir educándose en teorías(los que pueden) pero no en las prácticas de todo tipo y disciplinas; donde la vía virtual no puede sustituir a la práctica cotidiana y menos en el ejercicio del deporte. “Esto sí, es muy triste” Esto no es calidad de vida. Realmente es dura y dolorosa la situación la que expresa la gente en la calle, en el hogar, en le trabajo con la incertidumbre diaria.
Solo los enchufados, los amiguitos de los del poder y de los enchufados oficialistas y no oficialistas y “algunos” militares, no tienen reparos ni penas en seguir burlándose o aprovecharse del gobierno y del pueblo. Incluso algunos “oficialista” viven en el exterior y no se diga de los “opositores” vividores que viven en esas ciudades. Por cierto conozco simpatizantes del gobierno que se aprovechan o se aprovecharon de las bondades del socialismo comunistoide fosificado que no ha transcendido, y se estancó. Por todo esto, “es muy triste” que el país haya caído en este abismo oscuro, con cómplices, sin fondo ni fango porque ni agua tiene para calmar la sed del moribundo pueblo, que sin remedios y con virus activos que cae en lo más profundo en este agujero negro en que vivimos.
La culpa es de todos, unos más que otros, el retorno de la esperanza y de la certidumbre que vaga en las mentes de los que viven y padecen, de los que tienen fe y son positivos está latente . No a las efímeras promesas y las dadivas de los candidatos, pasan volando en la vida de un pueblo hambriento y moribundo, deseoso de dicha, felicidad, prosperidad, salud, esperanza y libertad.

Rubén D. Lopera